El México Bello de los Paisajes hoy Plasmado en Cientos de Películas

Reportaje

Por Susana Vega López

Sin lugar a dudas, muchos estados de la República se caracterizan por tener bellos escenarios para los gustos más exigentes, con panorámicas espectaculares y condiciones adecuadas en la filmación de películas nacionales e internacionales. Durango, Michoacán, Guanajuato, Chiapas, Guerrero, Tabasco, Tlaxcala, Jalisco, y la Ciudad de México son lugares que han llamado la atención de los cineastas porque, además, saben que cuentan con lo necesario para montar sus locaciones y realizar su trabajo.

Los gobiernos en turno, sabedores de que su entidad tiene todo para realizar cualquier tipo de grabación, han dado las facilidades y han cedido sus espacios a la industria cinematográfica y a programas de contenidos con el fin de promover a sus entidades con la proyección de películas, cortometrajes, comerciales, series de televisión, reportajes, crónicas y programas en vivo porque están conscientes de los beneficios que para el turismo representa el hecho de que se haga cualquier difusión del destino.

Las películas han sido un gran escaparate para admirar la naturaleza y la belleza de algunos rincones de México que han trascendido las fronteras y ya se conocen internacionalmente gracias a esas proyecciones. Y ahora que no se puede viajar por la pandemia del Covid-19 que azota al mundo entero, bueno es asomarse a las películas y disfrutar de los escenarios inigualables que tiene la República Mexicana.

De la Época de Oro del Cine Mexicano ¿quién no recuerda a “María Candelaria” y “La Perla”, películas filmadas en  Xochimilco donde se muestra aquel lugar con aguas cristalinas, con aspecto cien por ciento provinciano, con usos y costumbres; o “Los Olvidados” y “Esquina Bajan”, realizadas en la Ciudad de México que nos revelan una capital sin ejes viales ni metro y mucho menos metrobús; o “Los Tres Huastecos”, en la Huasteca, con sus grandes campos, sus calles sin pavimentar; o “El Inocente”, en Acapulco, sin grandes cadenas hoteleras, sin autopista y sólo con una carretera federal de dos carriles (ida y vuelta)… época en que estas regiones se valoraron por sus paisajes, su entorno social, su cultura, su idiosincrasia y así podríamos enumerar un sinfín.

Hoy en día las locaciones ya cuentan con grandes producciones y efectos especiales que realzan paisajes, tradiciones, cultura, historia, como es el caso de “La Máscara del Zorro”, filmada en la Hacienda de San Blas, Tlaxcala, y en locaciones de Hidalgo, o “Spectre”, donde se muestran las hazañas de Daniel Creig, en el personaje protagónico de James Bond en la que se destaca la conmemoración del Día de Muertos. Cabe mencionar que a partir de ahí se pensó en un desfile anual que concluye en el zócalo de la CDMX y que ha tenido gran éxito porque llegan alrededor de dos millones de asistentes, entre ellos turistas nacionales y extranjeros, que son atraídos por esta gran fiesta.

Las películas nos hacen viajar a través del tiempo y del espacio, sin salir de casa, y nos muestran escenarios naturales como los de Durango, estado que ha sido predilecto de Hollywood para las cintas de vaqueros, de indios, los clásicos westerns, desde hace más de 70 años. De acuerdo a las autoridades de esa entidad, ya son más de 125 películas las que se han filmado en esas tierras duranguenses porque sólo ahí encontraron esos paisajes.

También las cascadas de Misol-Ha, Chiapas, fueron escenario en “Predator”, con Arnold Shwarzenneger, además de los clásicos mexicanos (“Al Son de la Marimba”); Guanajuato (con sus momias y temas de misterio); y Jalisco, específicamente Puerto Vallarta, donde se realizó La Noche de la Iguana, por citar algunas.

Michoacán es ahora uno de los sets predilectos donde se han realizado varios filmes. “La Voz de un Sueño”, película de 2018, dirigida por Analeine Cal y Mayor y producida por el michoacano Ignacio Martínez Cásares, es una película en la que se retrata el momento clave en la carrera de una cantante, quien se entera que su madre está enferma y que su último deseo es reunir a la familia antes de morir. Por esta razón la protagonista regresa al pueblo y entiende que el perdón es la llave que le permitirá vivir plenamente.

Esta cinta retrata un Michoacán de sonidos y colores, donde se detalla la sutileza del aroma, el sabor de la gastronomía -con los deliciosos uchepos-, la vestimenta tradicional del estado, la artesanía de Santa Clara del Cobre (el padre de la protagonista se dedica a crear vasijas de cobre), los paisajes rurales y urbanos de Pátzcuaro, Zirahuén y Morelia que sirvieron como escenario. “La Voz de un Sueño”, está disponible en la plataforma de streaming, Netflix, para que desde tu hogar conozcas otros rincones de Michoacán.

“La Nave”, dirigida por el mexicano Sebastián Silva -escrita y protagonizada por Pablo Cruz- narra como el conductor de un programa infantil de radio se rehúsa a ayudar a un niño que cree posible viajar en “la nave” para conocer el mar. La comunidad se junta para una buena causa y muestra la mejor actitud ante en la vida. Esta cinta de 2019 se desarrolla en Pátzcuaro, al tiempo que muestra escenarios de Morelia y Uruapan.

“Lucifer”, del cineasta belga Gust Van den Berghe, es una película que se refiere a la caída que este ser tiene del cielo al infierno y en su paso por el plano terrenal, cae en un pequeño poblado de Michoacán donde habitan Lupita y sus nietos María y Emmanuel. Lucifer transforma la vida de estos tres personajes, y de toda la comunidad michoacana, pues muchos creen que es un ser divino. En 2014 se grabó en Angahuán, comunidad purépecha del municipio de Uruapan, sobre lo que fue el pueblo de San Juan Parangaricutiro, con sus mágicas calles y la belleza del volcán Paricutín. “Lucifer” forma parte de una trilogía junto con “Little Baby Jesus of Flandr” y “Blue Bird”.

“Coco”, la película animada de Disney Pixar que hace homenaje a la tradición mexicana del Día de Muertos, relata la historia de Miguel, un niño que hace un viaje a la Tierra de los Muertos, para descubrir la verdad de su pasado familiar. Los creadores se inspiraron en las comunidades purépechas de Santa Fe de la Laguna, Pátzcuaro y Tzintzuntzan para plasmar esta costumbre, así como en Paracho para realzar las guitarras o los utensilios de cocina.

Las cintas muestran la riqueza natural, cultura, tradiciones y patrimonio de México y son una excelente opción para conocer, así como planear y disfrutar el próximo viaje.

Acerca de misionpo 9876 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.