Desentenderse de la Política no es una Alternativa

Artículo Invitado

*De los Bandazos Políticos y la Confusión Constante

*La Crítica Prevalece sin Propuestas a la Vista

*La Oposición no Está Capitalizando el Desencanto

*Desatino Adoptar el Amino de la Resignación

Por Alejandro Zapata Perogordo

Es ahora cuando se debe hablar de política real, no solamente de procesos electorales que, si bien están a la puerta y mucha de la actividad gira en torno a ellos, también es esencial el definir un rumbo claro, un destino con certidumbre, en tanto que se han dado bandazos de un lado a otro provocando poca claridad en el ámbito público, con señales encontradas, confusas y contradictorias, que en nada abonan en estos momentos difíciles que no tienen para cuando terminar.

La propuesta es un elemento esencial que en la actualidad más allá de las ocurrencias oficiales y sus aliados, no se percibe. Los partidos de oposición se encuentran reaccionando a través de la crítica, haciendo un papel antagónico y con sus posibilidades construyendo estrategias de contención, sin embargo, esas actividades han sido insuficientes para capitalizar el desencanto de la 4T, como tampoco han podido llenar los vacíos para hacer política de altura y obtener confianza ciudadana.

También me parece un desatino de aquellos que han adoptado el camino de la resignación, pues ello implica en dejar en unas pocas manos su destino sin luchar por sus derechos. Las alternativas y los contrastes son el eje motivador de una democracia, máxime en circunstancias críticas y extraordinarias donde se requieren la suma de esfuerzos.

El hecho de que no existan cauces formales para ser escuchados, dada la obcecada actitud oficial y la cerrazón de los morenistas en las Cámaras, no constituye un obstáculo para integrar de facto una plataforma pluripartidista y ciudadana encaminada a escuchar, recibir ideas y propuestas, que abran el debate y nutran la cultura democrática, explorando la posibilidad de construir consensos.

En realidad, existen muchos temas por abordar y cuya deliberación resulta en estos momentos crucial: la inseguridad; economía; y salud, por ejemplo, son rubros esenciales que requieren atención más allá de las ocurrencias de la presente administración, que mediante el procedimiento de imposición ha desplazado las reglas fundamentales de la democracia sustentadas en el reciproco dialogo y colocándonos al borde del caos y una situación crítica, sin observar que se pudieron paliar sus efectos.

De continuar por esa brecha, los escenarios son predecibles y negativos, por lo tanto, resulta indispensable la participación social y política en los hechos, atendiendo a las causas, escuchando y construyendo un proyecto consensado e integrado por voces a las que se les ha bajado el volumen, por ser molestas al régimen, sin embargo, necesarias para el país.

Tal postura es obligada al detectar que nuestra frágil democracia se ha puesto en riesgo y, por lo tanto, un ejercicio de esa naturaleza también encuentra eco en su fortalecimiento pese a la adversidad por la que atraviesa, proponer, escuchar, deliberar, debatir, analizar y decidir con un ánimo nacionalista, implica la redignificación de la política a la par de la reconstrucción del entramado institucional a través de un pacto social.

Por el contrario, la imposición y el empecinamiento, descalificando cualquier idea diferente a las suyas, es negar los más elementales principios y valores democráticos, que tienen como fundamento y sostén las libertades y la exploración de caminos para elevar la calidad de vida de las personas, en ese sentido, los resultados hablan por si solos, un deterioro en oportunidades y discapacidad para ejercer libertades.

 

Acerca de misionpo 17750 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.