¿Exceso de Poder Estatal? o Recobrar las  Facultades Presidenciales del Siglo XX

A la Vuelta de la Esquina

*Se Mantiene la Tirantez Entre AMLO y Gobernadores

*Con más Peso la Pretensión de Someterlos

*Menos Importantes los Problemas Nacionales

*De Todos Modos la Reunión Dejó Mucho que Desear

Por Iván Ruiz Flores

Tras la participación presidencial en la reunión de la Conago en San Luis Potosí, la liga se mantiene estirada y un día con otro… Esperamos que no.

El asunto es que, aunque había cierta confianza en avanzar en pro de la unidad, el escepticismo era mayor, debido a las agresiones provenientes de Palacio Nacional contra varios mandatarios estatales de oposición, desde luego con la finalidad reduccionista ante el proceso electoral del año próximo.

Las necesidades de los mexicanos fueron hechas a un lado desde el máximo mando nacional y la pretensión de someter a los locales y enlodarlos está teniendo más peso, que la grave problemática de la nación.

Hay quienes consideran que ya se veía venir esta situación sobre todo tras la 28 Encuesta Nacional sobre Covid-19 en México realizada por Mitofsky donde 45% califica como “mala” la coordinación entre gobierno de la república y los estatales para atacar la pandemia.

Curándose en salud, el presidente sigue actuando en materia de política electoral, quizás porque considera que en algunos estados de la República sucede básicamente lo que advirtió en su estudio Germán Espino Sánchez, profesor investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro en su trabajo “Gobernadores sin contrapesos. El control de los medios de comunicación locales como estudio de caso en Querétaro” publicado por Scielo Analytics en 2016.

El autor señala, por ejemplo:

“En términos formales, habría que admitir que la regla general es que los gobernadores en México surgen de procesos electorales legales y de elecciones más o menos libres. El problema de fondo es que en la mayoría de los estados de la república aún se vive una concentración de poder en la figura del Ejecutivo local. Este “gran actor” subordina al resto de poderes del estado: legislatura, Poder Judicial, medios de comunicación y grupos empresariales, etc. (Ruelas y Dupuy, 2013. Gutiérrez, 2013). Este parece ser el patrón dominante en la mayoría de los estados del país: un gobernador que concentra el poder y domina el espacio público. En este artículo se citarán estudios de caso sobre la mayoría de estados de la república que confirman esta hipótesis”.

El asunto entonces (con todo lo que trae aparejado ese gran poder de los gobiernos estatales) se ubicaría en una lucha de poderes: el presidencial y los estatales -si bien no todos gobernadores se enfrentan al mandatario y cuando lo han hecho han sido doblegados- por lo cual el problema no tiene para cuando concluir, porque la dominación estará siendo de manera económica y demás.

Y por lo que se pudo observar en algunos mandatarios estatales, los hay que no se doblegarán ante nada y que están dispuestos a pelear hasta el último.

En resumidas cuentas, pues, las confrontaciones existentes permanecen y hasta el momento se desconoce si alguien del gabinete (a excepción de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero) o del gabinete ampliado buscó acercarse a los mandatarios locales. Todo indica que no, ya que la obediencia es ciega.

Pudiera ser que todo lo que está sucediendo en esas materias políticas sea como señalaron el doctor en sociología, de la Universidad INACE Juan Francisco Rivera Suárez,  , Universidad INACE, Zumpango y la licenciada en sociología, Maribel Rivera Suárez profesora definitiva en la UAEM, en su trabajo denominado publicado también por Scielo: “Presidencialismo mexicano, responsabilidades, poderes y controles”:

“En el último cuarto del siglo pasado dio inicio la disminución de facultades del presidencialismo mexicano, merma que correría al parejo con diversas transformaciones materiales culminando en un nuevo régimen presidencial. La emergencia de organismos autónomos, IFE (hoy INE), Banxico, etc, significó una clara disminución de las facultades presidenciales, arrancando de su competencia funciones antaño detentadas por el ejecutivo”.

De ser así, todo indica que hay alguien que está tratando de recuperar el presidencialismo del ayer.

Al final de cuentas la reunión dejó mucho que desear y pocos resultados, de los cuales hasta no ver no creer.

 

Acerca de misionpo 15978 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.