Científicas y Premios Nobel

Por Itzel Toledo García

Desde 1901 se entregan premios Nobel en las categorías de Física, Química, Medicina, Literatura y Paz. Estos premios se dan gracias a la iniciativa y voluntad del industrialista, inventor, escritor, químico e ingeniero sueco Alfred Nobel (1833-1896), quien con su empresa Bofors produjo armamento a gran escala, por ejemplo, cañones. No fue sino hasta 1968 que se estableció el Premio de Ciencias Económicas del Banco de Suecia en Memoria de Alfred Nobel, que comúnmente es llamado Premio Nobel de Economía.

Son distintas instituciones las que eligen a las y los galardonados, en el caso de los Nobeles de Física, Química y el Premio en Ciencias Económicas es la Real Academia de las Ciencias de Suecia la electora; para el de Medicina es la Asamblea del Nobel del Instituto Karolinska; para el de Literatura la Academia Sueca y el de la Paz el Comité Noruego del Nobel. La persona o los equipos (de máximo 3 personas) ganadores obtienen una medalla de oro, un diploma y dinero, actualmente 9 millones de coronas suecas, es decir alrededor de 21 millones de pesos.

En 2020 cuatro mujeres han sido galardonadas con este premio: la estadounidense Andrea M. Ghez (1965 -) junto con Roger Pensore y Reinhard Genzel ganó el Premio Nobel de Física; la francesa Emmanuelle Charpantier (1968-) y la estadounidense Jennifer Doudna (1964-) ganaron el Nobel de Química; y la estadounidense Louise Glück (1943 -) ganó el nobel en Literatura. Estas cuatro mujeres se suman a las 52 que en 119 años han sido ganadoras, siendo Marie Curie la única que ha ganado dos veces el premio, la primera vez en 1903 en el área de física y la segunda en 1911 en química. En 119 años, Andrea Ghez es la cuarta en ganar el de Física, mientras que Emmanuelle Charpantier y Jennifer Doudna la sexta y séptima el de Química.

De 1901 a 2020, de 925 premios en total, las mujeres han recibido 54 y los hombres 871. En porcentajes, tenemos que las mujeres han ganado 1.9% de los Nobel en Física, 2.4% en Economía, 3.8% en Química y 5.4% en Medicina. De las mujeres ganadoras solamente 63% han estado casadas (frente al 97% de los hombres) y 55% han tenido hijos (frente al 86% de hombres).

En los últimos días han sido publicados decenas de artículos de opinión que han prestado atención a la brecha de género que existe en el ámbito científico y se ha señalado la importancia de que más mujeres reciban este tipo de premios. Se considera que la visibilidad será importante para que las nuevas generaciones normalicen la presencia de mujeres en el ámbito científico y así niñas y jóvenes decidan llevar una carrera de este tipo.

Algo que también deberíamos analizar es el papel de los comités que deciden quienes son las personas ganadoras. Debemos preguntarnos por qué en 119 años de premiaciones los comités de los premios Nobel han elegido a más hombres que mujeres como galardonadas si consideramos que las mujeres han estado presentes en el campo científico durante este tiempo y su presencia ha ido en aumento con el paso de las décadas. Surgen las siguientes preguntas: ¿estos comités cómo han sido configurados? ¿en la actualidad son comités donde existe la equidad de género y la inclusión de otredades?

También debemos preguntarnos, en el ámbito científico, cómo se ha elegido y elige actualmente a las personas líderes de un equipo de investigación y que son las que pueden llegar a ser consideradas para ganar este tipo de premios, Considerando que muchos equipos de investigación en diferentes universidades alrededor del mundo son conformados por hombres y mujeres y tienen nacionales de diferentes países, ¿esto se ha decidido en función del trabajo realizado o más bien por cuestiones de género o etnicidad?

Como sociedades, también deberíamos cuestionarnos que haya más posibilidades para los hombres dedicados a la investigación científica que para las mujeres tener una vida de pareja y familiar. Por ejemplo, en el contexto de la pandemia por Covid-19, se ha visto que los hombres publican más artículos académicos que las mujeres porque en nuestras sociedades no se les asigna la responsabilidad de trabajos no remunerados como el del hogar, el cuidado de familiares y la educación de las nuevas generaciones. ¿Por qué es que las mujeres tienen que elegir muchas veces entre desempeñarse como científicas o tener una vida familiar?

Una sociedad más igualitaria donde las actividades del hogar sean equitativas y también el ejercicio de la maternidad y la paternidad podrá asegurar que las mujeres no se vean retadas a elegir una opción por encima de la otra. También exigirá una academia más igualitaria en la que las mujeres y los hombres disfruten de condiciones equitativas y que su trabajo sea reconocido bajo términos justos.

Acerca de misionpo 22229 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.