Horas Negras

Yo Campesino

*López Obrador, Obligado a Convocar a la Unidad y no Confrontar

Por Miguel A. Rocha Valencia

Convocó Ricardo Monreal a una tregua política para concentrar la atención en las crisis de salud y económica que ya golpean al país, pero se olvidó que quien es el primer obligado a pactarla, es el presidente de la República quien, en vez de ello, polariza y confronta, divide y acusa.

De tal suerte que mientras los efectos de las crisis reportan, en salud, miles de contagiados por Covid-19 y decenas de muertos, así como en lo económico 347 mil empleos perdidos, López Obrador responde a empresarios que no dará marcha atrás, que cuenta con Slim, Larrea y Bailleres para su plan y reclama al Consejo Coordinador Empresarial el pago de 50 mil millones de pesos de impuestos.

Nada de negociar y cero treguas don Ricardo.

Pero ahora sí, ya que Morena hizo lo que quiso en los congresos, le aprobó al presidente todo lo que quiso imponiendo su mayoría

¿Piden tregua y convocan a la unidad nacional?

Tal vez Monreal se refiera esa unidad a que todos los días invoca el mesías tabasqueño desde su púlpito de Palacio Nacional, la del pueblo bueno y sabio, el de los honrados, el de los pobres, en suma de sus seguidores, porque todos los demás, 90 millones de mexicanos son conservadores, fifis, corruptos, enemigos del régimen.

Estos últimos no cuentan; con ellos no hay pacto, sólo con quienes desde hace años se han beneficiado de las políticas de López Obrador, encabezados por Carlos Slim, el hacedor de todo.

De Salinas Pliego, igual, segundo mexicano más rico según Forbes y que hoy se alza contra las medidas generales dictadas por un gobierno que le perdona miles de millones en impuestos, le entrega 300 mil más para repartir en sus bancos, le regala una secretaría (SEP) de Estado, compra todo lo que le vende y le permite hacer lo que le venga en gana.

Tal vez por eso los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, que aglutina a cuatro mil líderes en todo el país, determina seguir su propia ruta; hacer lo necesario para salvar a sus negocios y con ello el empleo, con la advertencia de que, si no hay para pagar impuestos, no pagarán.

Seguramente el gobiernito (como dice Don Paco Rodríguez), procederá a embargos contra quienes, faltos de recursos, no cumplan obligaciones fiscales. La amenaza ya fue hecha por López Obrador, y hasta los va a exhibir en el paredón de Palacio Nacional.

Eso no es un llamado a la congruencia, a la tregua, es una declaración de guerra entre mexicanos presuntamente gobernados por el mismo personaje, quien debería proveer las vías de acceso a los apoyos precisamente para proteger el empleo de quienes menos tienen.

La dádiva se da cuado se tiene, pero cuando no ¿De dónde? Necesitamos generadores de impuestos y de empleo; sin ellos llegaremos a una tercera crisis sino es que a la cuarta. Tal vez por eso la cuarta transformación.

Ya tenemos la sanitaria, económica, desempleo, seguridad y lo que se sume. Es quien tiene el poder el obligado a convocar a la unidad, a la suma de esfuerzos y no como hoy ocurre proferir amenazas, estigmatizaciones como la de que la culpa del desempleo es de los empresarios.

López Obrador ya debe parar su discurso para anatemizar a quienes tienen y victimizar a los que no. Su tarea es ser Pre- si- den- te de todos los mexicanos, no de una facción, llámese como se llame. Su obligación de estadista si la entiende es precisamente integrar al Estado mexicano en todas sus partes, fortalecerlo, más en horas tan negras como las que se avecinan.

Acerca de misionpo 8724 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.