Muy Alto Costo

Yo Campesino

*Reapertura Económica Cobrará más Contagios y Muertos; lo Saben los López

Por Miguel A. Rocha Valencia

La verdad no creo que el subsecretario Hugo López-Gatell Ramírez nos mienta. En todo caso, no informa todo respecto a la pandemia de Sars-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19.

Por ejemplo, le falta decir que la única forma de detener los contagios es que se logre la inmunidad de rebaño y para eso, es necesario que el 70 por ciento de la población contraiga la enfermedad.

En ese escenario el epidemiólogo sabe que habrá bajas y de una vez se cura en salud, incluso si se rebasan los niveles de mortalidad de otros países, señalando que en México existen otras epidemias como son la obesidad y sus enfermedades asociadas como la hipertensión en sus diversas expresiones, así como la diabetes.

¡Ni hablar! Por si eso no es suficiente, le agregaremos la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) las secuelas de la H1N1, antecedentes de neumonías de cualquier tipo y origen, así como la edad avanzada.

La verdad es que deberíamos iniciar precisamente por la edad porque a medida que aumenta, crecen los otros padecimientos, aunque se dan excepciones importantes.

Claro, también entran los cánceres y todas las enfermedades cuya presencia se nota en la sangre, como el Sida, Kawasaki, hemocromatosis, hemofilia, leucemias, mielomas y hasta la anemia.

Y es que unas y otras, tienen que ver con el sistema inmunológico deprimido o autoinmune, como ocurre con el VIH, Miastenia y otras más donde incluso se deben ingerir, a veces, inmunosupresores.

Empero, a la hora del Covid, todo pasa a segundo término y hay que combatirlo con todo lo que se tenga o aminorar sus efectos en el enfermo. Es el símil de la gripe, al virus no se le mata, se le resiste, se le supera y al cumplir su ciclo, se muere solo.

Por eso dicen que no hay cura, pero se le dan al organismo los elementos necesarios, incluyendo respiración mecánica para aguantar su embestida. Por eso también, puede dejar secuelas en quienes lo superan.

Total, todo eso lo saben los que manejan la salud pública y privada, los médicos y también están conscientes de que entre más rápido se defienda al organismo atacado, tiene mayores probabilidades de superarlo, sea joven o viejo. La oportunidad es un factor vital.

El tema es que la apuesta de la autoridad es muy alta, no se sabe si el infectado genere los anticuerpos para resistir una segunda oleada o si queda inmune. Se dan casos de recaídas que, como siempre, resultan más graves.

De tal suerte que López, el de salud, ya sabe a qué le tiramos, los cálculos matemáticos ya le “dijeron” cuántos enfermos puede haber y en qué niveles, así como el número de personas que fallecerán y los factores de riesgo que esgrimirán a la hora de las justificaciones.

La estrategia es clara, hasta el fin de la sana distancia 31 de mayo, después de tres meses de confinamiento, había 90 mil 664 contagiados y nueve mil 930 muertos. Hoy, luego de 36 días de nueva realidad, ya son “oficialmente” más de 262 mil contagios y rondamos las 32 mil defunciones. Casi tres veces más enfermos y cuatro veces más fallecidos.

Se entiende que, al criterio de salud, se impone el económico aunque el costo a pagar en salud y vidas sea muy alto.

Acerca de misionpo 9858 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.