Investigar a los Ricos Viola el Artículo 16

Del ABC Político

*Con Ansia Delgado Espera Llegue Septiembre

*Otra Frase de AMLO Muestra la Intolerancia

Por Gerardo Lavalle

A.- Que el INEGI investigue a los ricos, como propuso Alfonso Ramírez Cuéllar, es una falacia.

Además, que el SAT revise el resultado del órgano autónomo para cobrar los impuestos que no hayan pagado, sería invasión de la autonomía del Instituto que preside Julio Santaella.

Ambas propuestas son inviables.

Le explico: que los visitadores del INEGI hagan un buen trabajo recabando datos para determinar el número de habitantes que tiene el país, no los hace expertos en arte.

Ramírez Cuéllar supone que los ricos tienen cuadros, esculturas, tapetes persa, vajillas bávaras, joyas y relojes.

De entrada el INEGI no tiene personal capacitado para determinar si el cuadro colgado en la sala y que surgieron del Picasso o de Van Gogh es original o una copia bien hecha. Vaya, podría ser una mala copia y no sabrían diferenciarla.

Tampoco son expertos en esculturas y no sabrían diferenciar una de Tolsá de Michel Ángel.

Y si pudieran determinar su autenticidad, seguramente los ricos tendrían la factura de su compra. Porque ese tipo de arte no se encuentra a la vuelta de la esquina. Generalmente, cuando son adquiridas de manera legal lo hacen en importantes subastas de prestigiadas galerías ubicadas en Nueva York, París y Roma. Los compradores, generalmente anónimos, pujan hasta obtener lo que quieren y las obras les son entregadas en el domicilio que apunten.

Hurgar en la caja de joyas de la señora para determinar si el diamante que posee es de sangre o herencia de una noble a la que le fue obsequiado hace 200 años, no es tarea fácil. ¿Cuántos expertos en las bellas piedras hay en México?

Y si del relojero del rico pretenden conocer cuál es un Rolex o Patek Philippe legítimo se equivocarán de todas, todas. Hay unas imitaciones que difícilmente se identifican como tales. Son casi perfectas.

Por cuanto a que el SAT cobre impuestos por lo que encuentren los visitadores en las residencias de los ricos, resulta una violación al código Fiscal y al Artículo 16 de la Constitución, que a la letra dice: Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento. En los juicios y procedimientos seguidos en forma de juicio en los que se establezca como regla la oralidad, bastará con que quede constancia de ellos en cualquier medio que dé certeza de su contenido y del cumplimiento de lo previsto en este párrafo. ¿De dónde saldrá el mandamiento de la autoridad competente?

Además, si el rico pagó sus impuestos por ganancias, incluso excesivas, e hizo las deducciones que la ley permite, puede comprar lo que le venga en gana y no comete delito alguno. Hay que añadir que el rico recibe muchos regalos. ¿Acaso es un delito entre particulares?

No hay para dónde hacerse. La propuesta representa dejar de lado la Constitución y el Código Fiscal de la Federación.

Más allá de la legalidad, la proposición que pretende Ramírez Cuéllar convertir en iniciativa, pareciera que es otro buscapiés de la 4t. para conocer la reacción de los ciudadanos. Si es chicle y pega ¡adelante con los cañones! Y si no lo es, entonces el clarín toca graciosa retirada.

B.- A Mario Delgado se le ha hecho bolas el engrudo por cuanto a convocar un periodo extraordinario para aprobar la iniciativa presidencial que modifique la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. Las oposiciones frenaron la intentona.

Sin embargo, sabe y bien que en septiembre la podrá sacar sin mayor problema. Bueno, eso si sus moreno y aliados no deciden pasarse del otro lado y le retiran la mayoría simple que requiere para lograr la aprobación.

Las versiones que se han conocido desde hace tres semanas cuando dio inicio el receso y se instaló la Comisión Permanente, en donde Morena y sus aliados tiene 24 de los 37 -19 Diputados y 18 Senadores- y para convocar al extraordinario requiere de 25, que no suma y que se reducen cuando los del Verde no comparten la propuesta.

Delgado no se amilana y mantiene el cabildeo tratando de satisfacer la exigencia del presidente López aunque hasta la fecha ha fracasado en convencer a los coordinadores de los grupos parlamentarios del PAN, PRI, MC y PRD.

Seguramente en las 13 sesiones que faltan de la Permanente antes de abrir el periodo ordinario el uno de septiembre, habrá jaloneo pero se estima que las oposiciones no cederán un ápice aunque en el ordinario sean avasallados.

C.- La frase de AMLO: yo no ataco a la prensa, la prensa me ataca a mí revela de nueva cuenta, la intolerancia.

El presidente llama “ataques” a las críticas que se formulan y se difunden en los medios –televisión, radio, periódicos y revistas de todo el país- y que no necesariamente surgen de análisis de los periodistas o especialistas en diversas materias. La mayoría de los que escribimos no somos sino mensajeros de lo que otros dicen.

Si especialistas ampliamente reconocidos en finanzas dicen que el PIB caerá, no es un ataque: es una información. Si los de la salud señalan que el manejo de la crisis sanitaria provocada por el Covit-19 ha sido deficiente, no es culpa de la prensa. Si los de seguridad confirman que la estrategia contra la violencia y el crimen ha fracasado, no ocurre porque la prensa difunda las declaraciones y los números oficiales de homicidios dolosos.

No se trata de ataques. ES INFORMACIÓN… pero claro, el presidente tiene otros datos.

Acerca de misionpo 9894 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.