La Marca México Este año se Quedó Vestida y Alborotada

Reportaje

Por Susana Vega López

Es apenas una quinceañera atractiva que ha mostrado fortaleza y buenos resultados y no obstante que es una viajera empedernida que ha recorrido el mundo y que ha cautivado por su colorido y diseño, este año no tuvo fiesta debido a la pandemia que agobia al mundo: es la marca México, que ha permitido atraer, a nuestro país, a millones de turistas de todas las latitudes.

En sus inicios, al ser creada en marzo de 2005, la marca México no convencía del todo. Le faltaba ángel, era poco carismática, necesitaba fuerza de persuasión, de seducir, de impactar, de conquistar, e incluso se dudaba que fuera capaz de aglutinar a los programas promocionales de los estados.

Y es que los creadores tuvieron que enfrentarse a un gran reto pues una marca es la que da identidad, pero oh, sorpresa, poco a poco fue tomando fuerza y fue prácticamente un paraguas pues representa a una nación que tiene todo: hermosas playas, inmensa cultura, zonas arqueológicas, artesanía, bosques, gastronomía y mucha historia, además de grandes tradiciones.

Qué hacer para representar lo que es México, un país que lo tiene todo, donde se realizan miles de negocios con su gran mercado de convenciones, con sus historias prehispánicas, con sus atractivos naturales que llaman la atención de cualquier persona con gustos exigentes, con sus innumerables festejos, conmemoraciones, representaciones, reuniones. Una nación en donde el turismo juega un papel muy importante porque representa un respiro en las fuentes de empleo y la economía.

En esta administración la marca es una joven incomprendida, vapuleada y hasta olvidada, pues poco se habla de ella, aun cuando se le utiliza para mantener vivo el espíritu del turismo en las ferias internacionales donde se lleva su nombre: México.

Y es que México, la marca, representa lo que somos, las riquezas que tenemos, la flora y la fauna, la fusión de culturas, la arquitectura y el arte en estas seis letras que reflejan lo que es México y en donde el color juega un papel importante.

La letra M pintada de rojo se refiere al pasado, a los tiempos prehispánicos logrado con las grecas, la sangre vertida, el amor, la intensidad de los mexicanos para realizar las cosas; la E, de color rosa mexicano, sin faltar el acento, contiene elementos que recuerdan el mestizaje, el virreinato. Este color refleja generosidad, trato amable y suave. Se comenta que el rosa se asocia con la inocencia, con la entrega.

La X color amarilla se asocia a la fusión de las culturas y el encuentro de los caminos, donde se cruzan los destinos de dos naciones, la luna y el sol, la dualidad. Se dice que el color amarillo está relacionado con la alegría, la felicidad, con la facilidad de expresión, con el oro, con la luz. Es un tono cálido que da lugar a colores fríos y calientes. El amarillo se asocia con el maíz, el sol, el fuego.

La letra I, está pintada de color morado que tiene un impacto en la mente de las personas porque es capaz de calmar y tranquilizar; donde su color surge del rosa (atribuido al género femenino) y el azul (característico del masculino) que da como resultado ese sincretismo de mujer-hombre y que en este caso se refiere a la modernidad expresada en la arquitectura y el arte, la espiritualidad. El morado también representa el poder y la ambición, la magia y la creatividad. Un color que involucra también el misticismo.

Lo verde de la letra C se relaciona con la majestuosidad de los recursos naturales de los bosques, del campo, de los jardines, de la tierra fértil con todos los tonos verdes que tiene México. El verde es vida, es fertilidad, es salud. Dicen, es permisible, como el verde del semáforo que te permite el paso o el de las flechas de vialidad que te dicen cuál es el camino o sentido correcto. Es un color que relaja, que serena, que armoniza.

Y la letra O, de color azul, tiene la intención de mostrar nuestros mares, ríos, lagos, lagunas y cenotes. Este color juega un papel muy importante porque se le relaciona con la libertad, con la energía, con la inteligencia y con el deporte.

Pues con esta colorida marca de país, con este logotipo quinceañero se identificó la comunidad turística que la arropó, la aceptó y la consintió para que nos representara, nos definiera en el exterior y que ahora se muestra, se exhibe, sencilla pero cautivadora.

En la actualidad hay incertidumbre de lo que va a pasar –y no es por la pandemia que actualmente azota al mundo entero- hay duda de si se seguirá utilizando como distintivo de nuestro país, pues la marca fue creada en el sexenio de Vicente Fox, a través del Consejo de Promoción Turística, y hoy por hoy todo lo que tiene que ver con el pasado ha sido desechado, a pesar de su éxito probado y que nos identifica en el plano turístico.

Incierto o no su destino, es un distintivo para el país que ha trascendido fronteras y que permite se identifiquen nuestros destinos.

Acerca de misionpo 16017 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.