Aumenta la Crisis: Hospitales y Clínicas sin Capacidad Instalada

Tema Principal

*Tampoco el ISSSTE y la Secretaría de Salud y el INSABI

*Falta Todo; en Auxilio Nosocomios Privados

*Hoteles de Lujo Para Pacientes no Infectados de Covid-19

*El Ejército y la Marina en las Calles de la República

Por Gerardo Lavalle

Durante los últimos meses del año pasado, el presidente de la república se sujetó a la agenda que le marcó el director del IMSS, Zoe Robledo. Buscó recorrer todos los hospitales que corresponden a la institución, más los del Instituto Nacional de Salud y Bienestar (INSABI), para preparar el mejoramiento de la salud de los pacientes y convertir el sistema de salud mexicano en uno similar al de Suecia o Dinamarca.

Ubicado en el ojo del huracán por los contagios registrados en hospitales y clínicas del IMSS, hoy la institución muestra las debilidades estructurales qué padece desde hace décadas y que, no obstante el cambio de gobierno y la promesa de terminar con los “elefantes blancos” que dejaron las pasadas administraciones, la capacidad instalada del instituto ha mostrado sus ineficiencias. Ha obligado al gobierno federal a contratar parte de los hospitales privados, ubicados en todo el país, y rentar hoteles para que sean atendidos los pacientes que tengan citas programadas y no se hayan cumplido o no se estén cumpliendo, debido al colapso que registran los 236 hospitales, 1,522 unidades de primer nivel, 80 hospitales rurales y 3,622 unidades médicas rurales que son atendidas por más de 430 mil profesionales de la salud.

A pesar de los anuncios previos de que México estaba preparado para contener la epidemia del Coronavirus, que ha puesto al mundo en jaque, el sistema de salud público no cuenta ni con las instalaciones y el equipamiento y mucho menos con el total de personal para atender los miles de casos que surgen y que se espera aumenten exponencialmente a partir de este fin de mes de abril.

De acuerdo con datos oficiales, el IMSS cerraría este año con más de 13 mil millones de pesos para terminar las obras inconclusas y abrir nuevos espacios a los 30 millones 442 mil derechohabientes registrados en enero pasado.

Aunque se han realizado esfuerzos tardíos para atender a quienes se han infectado del Covid-19 y el sector salud trabaja coordinadamente para cubrir la demanda, la capacidad es insuficiente y como dato aterrador se presentan muertes y contagios masivos en diversos hospitales y clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Hasta el momento no se ha dado a conocer que en los 53 hospitales y clínicas del ISSSTE se hayan reportado muertes o contagios masivos. Con la Secretaría de Salud ocurre lo mismo.

LA CRISIS HOSPITALARIA

Con un presupuesto de 13,000 millones de pesos para terminar 80 hospitales que se quedaron inconclusos en las pasadas administraciones y que siguen en obra, el IMSS ha sido incapaz de atender no solamente a los contagiados del Covit-19 sino al personal que elabora en los hospitales.

De acuerdo con datos periodísticos, que no oficiales porque la oficina de comunicación del IMSS no ha emitido opinión al respecto, cuando menos un centenar, entre médicos, doctoras, enfermeros, camilleros y hasta personal administrativo, han sido contagiados y se encuentran en aislamiento.

La razón para que el personal profesional de la salud se encuentre entre los afectados es la falta de insumos que los protejan cuando atienden a las personas contagiadas del virus que generó la pandemia más grande por lo menos hasta ahora en el siglo XXI.

Hospitales y clínicas ubicados en Tijuana, Monclova, Tlalnepantla y de tercer nivel como La Raza y el Centro Médico tienen personal enfermo y el número de pacientes va en aumento por la escasez de personal calificado.

El IMSS también resiente el conflicto de los médicos residentes que han sido retirados de sus prácticas por instrucciones de las universidades que tienen convenio con la institución para que sus estudiantes practiquen y se conviertan en profesionales capacitados.

De acuerdo con cifras oficiales proporcionadas por el subsecretario de salud, por lo menos faltan 10,000 médicos y personal capacitado para atender la crisis sanitaria, la cual esperan se agudice a partir de fines de este mes y la curva alcance su pico a mediados de mayo.

El Consejo de Salubridad Nacional emitió una convocatoria para tratar de contratar aquellos médicos que se encuentren en disponibilidad. También se busca contratar enfermeras, anestesiólogos y operadores de ventiladores mecánicos, cuya presencia es indispensable, porque no todo mundo sabe manejarlos y por consiguiente se pone en riesgo la vida de los pacientes a los que se les proporcionan los aparatos.

La crisis sanitaria que vive México hizo aflorar las deficiencias, no sólo del IMSS sino de todo el sistema de salud, al no existir camas suficientes y equipos de respiración con los que se ayuda a los infectados, al carecer de medicamentos y vacunas que frenen el avance del coronavirus.

HOTELES DE LUJO, NUEVOS HOSPITALES

Aunque las autoridades del sector salud mantuvieron una postura durante décadas, en el sentido de que hospitales y clínicas se encontraban en condiciones de operar normalmente, la crisis puso de manifiesto la incapacidad para atender una epidemia.

La insuficiencia de camas y equipo adecuado para tratar a los pacientes orilló al Gobierno Federal a buscar el apoyo de los hospitales privados que en principio aportan 3,115 camas y personal que pueda atender a los infectados.

Sin embargo, de acuerdo con la prospectiva de la Comisión de Salubridad Nacional harán falta muchos más espacios para atender a los miles de personas que podrían requerir de hospitalización y atención personalizada.

Por ello, también se buscó la participación del sector hotelero, sobre todo de los inmuebles considerados de 5 estrellas, que ante la instrucción de cerrar por no tratarse de actividad esencial, se mantenían inactivos.

LA AGRESIÓN A LOS MÉDICOS

Mientras en el mundo las personas no infectadas o qué ya superaron los momentos críticos, aplauden a todo el personal que los atendió para salvarles la vida, en México, quienes portan la bata blanca han sido objeto de agresiones violentas por parte de parientes de personas que fallecieron.

El Gobierno Federal rechazó la posibilidad de cuidar clínicas y hospitales con elementos de la Guardia Nacional, mientras en los estados los gobernadores han decidido resguardar las instalaciones de salud con policías estatales y municipales.

En lugar de vigilar sanatorios y hospitales, elementos de la Marina y del Ejército patrullan las calles de diversas ciudades del país para tratar de contener la presencia de personas en las calles a quienes invitan a permanecer en aislamiento.

La medida podría ser endurecida y pasar de la cordial invitación a la obligatoriedad de permanecer en sus hogares y salir solamente para asuntos específicos cómo son comprar medicamentos o alimentos.

La crisis no cede y el IMSS, a la cabeza del sector salud por el número de personas que tiene afiliadas y atiende, no ha podido mostrar la cara amable de una institución altamente calificada y qué, como siempre presumió, es el sistema de salud más grande del mundo.

 

Acerca de misionpo 16017 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.