La Batalla del Cinco de Mayo: Ayer y hoy

Las Revueltas de Silvestre

Por Silvestre Villegas Revueltas

El día de hoy se conmemora otro aniversario de la llamada “Batalla del cinco de mayo” que en 1862 enfrentó al ejército imperial de Napoleón III y a las tropas republicanas comandadas por el general Ignacio Zaragoza, cuyo estado mayor estaba compuesto por generales que lo mismo habían combatido en las filas liberales que en las conservadoras, porque algunos de estos últimos hicieron de lado sus diferencias ideológicas, anteponiendo el interés por defender a la patria frente a un enemigo extranjero.

La intervención francesa comenzó a mediados de 1861 cuando el gobierno de Benito Juárez emitió un decreto donde se suspendía por dos años el pago de las deudas que el país tenía con sus acreedores nacionales y extranjeros. Al saberlo, los representantes de Inglaterra, Francia y España que estaba encabezada por el diplomático francés Saligny, rompieron relaciones diplomáticas con el gobierno mexicano porque debido a las negociaciones que se desarrollaron en 1859, el cumplimiento de pago oportuno era la condición necesaria para que Juárez obtuviera el reconocimiento internacional. No cubrir los créditos era romper las negociadas bases en que se sustentaba la administración liberal. Las tres potencias se coaligaron en la llamada “Convención de Londres” de octubre de 1861 y acordaron invadir al país para “hacerse cobrar” y buscar la manera de ayudar a México en la instalación de un gobierno responsable que cumpliera con sus compromisos internacionales. Las primeras tropas en desembarcar fueron las españolas comandadas por el catalán-liberal Juan Prim cuya esposa era mexicana, hija del político Echeverría, con amplios contactos adentro de los intereses comerciales de nuestro país; a principios de 1862 llegaron las tropas francesas e inglesas, éstas últimas eran las más reducidas a pesar de que el monto de la Deuda Inglesa era el más grande que México tenía. En sus relatos decimonónicos, Guillermo Prieto relató la manera en que se rompió la alianza tripartita europea, ello se debió a las dotes diplomáticas de Manuel Doblado y a la comprensión de los asuntos mexicanos mostrados por el general Prim. Ambos se reunieron en el poblado de La Soledad en el estado de Veracruz, discutieron todo el día y en los momentos de receso, el ambiente fue adobado con excelente comida y música jarocha. Prim se decidió por reconocer al gobierno juarista como interlocutor válido y Doblado pudo aceptar que una comisión tripartida fuera hasta la Ciudad de México a exponer las demandas ante las autoridades respectivas. Los franceses desconocieron los acuerdos llegados por Prim y refrendados por el inglés Charles Wyke; ambos protestaron por la llegada y protección francesa de personajes como Juan Nepomuceno Almonte, que eran considerados como traidores por las autoridades mexicanas. Percibiendo las intenciones de Francia, ingleses y españoles se reembarcaron dejando al comandante, general Lorencez, organizando el avance desde las ciudades de Orizaba, Córdoba, Jalapa y Tehuacán hacia el altiplano poblano. Los días tres y cuatro de mayo las guerrillas mexicanas dieron cuenta de las tropas francesas y el día cinco se trabó la batalla. Soldados y generales franceses y mexicanos habían estado luchando, cada quien en sus propias guerras, adquiriendo una experiencia muy sólida. El éxito de las fuerzas mexicanas radicó en el buen uso de la artillería y que la infantería rechazó en tres ocasiones los avances franceses; asimismo como le sucedió a Napoleón respecto al general invierno ruso que lo derrotó, por la tarde del cinco de mayo cayó un aguacero típico de esas épocas. Seguramente los indígenas de Zacapoaxtla, de Chignahuapan y demás pueblos de la serranía poblana dieron gracias a Tlaloc por el agua recibida que dificultó las cargas de la caballería francesa. El triunfo de la batalla fue muy importante aunque días después los mexicanos fueron derrotados en el cerro del Borrego. ¿Por qué? Primero por la sorpresa misma de tal resultado, porque nunca en nuestra historia independiente hemos derrotado a fuerza extranjera alguna -ojalá lo hagamos con el Covid 19. Porque retrasó el avance de las tropas francesas durante un año hacia el altiplano poblano y de la Ciudad de México, y porque en dichos meses avanzó la guerra de Secesión americana que poco a poco mostró los primeros triunfos del Norte, causa y gobierno de Lincoln que fue visto por la administración republicana de Juárez como afín. Asimismo los años de 1862 y 1863 fueron muy importantes porque el archiduque Maximiliano no se decidía a dejar su cómoda vida palaciega aunque fuera segundona en las cortes reales europeas, especialmente la austriaca. En fin, el triunfo de la batalla del Cinco de Mayo, que Zaragoza expresara que quemaría la ciudad por la actitud mojigata y entreguista de sus élites económicas y clericales, más el posterior reconocimiento que el gobierno de Juárez le hizo al fallecido general tejano, cuando esta provincia todavía era mexicana, amén de lo que en el siglo XX llevó a cabo la historia oficial mexicana en las escuelas, honores militares y ceremonias cívicas, convirtieron el suceso en una fecha importante en los anales de la historia mexicana.

¿Hoy qué queda? Indudablemente el Cinco de Mayo es una festividad muy importante en los Estados Unidos, primero para la comunidad mexicano-americana y luego para el conglomerado social que ha sido llamado “Hispanics”. Arriba del Río Bravo las familias se reúnen, es pretexto para organizar una carne asada, acompaña de guacamole, cervezas y frozen margaritas. Hay conciertos de músicos de origen latino o invitan a cantantes mexicanos y hasta la llegada de Donald Trump a la presidencia, el Cinco de mayo se había convertido en una fecha que permitía una fiesta colorida en la Casa Blanca de la ciudad de Washington. Para los hispanos Zaragoza es un héroe de su comunidad histórica, para la historiografía americana de origen mexicano el Cinco de Mayo y el final triunfo republicano en 1867 es la culminación de la Independencia de México porque la política se materializó en 1821 pero la ideológica y creadora de un perfil nacional se sustentó en el triunfo republicano juarista de 1867. En cambio, aquí en México Puebla de Zaragoza involucionó a de los Ángeles, como dicen las leyendas…pero así son las miopías de los políticos poblanos.

Acerca de misionpo 9876 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.