Responsabilidad de los Funcionarios Públicos ser Respetuosos de las Leyes

*Mecanismos Para que los Políticos no se Pasen de Vivillos

*Un Servidor Público no Debe Hacer Proselitismo

*Tampoco Difundir Propaganda en Favor de su Partido

*Penado por la Ley de Responsabilidades Administrativas

*INE: Piedra Angular Para Construir la  Confianza

Por Ezequiel Gaytán

La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales de mayo de 2014, cuya más reciente reforma fue en abril de este año, sostiene en su Capítulo II. De los Procesos de Selección de Candidatos a Cargos de Elección Popular y las Precampañas Electorales, “Artículo 226; 3. Los precandidatos a candidaturas a cargos de elección popular que participen en los procesos de selección interna convocados por cada partido no podrán realizar actividades de proselitismo o difusión de propaganda, por ningún medio, antes de la fecha de inicio de las precampañas; la violación a esta disposición se sancionará con la negativa de registro como precandidato”.

La cita es larga, pero necesaria, pues el tema de la precampaña 2021 es muy importante debido a que, en los hechos, ya empezó. Cualquier ciudadano tiene derecho a reunirse con sus amistades y conocidos y decirles que aspira legítimamente a ser, por decir, diputado federal por el partido X. Es un Derecho Humano y un principio consagrado en nuestra Constitución Política. Puede hacerlo desde ahora e incluso puede pedir dinero de los bolsillos de sus amigos a fin de sufragar los gastos de su precampaña. Lo puede hacer porque no está realizando proselitismo o difusión de propaganda. Aún más, puede escribir artículos editoriales, difundir sus ideas en las redes sociales y, si tiene conocidos en los medios de comunicación electrónicos, puede ser entrevistado y emitir libremente sus opiniones políticas, siempre que no aluda a su candidatura o al partido que, en principio, lo va a candidatear.

Un servidor público de ninguna manera puede, ni debe hacer actividades de proselitismo o difusión de propaganda en favor de su partido político, de alguna persona o sentar las bases de su proyección personal a fin de lograr un puesto de representación popular. Tampoco puede utilizar recursos y aprovecharse de su cargo, pues está penado por la Ley General Responsabilidades Administrativas que aplica para todos los servidores públicos, específicamente en materia de conflicto de intereses.

Sin embargo, encontramos desde ya a servidores públicos que, en los vericuetos de la interpretación legal de las dos leyes arriba mencionadas, violan el espíritu de las mismas, tangencialmente la omiten y realizan actividades de proselitismo. Lo peor es que muy difícilmente se les puede llevar a juicio, pues con un buen defensor hábil y marrullero saldrían exonerados.

Las precampañas, desde el espíritu de la democracia, serán siempre tema de debate. Acotarlas es una idea plausible y encontrar mecanismos formales a fin de que los políticos no puedan pasarse de vivillos es deseable, aunque no posible. De ahí de que es más una actitud y una responsabilidad de ellos ser respetuosos de las leyes. Léase, para que una democracia exista debe haber demócratas, de otra manera lo que tenemos es una mascarada que encubre el autoritarismo y la falta de escrúpulos.

El anhelo de ser un país de instituciones sólidas, creíbles y apegadas a Derecho es tal vez uno de los más profundos y sentidos del pueblo de México. Empero aún se ve muy lejano de lograr debido a las ocurrencias de muchos políticos que, en sus ambiciones personales y de partido, obstruyen el sueño democrático.

La creación del hoy Instituto Nacional Electoral (INE), además de ser una gran idea institucional, es piedra angular para que los mexicanos construyamos confianza, de suerte que las precampañas no rompan el principio de equidad en los procesos electorales. La democracia es el ordenamiento formal de la vida política de una nación, es convivencia armónica y pacifica que construye movilidad social y abre oportunidades a fin de que las ambiciones de cualquier ciudadano puedan realizarse si desea hacer carrear política en cualquier partido u organización política. Lo cual difícilmente puede realizarse si desde los espacios de la Administración pública se asumen actitudes antidemocráticas y de camarillas.

La creación del INE está fundamentada y motivada en el espíritu de la democracia. Respetar sus ámbitos y sus atribuciones nos corresponde a todos los mexicanos. Por eso defenderlo es defender a una Institución. Sin embargo, si lo que se hace desde el poder formal es menospreciarlo y tratar de marginarlo, a través de precampañas electorales encubiertas, poco avanzaremos en la vida pública y democrática del país.

 

Acerca de misionpo 9805 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.