Doble Vara

Yo Campesino

*Robles en la Cárcel por Revancha y el Salinista Lozoya Libre por Colaborar

Por Miguel A. Rocha Valencia

Una vez más Morena aplica el doble rasero en dos casos similares con personajes de la pasada administración.

En uno que huele y sabe a revancha, la implicada fue encarcelada a pesar de que asistió voluntariamente al juzgado donde se lleva su caso y en el otro, tuvo que realizarse un procedimiento internacional para localizarlo, capturarlo y extraditarlo.

A la extitular de Sedesol del pasado sexenio, Rosario Robles Berlanga, presa y vinculada a proceso el 13 de agosto del año pasado, fue detenida sin derecho a llevar su proceso en libertad aduciendo que podría escapar, porque así lo “demostraba” la existencia de una licencia de conducir apócrifa.

Eso lo determinó el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, pariente, curiosamente de Dolores Padierna, la esposa del “Señor de las Ligas”, René Bejarano Martínez y destacada representante del ala dura de Morena, que lidera Martí Batres Guadarrama, apoyado por John Ackerman, esposo de Irma Eréndira Sandoval, titular de la Función Pública, ambos implicados en escándalos de enriquecimiento inexplicable.

Qué bonita familia, diría el vulgo. Pero, además, el grupo Padierna-Batres-Ackerman-Sandoval, va por todas las canicas, tanto que quieren tumbar a Monreal Ávila de la Coordinación de los senadores de Morena en el Senado y como presidente de la Junta de Coordinación Política de ese cuerpo legislativo.

Pero bueno, el caso es que por sus presiones, incluyendo al juez de la familia Padierna, una señora a la que no se le ha probado nada en casi un año de prisión, sigue en la cárcel a pesar de las peticiones de aplicarle arresto domiciliario y desde ahí seguir un proceso que ¡ni siquiera ha iniciado!

Robles Berlanga está presa por no huir y por presentarse voluntariamente a responder por las imputaciones que se le hacen.

La obra vara, es la que se aplica a un personaje que sí pertenece a una familia poderosa, huyó y se ocultó en varios países. Fue necesario capturar a su mamá y a su esposa para presionarlo a que sacara la cara: Emilio Lozoya Austin.

Y cuando finalmente se le detuvo, por una orden de aprehensión internacional, se le sometió al juicio de extradición, a lo largo del cual, fue “convencido” por su familia encabezada por Emilio Lozoya Thalmann, su papá, de negociar y aceptarla ser regresado a México.

Curiosamente Lozoya Thalmann fue director del ISSSTE y secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal, justamente con quien, según López Obrador, es el jefe de la “mafia en el poder”, Carlos Salinas de Gortari, con quien compartió banca en la facultad de Economía de la UNAM junto con Manuel Camacho Solís, José Francisco Ruiz Massieu, Alberto Anaya y Hugo Andrés Araujo ¿Coincidencia?

No sabemos que hilos se movieron, pero el caso es que acusan que hubo presiones contra la familia del ex director de Pemex para que este decidiera acceder a la extradición.

Pero los hechos indican que accedió porque hizo un trato directamente con el tlatoani tabasqueño a quien se le “perdió” unas horas. Tan es así que a pesar de que en el reporte de la Policía se dice que Lozoya Austin está en calidad de detenido, el mismo López asegura que tiene calidad de “testigo colaborador” para que salpique a todos los que le digan que lo haga.

A cambio, Lozoya no pisará la cárcel, está en un hospital de lujo mientras que la “otra”, está sometida a una venganza. Esto último también es obvio.

Acerca de misionpo 9858 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.