Y Vienen más Pandemias y Epidemias Urge Mayor Preparación en Gobiernos

Tema Principal

*Para 2050 se Propagarán más las Enfermedades

*Sobre Todo las Transmitidas por Vectores: OMS y OPS

*Tardanza en Aplicar Medidas Trae Varias Consecuencias

*Europa Continente más Afectado Seguido de América

*En el País de la Bota los Muertos se Desparraman

Por Nidia Marín

Los vectores están de plácemes, activos y moviditos. Es su tiempo, su momento. Son esos agentes que transportan algo de un lugar a otro. En este caso las enfermedades y específicamente el Coronavirus o Covid-19.

Y como los elementos de un vector, de acuerdo a la física, son la dirección, la distancia y el módulo, gracias a la globalización, al turismo, la migración, los intercambios internacionales de mercancías y a las múltiples formas de transportación, ellos están en su dorada oportunidad: distribuyen, reparten, prorratean y así lesionan a más del 98% de los países del orbe.

El 23 de marzo la Organización Mundial de la Salud, daba a conocer el aceleramiento de la pandemia, así como el planteamiento y el recuento de la Universidad Johns Hopkins, con la advertencia a los países sobre el nuevo coronavirus, de que al menos 341.000 personas habían contraído esta nueva versión y más de 16,097 muerto. Tres días después las cifras eran 521.086 y 23,568 respectivamente. Los recuperados sumaban 122.226

También cambiaban los liderazgos en la materia, con Italia en el primer lugar de fallecimientos, seguido por España, China, Irán, Reino Unido, Estados Unidos, Países Bajos. Alemania, Bélgica y Suiza. Sí, en la bota europea y en el territorio español los muertos se desparraman, ya no caben en algunos cementerios. Y los incineradores no alcanzan a cubrir tanto.

Hace un tiempo, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, de acuerdo con algunas proyecciones, advirtieron que para el 2050 se propagarán aún más las enfermedades transmitidas por vectores.

Es un riesgo real. Hoy, por ejemplo, de los 193 países con los que cuenta nuestro mundo, sólo en una veintena de naciones (18 para ser exactos hasta el 26 de marzo) están libres del virus. Suman 187 los que ya luchan contra el contagio del mismo. Probablemente la cifra sea mucho mayor a estas alturas.

Sí, todos los continentes están afectados.

En África, 46 de sus 54 países reportan casos del coronavirus. Los que no tenían eran: Sahara Occidental, Sierra Leona, Mali, Libia, Burundi, Botswana, Lesoto, Malawi y Somalilandia, entre otros. Suman al 26 de marzo 76 muertos.

En América, sus 35 naciones presentaban infectados, aunque hay información contradictoria y aseguran que Belice, Granada y San Cristóbal y Nieves no tienen el virus.

En el Continente Asiático, de sus 48 países sólo 8 estaban libres del virus. Probablemente ya sean menos. Son o eran: Yemen, Siria, Turkmenistán, Tajikistán, Myanmar/Birmania, Laos, Corea del Norte y Timor Oriental. Probablemente ya son más.

Asimismo, en Europa, con 49 naciones, únicamente Montenegro no tenía problemas en la materia, pero ya dio a conocer los recientes casos.

Por cierto, las naciones europeas con el mayor número de muertos (hasta el 26 de marzo), eran: Italia, 8,165 fallecimientos y 80.539 infectados; España, 4,151 muertes (la cifra más alta en la capital Madrid, así como en Cataluña) y más de 56,000 que dieron positivo; Francia, 1,693 fallecidos y 25.624 infectados; Reino Unido, 578 muertos y 9.963 positivos; Países Bajos, 434 muertos y 7.479 enfermos; y Suiza, 191 muertos y 11. 712 enfermos.

Los países que más tardaron en aplicar las medidas necesarias son liderados por Reino Unido y España (tampoco México ha actuado con celeridad y adecuadamente) y las consecuencias son severas, entre las cuales está el príncipe Carlos contagiado, España, con un enorme problema a cuestas y el país latinoamericano con lentísima reacción todavía.

En cuanto a Oceanía, de sus 15 países, nueve no habían presentado infectados de coronavirus. Australia registraba 1.098 casos y siete muertes, Nueva Zelanda 52 casos, Guam, 12, y Fiji, uno.

No se sabía de casos en Vanuato, Islas Salomón, Samoa, Nueva Caledonia, Tonga, Samoa Americana y Niue (eso no quiere decir que no los haya).

En general son cifras pasajeras, lo mismo el número de muertos liderado hasta el 26 de marzo por Italia, España, China, Estados Unidos, Alemania, Irán, Suiza, Reino Unido, Países Bajos, Austria, Bélgica y Noruega con un total de infectados en el mundo de 521.086  y más de 24,000 fallecimientos, hasta la mencionada fecha.

El Continente Americano está liderado por Estados Unidos con 65.797 infectados (al 25 de marzo) y 935 muertos.

En América Latina el cetro lo tiene Brasil con 59 muertos (al 26 de marzo), seguido por Ecuador, 34; Perú, 9; Argentina, 8; Panamá, 8; Dominicana, 6; México, 7, mientras que los infectados están en 31 estados de la República Mexicana.

Enseguida están: Colombia, 3: Paraguay, 3 y Costa Rica, 2; y ocho países que tienen un fallecido, aunque es muy probable que las cifras hayan cambiado ya.

La información en México es escasa. Hasta hace poco se indicó que en 31 de los 32 estados de la República había casos de Covid-19. La excepción era Tlaxcala. Al 25 de marzo se registraban 6 muertos 405 casos confirmados y 793 sospechosos.

FORTALECER LOS SISTEMAS DE SALUD

En el continente americano, por ejemplo, la OMS y la OPS desde hace un año consideraron urgente la necesidad de fortalecer las capacidades nacionales para formular y ejecutar políticas y programas basados en la evidencia (hay quienes no lo hicieron).

No les hicieron caso a pesar de la advertencia de que proporcionar acceso universal a los servicios de salud requeriría en primer lugar horizontes ampliados de acción a lo largo del curso de la vida y esfuerzos considerables para financiar y ejecutar políticas y programas que permitan prestar atención de salud de calidad.

En el caso de México, el Instituto Mexicano Para la Competitividad (IMCO) había señalado estimaciones de que el 47% del gasto del Sistema Nacional de Salud (SNS) correspondía al sector privado y el 53% al sector público.

También que el gasto total en salud en (público y privado) era y es bajo, representando 5.9% del PIB, mientras que en cinco países analizados -Canadá, Reino Unido, Suiza, Japón y Francia- se encontraba dentro de un rango entre 9.8 % y 12.0 % del PIB.

Asimismo, la institución había precisado que es necesario incrementar el nivel del gasto público federal que va destinado al SNS, ya que el presupuesto es solo del 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB). Además, está en el nivel más bajo desde el 2009.

Alertó de que se necesitarían 4.6 puntos del PIB para cubrir el paquete de 13 servicios esenciales definido por la Organización Mundial de la Salud adaptado al caso mexicano.

Otro planteamiento del IMCO es que de acuerdo con la OMS y el BM (2017), México alcanzó un indicador del 76% en Cobertura Universal de Salud (CUS), catalogado como alto, aunque con diferencias significativas por indicador.

Las diferencias de cobertura de salud no sólo se presentan por intervenciones o enfermedad, también por entidad federativa, nivel de ingresos y, especialmente, por instituciones o programas de atención a la salud, especificó.

El IMSS, el ISSSTE y el Seguro Popular concentran 86% del total de población afiliada a instituciones o programas de salud. Sin embargo, más de 6 millones de personas están afiliadas tanto al IMSS como al Seguro Popular, menciona.

Las tres enfermedades con mayor atención médica en el país son las infecciones respiratorias, intestinales y urinarias (y hoy se nos anexa como un colado la Covid-19).

Aguascalientes, Zacatecas, Durango, Colima, Sinaloa y Baja California Sur son las entidades federativas con mayor atención de salud. En cambio, Guanajuato, Estado de México, Puebla, Jalisco y Ciudad de México son los estados con menor atención en la materia.

El organismo internacional (OMS), a su vez, también les precisó a los gobiernos hace meses, específicamente a los del continente americano, que ha habido un resurgimiento del cólera, así como brotes recientes de dengue, nuevas epidemias de enfermedades arbovirales, principalmente causados por el virus de chikunguña y del Zika. Hoy se anexa el coronavirus, aunque al parecer no es arbovirus ¿o sí?

Hay que hacer notar que éstos, los arbovirus, son 250 y están distribuidos en todo el mundo y al menos 80 especies causan enfermedad en el ser humano. Las aves suelen ser reservorio de los arbovirus, que se transmiten a través de los mosquitos a los caballos, otros animales domésticos y los seres humanos. Otros reservorios de arbovirus incluyen artrópodos y vertebrados (a menudo roedores, monos y seres humanos).

LA EXTENSA FAMILIA DE LOS CORONAVIRUS

Actualmente sufrimos por los coronavirus, de los que dice la OMS, “…son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). El coronavirus que se ha descubierto más recientemente causa la enfermedad por coronavirus COVID-19”.

¿Y qué es la Covid-19?

Es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

¿Cuáles son los síntomas de la Covid-19?

Fiebre, cansancio y tos seca, aunque en Francia recientemente se descubrió que la mayoría de los pacientes no tiene olfato y en otras naciones revelaron otros síntomas como diarrea, dolor abdominal y vómitos.

Además, explica la OMS, algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan, pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial.

También, aproximadamente 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave.

Se considera que 2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto. Las personas que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica.

¿Y cómo se propaga la Covid-19?

Una persona puede contraer la COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. También pueden contagiarse si inhalan las gotículas que haya esparcido una persona con COVID-19 al toser o exhalar. Por eso es importante mantenerse a más de 1 metro (3 pies) de distancia de una persona que se encuentre enferma.

HAY QUE RELEER LAS RECOMENDACIONES

Las recomendaciones para reducir la probabilidad del virus son:

Lavarse las manos a fondo y con frecuencia usando un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón, porque así se matan los virus que pueda haber en sus manos.

Mantener una distancia mínima de 1 metro de cualquier persona que tosa o estornude. Si está demasiado cerca, puede respirar las gotículas y con ellas el virus de la COVID-19, si la persona que tose tiene la enfermedad.

Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, porque una vez contaminadas, las manos pueden transferir el virus a los ojos, la nariz o la boca. Desde allí, el virus puede entrar en el cuerpo y causar la enfermedad.

Mantener una buena higiene de las vías respiratorias. Eso significa cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar. El pañuelo usado debe desecharse de inmediato.

Permanecer en casa si no se encuentra bien y si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, buscar atención.

Para la mayoría de las personas que se encuentran en los lugares, el riesgo de contraer esta enfermedad continúa siendo bajo. Sin embargo, sabemos que hay algunos lugares (ciudades o zonas) donde se está propagando y donde el riesgo de contraerla es más elevado, tanto para las personas que viven en ellas como para las que las visitan.

Por cierto, muchos científicos de diversas partes del mundo trabajan para encontrar curas y vacunas, pero aun no hay ninguna vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar la COVID-2019. Sin embargo, los afectados deben recibir atención de salud para aliviar los síntomas. Las personas que presentan casos graves de la enfermedad deben ser hospitalizadas. La mayoría de los pacientes se recuperan con la ayuda de medidas de apoyo.

El período de incubación (el tiempo que transcurre entre la infección por el virus y la aparición de los síntomas de la enfermedad) oscila entre 1 y 14 días, y en general se sitúan en torno a cinco días.

 

Acerca de misionpo 8728 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.