Urgen Actualizar Protocolos Para Evitar Abusos Policiacos en Manifestaciones

Cónclave

Por Rosalío Martínez Blancas

Los participantes en el Foro virtual El Uso de la Fuerza y la Participación Ciudadana en la Policía destacaron la urgencia de actualizar los protocolos para que los policías no cometan abusos y respeten las manifestaciones públicas, pero también para que la ciudadanía sepa que el derecho a la manifestación no significa que puedan salir de sus casas con un martillo, un desarmador o un arma para dañar el espacio público o la propiedad privada.

Durante su participación, diputadas y diputados, funcionarios policiales y catedráticos dejaron en claro la importancia de armonizar las leyes en materia de seguridad y reconciliar la norma con la operación policial porque, hasta ahora, van por caminos separados. Desde la academia se tiene que formar el hábito en cadetes y policías de que se respeten los derechos humanos de la población al momento de salir a las calles, externaron.

La diputada Leticia Varela Martínez, presidenta de la Comisión de Seguridad Ciudadana del Congreso de la Ciudad de México, señaló que el uso no correcto de la fuerza pública por partes de las y los policías, es un tema que está presente en la agenda mundial, nacional y local, y se ha puesto de manifiesto en las redes sociales a raíz de las muertes de George Floyd, en Estados Unidos, y Giovanni López, en Jalisco; así como la violencia física en contra de Melanie, en Ciudad de México, en donde participaron elementos policiales.

A su vez, Bernardo Gómez del Campo, subsecretario de Desarrollo Institucional de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) capitalina, dijo que se debe trabajar en aras de reconciliar la ley con la operación cotidiana de la policía, porque ahora la ley va por un lado y la operación en otro. Existe un problema en la aplicación de la ley en el campo, en el trabajo día a día de la autoridad, ahora le habla a un cadete sobre derechos humanos y parece que le habla de matemáticas, subrayó.

Durante el evento, conducido por el titular del Instituto de Investigaciones Legislativas del Congreso de la Ciudad de México, Alberto Vanegas, el funcionario policial comentó que la SSC está empeñada en que la práctica del respeto a los derechos humanos sea la guía durante los operativos los elementos policiacos.

En septiembre, 300 cadetes saldrán de la academia con esa visión, en que no tengan que pensar en cumplir con los derechos humanos, sino que ya se intrínseco a su formación, reforzó.

Gómez del Campo habló de la necesidad de dignificar la labor y el respeto hacia la policía, para que tenga presencia física como sucede en otras naciones en donde llegan los uniformados y la gente respeta a la autoridad y aminoran los ánimos. Si hay buena presencia y un buen comando verbal nos va a llevar a una buena actuación policial, agregó.

El vicecoordinador de Morena en el órgano legislativo local, José Luis Rodríguez, dijo que la Ciudad de México ha hecho esfuerzos significativos desde 2008 para intentar tener un mecanismo que regule el uso de la fuerza.

“Como órgano de gobierno se tiene la obligación constitucional de salvaguardar el derecho a la manifestación, pero también se tiene la obligación de salvaguardar la integridad y el patrimonio de las personas que no necesariamente están en la manifestación para la reivindicación de un derecho”, consideró.

“¿Cómo adecuar los protocolos que existen en la Ciudad de México?, pues únicamente a través de la participación de las organizaciones defensoras de los derechos humanos, únicamente a través de los mecanismos que permitan que a través del diálogo y la participación de distintas dependencias del gobierno de esta Ciudad y con la suma de voluntades de organismos autónomos con la Comisión de Derechos Humanos, podamos actualizar los protocolos que nos lleven a garantizar el ejercicio de los derechos, principalmente el derecho a la manifestación”, refirió.

Para el diputado de Morena es fundamental que se revise y actualicen los protocolos para que la policía respete las manifestaciones y que la ciudadanía también sepa que el derecho a la manifestación “no significa, bajo ninguna circunstancia, el derecho de salir de su casa con un martillo, un desarmador o un arma para dañar el espacio públicos o dañar la propiedad privada”, aseveró.

En su oportunidad, el Consejero Presidente del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, Salvador Guerrero Chiprés, hizo un recuento que va desde el 2008 y hasta 2020 de las leyes, protocolos y manuales que se han impulsado en la Ciudad de México para regular el uso de la fuerza pública, sobre la base del respeto a los derechos humanos y la participación de la ciudadanía.

Comentó que en el año 2020 se tiene el nuevo Protocolo para el Restablecimiento del Orden Público en el Contexto de la Protesta Social con el cual se busca proteger el derecho a la protesta social y a las personas defensoras de los derechos humanos y periodistas, buscando el justo medio que tiene que ver con el respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión, la no represión y no al abuso de la policía en donde la ciudadanía juega un papel importante.

Miguel Garza, Director de Investigación Aplicada en Policía en el Instituto para la Seguridad y Democracia, INSYDE, A.C., refirió la importancia de establecer un mecanismo de supervisión civil o externa sobre los actos de la policía, lo cual permitirá mejorar la confianza hacia los elementos policiacos e investigaciones más certeras.

En su mensaje final, la diputada Leticia Varela expresó la disposición del Congreso de la Ciudad de México para mejorar las leyes en materia de seguridad pública; “Congreso y Gobierno van de la mano para cambiar la imagen de la policía, de los cuerpos policiales que salen todos los días y exponen su vida para la seguridad de la Ciudad de México, dijo.

Acerca de misionpo 10889 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.