Ya no Será Igual

Yo Campesino

*Sólo Queda Sumar Esfuerzos Para Enfrentar Pandemias y ni así

Por Miguel A. Rocha Valencia

Será muy difícil remontar las crisis sanitaria y económica. Recuperar las pérdidas, imposible.

A los muertos y las secuelas físicas de los contagiados se sumarán los efectos sicológicos, el miedo y el no poder regresar a la “normalidad” que conocimos hasta antes del Covid-19 y en lo económico, quien pierda “todo” ya no lo va a recuperar; iniciar de cero es bueno, pero quienes se endeuden tardarán años en salir del hoyo, porque además, la economía no será lo mismo.

En esto último sólo recordemos la crisis de 1994-95 cuando millones de mexicanos resultaron afectados en su trabajo, patrimonio a lo que se sumaron deudas e incapacidad (por edad o pérdidas). El país mismo debió endeudarse y heredar aun hoy casi 900 mil millones de pesos y se han pagado 550 mil millones de intereses en 25 años de Fobaproa.

Fue tan grave el impacto para algunos, que hubo suicidios, divorcios, depresiones y confiscatorias deudas patrimoniales.

Esta vez, también saldremos endeudados, pública o privadamente y con menos recursos para salir adelante.

La “normalidad” no volverá; nosotros no seremos los de antes; los mayores de 60 años o con enfermedades controladas, es decir, incurables, sentiremos el miedo a lo que pueda pasar, porque el Covid-19 ahí estará, al asecho junto con el de la influenza N1H1, más las gripes estacionales y todos los virus que causan miles de muertos cada año.

Pareciera, incluso, que los mayores, cual dinosaurios, tenderemos a extinguirnos salvo que surja una vacuna pronto, un medicamento que cure efectivamente el mal y que los servicios hospitalarios se mantengan a la altura de las necesidades.

Claro, en el camino muchos van a caer, no lo dicen abiertamente, pero a los mayores que pueden mantenerse sólo les queda el confinamiento como esperanza real de vida; a los que no, saldrán a rifarse. No olvidemos que, de los intubados, el 52 por ciento no sobrevive.

Esto no implica que debemos caer en depresión o abandono. Por el contrario, esos retos serán los acicates para que en el mundo se logren los fármacos que hoy hacen falta porque no existen.

Es evidente que, para ello, habrá que contar con la cooperación internacional y que los laboratorios no nos hagan rehenes, nos vean como el gran negocio y no como seres humanos.

Porque al final de cuentas, esto no se termina. De hecho, estamos ante una nueva era donde las agresiones al medio ambiente en todas sus formas incluyendo la sustracción de otros seres de su hábitat, como los animales exóticos, lo va a pagar la humanidad entera y sólo la suma de esfuerzos podrá hacer que la factura no sea tan grande.

Tal vez se descubra la vacuna para prevenir, el medicamento para curar, pero ya nos dijeron que los virus van a insistir, que van a mutar y nos van a atacar, lo cual obliga a una tarea muy dura en la prevención, detección y aislamiento, si no queremos sucumbir ante ese ejército microscópico que nos estará asechando para darnos otro zarpazo mortal.

Acerca de misionpo 8728 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.