Covid-19 Perspectivas Científicas Acerca de un Futuro Incierto

Artículo Invitado

Por Luis Miguel Martínez Anzures

El sociólogo Jeremy Rifkin, que se define así mismo, como activista en favor de una transformación radical del sistema basado en el petróleo y en otros combustibles fósiles, lleva décadas reclamando un cambio de la sociedad industrial hacia modelos más sostenibles.

Rifkin ha sido asesor de gobiernos y corporaciones de todo el mundo. No sobra decir, que ha escrito más de veinte libros dedicados a proponer fórmulas que garanticen la pervivencia en el planeta, en equilibrio con el medio ambiente y también con la especie humana.

Recientemente en alguna entrevista concedida a la BBC de Londres, este connotado científico compartió una serie de datos reveladores acerca del fenómeno que ha generado la pandemia a nivel mundial. En este ejercicio argumentativo ofreció información que debe ser analizada con detenimiento, por parte de los tomadores de decisiones a nivel mundial.

En primera instancia afirmo que el virus no se puede decir que haya tomado por sorpresa a las principales potencias en el mundo, porque todo lo que le está ocurriendo a la humanidad, se deriva del cambio climático, del que han venido advirtiendo los investigadores desde hace tiempo.

En relación con las múltiples advertencias que el planeta ya había efectuado y no se habían querido ver comentó que ya se han tenido otras pandemias en los últimos años y se han lanzado advertencias de que algo muy grave podría ocurrir. La actividad humana ha generado estas pandemias porque se alteró el ciclo del agua y el ecosistema que mantiene el equilibrio en el planeta.

En consecuencia, los desastres naturales (pandemias, incendios, huracanes, inundaciones) van a continuar porque la temperatura en la Tierra sigue subiendo y porque se ha arruinado el suelo.

Y es precisamente en este punto, donde el carácter científico con aplicación rigurosa muestra con claridad en el sustento argumentativo, del por qué las cosas han cambiado tan rápidamente en el planeta.

Desde el punto de vista de este personaje, hay dos factores que no pueden dejar de considerarse: el primero es el cambio climático, el cual provoca movimientos de población humana y de otras especies; el segundo, es que la vida animal y la humana se acercan cada día más como consecuencia de la emergencia climática y, por ello, sus virus viajan juntos. Esta simbiosis puede ser altamente peligrosa si este fenómeno no cambia en los siguientes años.

Sin embargo, el cambio es inminente y ha marcado un duro parteaguas en la historia de la humanidad, estableciendo un antes y un después, que ha dejado como lección, que jamás la vida en la tierra será como millones de personas la conocieron antes del Covid-19. Esta por supuesto, es una llamada de alarma en todo el planeta. Lo que toca ahora es construir las infraestructuras que le permitan a los seres humanos vivir de una manera distinta.

Los diversos gobiernos de todo el mundo deben asumir que la vida humana se encuentra ante una nueva era. Si este razonamiento no se logra procesar de manera rápida, habrá más pandemias y desastres naturales. Sin ánimos alarmistas u objetivos incendiarios, es preciso mencionar que la vida humana se encuentra ante una amenaza de extinción global provocada por los factores antes expuestos y por un modelo económico mundial que no ha reparado en el daño de los recursos naturales que ha provocado.

Ahora bien, una vez procesada esta histórica coyuntura, es imprescindible construir soluciones y, en ese sentido, lo primero que se debe hacer, es tener una relación distinta con el planeta. Cada comunidad debe responsabilizarse de cómo establecer esa relación en su ámbito más cercano.

Los países de todo el mundo deben emprender la revolución hacia la nueva economía verde, a través de un modelo digital de cero emisiones, porque el tiempo se acaba. La humanidad tiene que desarrollar nuevas actividades, crear nuevos empleos, para reducir el riesgo de nuevos desastres. Estas tareas son inaplazables.

Pero quizás la afirmación más importante y significativa de Jeremy Rifkin y muchos otros estudiosos de las ciencias sociales, es asegurar que la globalización se ha terminado, que ahora se debe pensar en términos de glocalización (un término japones que tiene su principal énfasis metodológico en la administración de los recursos a través de pensar globalmente pero aprovechar las potencialidades regionales de cada coordenada geográfica en el mundo).

Es prioritario entender que esta es la crisis de la civilización humana, pero no se puede seguir pensando en la globalización como hasta ahora, se necesitan soluciones glocales para desarrollar las infraestructuras de energía, comunicaciones, transportes, logísticas en general. No hacerlo costara muchas vidas en el mediano y largo plazo.

Se necesita una nueva visión, una concepción distinta del futuro, y los líderes en los principales países no tienen esa visión. Son las nuevas generaciones las que pueden realmente actuar a partir de movimientos sociales que logren transformar la manera de gobernar y legislar en favor de la economía sustentable.

Se tiene que empezar con la manera en la que se organiza la economía, la sociedad, los gobiernos. Cambiar la forma de ser y convivir en este planeta.

Las sociedades actuales son las civilizaciones de los combustibles fósiles. Eso debe terminar lo más rápido posible, el planeta lo está expresando y el tiempo para actuar se acaba.

Una muestra de todo ello es que el suelo se había mantenido intacto, hasta que se comenzó a excavar los cimientos de la tierra para transformarlo en gas, petróleo y carbón. Lo peor es haber supuesto que la Tierra permanecería allí siempre, intacta. Evidentemente todo organismo vivo se defiende al ser agredido y el tiempo del planeta y su defensa ya comenzó.

La administración pública como ciencia enfocada a la universalización de la modernización y capacitación de los servidores públicos en su quehacer profesional, debe poner especial atención en este fenómeno, porque, de no hacerlo el precio de tal error, seria mayúsculo para el devenir de la sociedad.

Momento de tomar decisiones para todos los gobiernos en el mundo y para el caso del presidente Andrés Manuel López Obrador se deben definir pilares de desarrollo económico durante su mandato, así como las formas en que los llevará a cabo.

 

Acerca de misionpo 15991 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.