¿La Casa Blanca Cambiaría de Huésped? ¿Continuará el Actual?

Tema Principal

*Nada Está Totalmente Escrito Hasta Ahora, Advierten

*Las Encuestas de Salida dan Preferencia al Demócrata

*Esta Será la más Votada Elección, Aseguran Observadores

*El Manejo de la Pandemia le ha Restado Votos a Trump

*El uso de la Fuerza Letal le Quitó Miles de Adeptos

Por Jesús Michel Narváez

Hoy es el día D.

Más de 150 millones de estadounidenses decidirán en las urnas el destino de Estados Unidos para los siguientes 4 años. Y solamente 538 integrantes del Colegio Electoral tendrán en sus manos, en sus plumas, la decisión de permitir que Donald Trump siga en la Casa Blanca o Joe Biden lo desplace. Sería el regreso de los demócratas en el juego de la alternancia y el fracaso de los republicanos en busca de una reelección.

A causa de la pandemia del Covid-19, se permitió el voto anticipado y al cierre de la semana pasada se estimaba que 58.5 millones de ciudadanos lo emitieron. Algunos por correo, cuyo número rebasó los 23 millones. El Proyecto Electoral de Estados Unidos, un centro de estudios de la Universidad de Florida, publicó el último domingo de octubre un estudio en el que reveló la cifra que supera cuando menos con 10 millones a los emitidos en 2016.

El mismo estudio pondera que los demócratas lideran el voto anticipado y por correo, pero se reservó considerar si hoy martes se convertirá en la tendencia en las exit-poll –encuesta de salida- y los azules ganarán las elecciones, en las que también estarán en juego 11 estados, los 435 miembros de la Cámara de Representantes y 33 senadores federales. El mismo día hay relevo en las legislaturas locales, en donde se eligen representantes y senadores estatales.

BIDEN AVENTAJA

Al final de la semana pasada, el que fuera vicepresidente con Barack Obama, Joe Biden, conservaba una ventaja de 9 puntos sobre Donald Trump, lo cual lo hizo llegar a este súper martes con cierta comodidad, aunque por el sistema electoral no importará si gana el voto popular, como lo hizo hace 4 año Hillary Clinton y sin embargo fue derrotada en el Colegio Electoral por Trump.

El presidente aprovechó el voto anticipado y emitió el sufragio en Florida, su centro de operaciones inmobiliarias además de Nueva York. Trump anunció que no reconocerá el voto por correo… claro si es derrotado. Y si el apoyo de los electores no lo lleva a la reelección se irá de Estados Unidos, aunque no informó a qué país se irá a radicar.

Para los observadores político-electorales de Estados Unidos esta será la más votada elección y al mismo la de mayor complejidad, porque desde la Casa Blanca se ha descalificado el proceso y los electores –los 538- no son del todo confiables para quien hoy gobierna el Imperio del Norte.

A Trump le pesa el manejo de la pandemia sanitaria que ha cobrado la vida de 266 mil 383 personas e infectado a 8 millones 755 mil 581 –Johns Hopkins- y el quiebre de la economía que durante sus primeros tres años de mandato mantuvo un acelerado crecimiento y le devolvió a sus gobernados el poder adquisitivo además de generar empleos que redujeron notablemente el gasto del wolfer –seguro de desempleo- y bajo amenazas fiscales decenas de empresas fueron obligadas a regresar a territorio norteamericano. Las más afectadas fueron las del sector automotriz que tuvieron que cerrar sus plantas armadoras en cuando menos cinco países del mundo, incluido México.

La contraparte es que en la OTAN no lo respetan, sus aliados Justin Trudeau y Emannuel Macron y Angela Merkel tienen expresiones burlescas sobre sus planteamientos; en China hay una guerra comercial y su reunión con el líder coreano Kim Jong-un para negociar la reducción de sus armas nucleares fue un fracaso. Con Irán mantiene el trozo de hielo y con Israel se muestra “contento” por haber logrado el acuerdo con Bahréin, último país árabe en reconocerlo como Jefe de Estado.

En América Latina –México se cuece aparte- mantiene tensas relaciones con Argentina, Venezuela, Colombia, Nicaragua y Guatemala.

En el caso de México, impuso su ley y obligó al Gobierno federal a construir “el muro” en la Frontera Sur, no con hormigón ni planchas de acero sino con la presencia de la Guardia Nacional para impedir el ingreso de migrantes centroamericanos –mayoritariamente hondureños y salvadoreños- y de otros continentes incluidos Asia, África y Europa.

Ante la amenaza de imponer aranceles a todos los productos que México exporta a Estados Unidos sin importar la vigencia del T-MEC –Tratado México, Estados Unidos y Canadá-, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, llegó al acuerdo el 8 de junio del año pasado y fue recibido como el gran triunfador en la marcha por la unidad realizada en Tijuana, al lado del muro, éste sí de metal, que divide a los dos países.

EL COVID, UNA PESADA LOSA

A Trump no le interesa salvar vidas. Lo demostró en el tercero y último debate con su oponente Biden. Ahí expuso: Covid… Covid…Covid es de lo único que hablan en los medios como si no existieran temas más importantes.

La actitud del presidente no gustó a sus gobernados. Porque los más de 200 mil muertos no estaban solos: tenían familia. Tampoco le favorece el haber cancelado Medicar, un sistema de salud que reformó Barack Obama y que Trump consideró innecesario y obligó a quienes recibían la atención como prestación social la pagaran.

Los estadounidenses han manifestado en diversas encuestas que el manejo de la pandemia no ha sido el adecuado y más aún que ha sido insuficiente. La atención de crisis sanitaria estuvo siempre a cargo del habitante de la Casa Blanca.

EL USO DE LA FUERZA LETAL

Para Donald Trump, cuyo abuelo, Frederick Trump, había emigrado a Nueva York en 1885 desde la pequeña ciudad alemana de Kallstadt, los inmigrantes no son bienvenidos en Estados Unidos.

Por ello, destinó enormes recursos hacia la Border Patrol –utilizada en las fronteras con México y Canadá- y en el territorio de la Unión Americana desplegó no solamente a la policía fronteriza sino a al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (U.S. Immigration and Customs Enforcement, ICE) cuya misión es la de hacer cumplir las leyes de inmigración de los Estados Unidos e investigar las actividades delictivas y terroristas de ciudadanos extranjeros que residen en los Estados Unidos.

También ha sido promotor del uso de la Guardia Nacional cuando se presentan disturbios por el racismo prevaleciente no solamente en el sur de Estados Unidos sino en estados centrales y que ha impedido la libertad de manifestación.

Trump, como la figura estelar de la política estadounidense, enfrenta permanentemente a los periodistas y a los medios que representan. Incluso ha prohibido la entrada a las conferencias de prensa en la Casa Blanca y retirado los gafetes de identificación a comunicadores de CNN, The Washington Post, The New York Times, Los Ángeles Times e interpelado pública a periodistas que lo cuestionaron desde la campaña.

LA DROGA QUE INUNDA EU

A pesar de haber prometido luchar contra el ingreso de drogas a Estados Unidos ya desde México –trampolín de criminales sudamericanos- en donde los poderosos cárteles envían vastas cantidades que consumen los norteamericanos –el mayor mercado del mundo- Trump no pudo reducir las muertes causadas por adicciones a la heroína, fentanilo –la droga con mayor letalidad-, psicotrópicos y marihuana.

Son millones de estadounidenses los consumidores y Trump se ha quejado de que le cuestan miles de millones de dólares al Estado, por lo que constantemente se realizan razias no contra los proveedores y distribuidores sino contra quienes son adictos.

Estimaciones no oficiales revelan que probablemente se consuman mil toneladas de cocaína y heroína, y otro tanto de fentanilo, cuyos principales consumidores son jóvenes que no rebasan los 30 años.

Debido a las drogas se ha documentado que un elevado porcentaje de ataques a las escuelas, en donde tiradores solitarios asesinan a estudiantes, provienen de los drogadictos.

Sin embargo, Trump no ha logrado reducir el consumo y Estados Unidos enfrenta una pandemia que enferma a la sociedad y cobra miles de vidas anualmente y los registros son un misterio.

Trump, conocido mundialmente antes de ser Presidente de Estados Unidos poseyó los derechos de Miss Universo y condujo un programa de televisión llamado “El Aprendiz”, en el que mostró la dureza con quienes participaba en él.

Hoy, con una historia escrita en la política por solamente cuatro años –no es un político profesional es un empresario que lo mismo construye edificios que casinos- no quiere abandonar la Casa Blanca y busca ser reelecto.

Este martes es del día D… para Donald Trump, quien desde su mansión en Florida esperará el resultado que se dará esta noche pero que no será definitivo.

Los especialistas en la materia sostienen que tardará cuando menos dos semanas en conocerse el resultado final. Trump ya lo dijo: si es derrotado no reconocerá la victoria de Joe Biden y recurrirá incluso a la Corte Suprema –en donde tiene tres aliados- para que se revierta el resultado.

Los integrantes del Colegio Electoral, por otra parte, deberán cumplir el compromiso que hicieron con los candidatos so pena de ser acusados ante la autoridad judicial, con la que el presidente actual tiene enormes ligar e influencias.

No obstante su poder personal, hasta en Los Hamptons, en donde habita la crema y nata de la riqueza estadounidense hay dudas de si votarían por la reelección o el regreso del poder a los demócratas.

Acerca de misionpo 20606 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.