Atentado contra un jefe policiaco, cadena que no se rompe en toda la República

De Carrerita…

Por Nidia Marín

Otra vez, atentan contra un jefe policiaco. Sí, el titular de la Seguridad Pública de la Ciudad de México, Omar García Harfuch en la emboscada quedó herido.

No es nada nuevo. Ha sido una cadena que no se rompe en toda la República, desde 2006 a la fecha. En la Ciudad de México se han registrado varios.

Este es el tercer sexenio en que ocurren este tipo de hechos violentos, propiciados por integrantes de la delincuencia organizada.

Por ejemplo, el 15 de febrero de 2008 en el Distrito Federal sufrió un atentado el jefe policiaco “Pegaso”, Julio César Sánchez Amaya, mediante la explosión de una bomba. De acuerdo al entonces procurador general de Justicia capitalina, Rodolfo Félix Cárdenas, quien ordenó el atentado fue un sujeto a quien apodan “El Patrón”, que radicaba en Mazatlán, Sinaloa.

Además, explicó que el móvil fue la eficiencia con que la Secretaría de Seguridad pública del DF actuó en tres operativos que dieron como resultado el decomiso de importantes cargamentos de armas en la capital del país.

En la casa de un presunto delincuente apodado “El Cun”, habría sido armado el artefacto explosivo.

Fue un atentado fallido en avenida Chapultepec y, como consecuencia, Juan Manuel Meza “El Pipen”, encargado de colocar el explosivo falleció, muy cerca de las instalaciones de la SSPDF. Fueron cinco los detenidos y consignados: Óscar Piña Reyes, “El Panque”, Karla María de Monserrat González Gallegos, Daniel Ramírez Ávila “El Nazi” y Tania Vásquez Muñoz. Esta última salió en libertad en septiembre de 2014.

El de Felipe Calderón fue uno de los sexenios más sangrientos en cuanto a asesinato de Jefes policiacos. En 2011, por ejemplo, ya se contabilizaban 83 mandos policiales en toda la República, pero tan sólo en Veracruz los homicidios contra jefes de la policía habían sido 83 (recuento del periódico Excelsior).

Así, en 2008 fue asesinado Edgar Eusebio Millán Gómez, coordinador general de Seguridad Regional de la Policía Federal Preventiva, mediante un atentado perpetrado por órdenes de los delincuentes Beltrán Leyva.

Sin registro se datos certeros se indica que en el sexenio de Peña Nieto fueron asesinados más de 200 agentes de la entonces PGR y de la hoy extinta policía federal, por órdenes de integrantes de la delincuencia.

El actual sexenio de López Obrador no ha sido la excepción. Un ejemplo es que en este mes de junio de 2020 fueron asesinados en Michoacán, César Iván Marín Jaimes, director de Seguridad Pública, y Antonio del Moral Padilla, comandante de operaciones de Zamora.

Así estamos, mientras los mensajes presidenciales son de “abrazos, no balazos”.

 

 

 

Acerca de misionpo 39283 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.