Protestas y Debates Virtuales Sobre Racismos

Por Itzel Toledo García

El martes 2 de junio una de las redes sociales más importantes, Instagram, se llenó de cuadros negros. Las y los usuarios de diferentes partes del mundo que decidieron compartir un cuadro negro en sus imágenes o historias lo hicieron con el objetivo de mostrar solidaridad y apoyo hacia la comunidad negra y el movimiento antirracista en Estados Unidos. Uno de los principales detonantes fue el asesinato del afroamericano George Floyd por el policía blanco Derek Chauvin en Minneapolis el 25 de mayo y las protestas que ha habido como consecuencia en 50 ciudades estadounidenses, varias de las cuales han sido combatidas con brutalidad policiaca y un discurso violento por parte de Donald Trump.

Los cuadros negros en Instagram fueron acompañados la mayoría de las veces por diferentes hashtags como #theshowmustbepaused, #blacklivesmatter, #blm, #blackouttuesday, #justiceforgeorgefloyd, entre otros. Algunos usuarios no hicieron uso de hashtags mientras que otros hicieron un llamado sobre la importancia de escuchar, educarnos, comprometernos y empatizar para combatir el racismo. El martes 2 de junio se compartieron experiencias personales, citas de personajes reconocidos como Malcolm X, Angela Davies y Martin Luther King, se recomendaron libros, novelas y artículos de opinión.

¿De dónde surgió esta iniciativa que se volvió viral? La propuesta surgió del mundo de la música. Jamila Thomas, directora de mercadotecnia de Atlantic Records, y Brianna Agyemang, gerente de campañas de artistas, convocaron a una protesta virtual como respuesta a los asesinatos de George Floyd, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery y otros ciudadanos negros a manos de la policía. Señalaron que no seguirían conduciendo el negocio de la música como si todo siguiera normal considerando la existencia de un racismo y falta de igualdad de la sala de consejo de una empresa hasta la calle. La industria de la música, explicaron, se ha aprovechado del arte negro y es necesario que rinda cuentas al haberse beneficiado del trabajo de la comunidad negra sin darle la retribución justa. Por lo tanto, dijeron que el show tenía que pausarse (de ahí el #theshowmustbepaused). Otras compañías de música se unieron a la iniciativa, por ejemplo Capitol Music Group, Sony Music, EMI y Columbia Records. El 2 de junio cantantes, escritores, autores, artistas y compañías se unieron al llamado lo que permitió la viralización de la protesta virtual, el Blackout Tuesday. El mismo día se solicitó que se dejara de usar el #blacklivesmatter como etiqueta porque normalmente es utilizado como un canal de información y actualización sobre grupos, proyectos, documentación, información y protestas. Entonces, los cuadros negros que querían mostrar solidaridad invisibilizaron las protestas. También se hizo una crítica a las personas que decidieron usar la etiqueta #alllivesmatter porque si bien es cierto que todas las vidas importan, las vidas de las personas negras son las que están en constante peligro. Es importante no desviar la atención.

El Blackout Tuesday también ocurrió el 2 de junio en otras redes sociales como Twitter. En la misma, desde el 25 de mayo, se había desatado una conversación sobre el racismo estructural en Estados Unidos y otras partes del mundo. Cada vez más se hace énfasis en que no es suficiente mostrar solidaridad, sino que es necesario hacer un estudio autocrítico y dejar de permitir que las personas hagan comentarios o chistes racistas. Además de no ser racistas, se apela a que necesitamos ser antirracistas, a ser proactivos en vez de reactivos y tener las conversaciones incómodas sobre privilegios y poderes sistémicos. También es necesario reconocer que el racismo no solamente se vive en Estados Unidos, sino en el resto del mundo.

En México, el 1 de junio, el actor Tenoch Huerta preguntó en su cuenta de Twitter: “¿Cuando terminen de apoyar el tan necesario movimiento antirracista en Estados Unidos podemos hablar de racismo en México? ¿O ese tema seguirá siento tabú?”. Huerta ha tenido un papel activo en los debates sobre el racismo, sobre todo en el medio artístico, en los últimos años y ha entablado diálogo con activistas, escritores y académicos que se concentran en este tema como son, Valeria Angola, Yásnaya Elena, Mardonio Carballo, Federico Navarrete, entre otros. ¿Cuáles son las maneras en que se ejerce el racismo en México? Con comentarios como “qué bueno que tu hijo te salió güerito” y bromas sobre “mejorar la raza”, al no permitir la entrada a personas con piel oscura a bares y antros o cuando las personas de piel morena son vigiladas agresivamente en centros comerciales y supermercados. También se ejerce racismo al dar mucho mayor proporción de papeles a mujeres morenas como sirvientas en las telenovelas y a los hombres como delincuentes, y como si dichas personas no estuvieran presentes en el resto de la sociedad. Ocurre lo mismo cuando consideramos que personas con tonos oscuros de piel no tienen oportunidad de contar con educación básica mientras que hay 43% más de probabilidad de conseguir un empleo bien pagado por tener piel clara (según datos de Oxfam). Este racismo estructural no solamente ocurre en México, también en el resto de América Latina. Según datos del Banco Mundial, en Latinoamérica 1 de 4 personas se identifica como afrodescendiente, es decir 133 millones de personas. El racismo estructural en la región lleva a que las personas afrodescendientes tengan tres veces más de probabilidades de vivir en la pobreza, reciban menos escolarización y tengan poca representación en la toma de decisiones políticas, económicas, sociales y culturales.

Las protestas y los debates virtuales nos invitan a enfrentar nuestro propio racismo. Necesitamos escuchar, educarnos, reflexionar, comprometernos y empatizar para confrontar las injusticias raciales y exigir representatividad. Lugares para empezar son: documentales, libros y otros recursos. Podríamos, por ejemplo, ver el documental El Racismo que México no Quiere ver (2019) o tomar cursos al respecto como el Diplomado en línea Racismo y Xenofobia vistos desde México, de la UNAM. También podemos leer los libros México Racista y el Alfabeto del Racismo Mexicano de Federico Navarrete, el trabajo de América Nicte-ha López Chávez sobre los afromexicanos y las movilizaciones políticas recientes, o el de Itza Varela Huerte sobre feminismos y mujeres afromexicanas.

 

Acerca de misionpo 10847 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.