¡Gracias Señor Presidente! No le Gustó

Yo Campesino

*López Enojado por Apoyo del BID y Macroempresas a Mipymes

Por Miguel A. Rocha Valencia

Ni duda cabe que López buscará la manera de desacreditar a los micro, pequeños y medianos empresarios que, al no encontrar eco en su país, buscaron apoyo en el extranjero, donde van a recibir crédito revolvente hasta casi 100 mil pesos para continuar operando y no quebrar.

Desoídos en su país, los empresarios mexicanos, aquéllos que cuentan con sólo sus manos, cinco y hasta 20 empleados, encontraron eco en el Consejo Mexicano de Negocios, cuyos dirigentes, acordaron ante el Banco Interamericano de Desarrollo, a través de su filial BIV Invest, el respaldo necesario para que las grandes corporaciones, ayuden a las Mipymes, sus alimentadoras y no se rompa el ciclo productivo.

La bolsa de tres mil millones de dólares que alcanzará para unas 30 mil afiliadas, podría cuadruplicarse ya que se trata de un fondo revolvente que será cubierto por las beneficiarias con su producción la cual entregan a las grandes empresas.

En todo caso se trata de un pago de facturas anticipado que por un lado garantiza flujo de efectivo a las micro, pequeñas y medianas empresas, al tiempo que aseguran la venta. Es más, al pagar con producción, pueden recurrir a más financiamiento.

Esto llega precisamente cuando más falta hace, justo cuando México retrocedió en riesgo-país, hasta los 719 puntos, lo cual es peligroso por cuanto disminuye la confianza internacional para invertir en nuestro país, pues se le cataloga con dificultades para pagar deuda.

Hace 20 años, el riesgo país de México era de 60 puntos, en lo que va de la presente administración presenta un acumulado de más de 400 puntos en 2020.

Como se esperaba, López Obrador dijo que no respaldaba tal acción y que su administración no distraería ni un peso para financiar a las Mipymes, que si no le cuesta al gobierno, pues que se haga.

Reiteró que no apoyará, lo cual es congruente con su discurso e idea de resquebrajar a uno de los poderes reales en el país, al económico, por lo cual no son buenas noticias para él.

No se trata de que tenga envidia o esté enojado porque no fue él el rescatador, sino porque ya se vio que a los empresarios mexicanos no los va a quebrar ni a poner de rodillas. Se trata, insisto, de negocios de una, dos, cinco y hasta menos de 250 empleados.

Todos ellos, subsidiarios o alimentadores de las grandes empresas, donde realmente estará el rescate de su base productiva.

No le gustó a López, porque tampoco puede oponerse a las gestiones de empresarios ante un organismo internacional que, a través de su brazo financiero, lanza el salvavidas para un sector de la iniciativa privada que no se pone de rodillas ante el tlatoani y que ya mostró, no le pide nada.

Empero, en la perversidad de quien se dice presidente, buscará cómo hacer daño. No se va a quedar conforme, simplemente porque no los quiere, no encajan en su esquema de pauperización clientelar. Veremos.

¡Gracias señor presidente!

Acerca de misionpo 8727 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.