Ejemplo Indígena

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Seguramente la vivencia de sus ancestros las hace dudar de colocarse “cosas” que el tlatoani no utiliza y por tanto hay que seguir lo que él afirma.

De otra manera no se entiende que en el despacho presidencial estén al lado del hombre que tiene el poder sin cubrebocas.

Son como lo dice el presidente, tres mujeres indígenas de diferentes etnias de México: Claudia Morales, wixárika de Jalisco; Olga Santillán, tepehuana del sur de Durango, y Mónica González, del pueblo Cucapá de Baja California. “Son auténticas representantes del orgullo, la grandeza y el México profundo”, difundió en su cuenta oficial de Twitter.

Ellas, que identifican con sus trajes típicos, forman la terna para dirigir el Consejo Nacional para Prevenir la discriminación (CONAPRED), organismo que por un pelo de rana no fue desaparecido después del affaire Beatriz Gutiérrez Müller-Chumel Torres.

Por supuesto que se reconoce el esfuerzo por integrar a los marginados indígenas a la posiciones de poder público; sin embargo, habría que dejar de lado los sentimentalismos y tratar de entender qué papel jugará, la que sea designada y aprobada, en un Consejo cuyos recursos han sido recortados y no cuenta ni siquiera para pagar la luz –el señor Bartlett no perdona etnias ni clases sociales- y menos para atender los problemas mayúsculos que representan la discriminación no solo de los indígenas sino de aquellos que tienen discapacidades, la piel no se parece a la de los vecinos del norte, la talla de estatura no les ayuda a jugar basquetbol y quienes forman parte de la comunidad LGBTTTI, que no termina de ser aceptada por las recomendaciones de la Cartilla Moral, entre otras limitantes.

De entrada, quienes son auténticas representantes del orgullo, la grandeza y el México profundo y dieron el mal ejemplo a sus etnias: no usaron cubrebocas en el despacho presidencial y debe suponerse que tampoco estando fuera del espacio en donde se toman las decisiones “más importantes para el país y para el pueblo bueno y sabio”.

Seguramente, insistiré, por las costumbres y más en tratándose de mujeres, lo que hace y quiere el “hombre” se acata, se obedece, se muestra sumisión y las discusiones quedan para el pensamiento y nada más.

Y si el presidente se niega a cubrirse la boca y la nariz “por recomendación del equipo médico”, no hace falta mayor explicación para que las tres mujeres se expongan al contagio del Covid-19. Acuérdese: la curva ya se aplanó, sobran camas en los hospitales y  se atiende a todos los pacientes. Tres más no harán verano… aunque estemos en su estación.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: Jesus Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 10361 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.