“La Última Esperanza”

Del Cine y las Leyes

Sellado con un Beso

Por Horacio Armando Hernández Orozco

En Marzo de 1975, hace 45 años un virus acabó casi con toda la humanidad, así sucede en la cinta “La Última Esperanza” (“The Omega Man”), película postapocalíptica dirigida por Boris Sagal, con la actuación de Charlton Heston (Robert Neville), Anthony Zerbe (Matthias), Paul Koslo (Dutch), Rosalind Cash (Lisa), Lincoln Kilpatrick (Zachary) y Eric Laneuville (Richie); cuyo estreno fue en 1971.

Robert Neville, el único superviviente de una apocalíptica guerra con armas biológicas, es perseguido por un grupo de mutantes que ven en él al símbolo de la ciencia y del mundo antiguo.

La película es la segunda adaptación de la novela “I Am Legend” (1954), de Richard Matheson, primero fue “The Last Man on Earth” (1964), protagonizado por Vincent Price, y una tercera adaptación, “Soy Leyenda”, protagonizada por Will Smith (2007).

PRIMERA COINCIDENCIA

En marzo de 1975, un conflicto fronterizo chino-soviético se intensifica en una guerra biológica mundial con un virus que mata a la mayoría de la población. El coronel del ejército estadounidense Robert Neville, es un científico que comienza a buscar una cura, y antes de sucumbir a la plaga, se inyecta una vacuna experimental que lo vuelve inmune, pero es muy tarde para salvar a la humanidad.

Las escenas iniciales permiten entender que efectivamente el protagonista es el Ω de la humanidad, manejando un convertible rojo recorriendo las calles vacías, no hay ninguna alma en la ciudad de Los Ángeles; de regreso a casa, se ve que cuenta con un arsenal, una planta de luz propia, una gran despensa de provisiones y una colección de arte.

En este 2020, se sabe que el virus llamado Covid-19 surgió en China, no como consecuencia de un problema de fronteras ni de ninguna guerra biológica, bueno al menos así se ha informado.

SEGUNDA COINCIDENCIA

Desde que comenzó la pandemia mundial han transcurrido más de dos años, ahora es agosto de 1977, y Neville lucha por mantener su cordura, pasa sus días patrullando la ciudad para cazar a miembros de «La Familia», un culto de las víctimas del virus que se convirtieron en mutantes albinos nocturnos que buscan destruir toda la tecnología y matar a Neville, como un símbolo de la ciencia a la que culpan por la caída de la humanidad.

Se reconocen tres formas de combatir una pandemia: Vacunación, que un número suficiente de personas desarrollen inmunidad tras contraer la infección y cambiar permanentemente el comportamiento como sociedad. Respecto a las vacunas, se tardan alrededor de 12 a 18 meses, dan inmunidad a alguien para que no se enferme si se expone al virus; si se vacuna al 60% de la población el virus no causará brotes alcanzando el concepto de inmunidad colectiva.

Para la inmunidad natural se toman cuando menos dos años, justo los mismos que han pasado durante la película cuando Neville encuentra a una joven de color y a otros sobrevivientes a la catástrofe.

Así los científicos y doctores señalan en este 2020, que la lucha contra el Covid-19 será por un poco más de dos años.

TERCERA COINCIDENCIA

Un día, la familia captura a Neville; durante un juicio sumario, el líder de la familia, Jonathan Matthias, ex presentador de noticias, le pregunta: “Has matado a tres de nosotros. Eres tú, Neville, el ángel de la muerte”, después lo declara culpable de herejía y es sentenciado a muerte debiendo ser quemado en la hoguera, pues el fuego es purificador; Neville es salvado por Lisa y Dutch que son parte de un grupo de sobrevivientes, junto con algunos niños, cuya juventud les ha dado cierta resistencia al virus aunque eventualmente sucumbirán a la mutación.

El proceso sumario y la condena es entendible bajo el punto de vista de quien lo acusa y de quien lo juzga, pues Neville es completamente ajeno a esa nueva sociedad que conforma a la autollamada ‘Familia’.

El rescate de Neville tiene una finalidad más allá de evitar la ejecución de una condena injusta, pues Richie, hermano de Lisa, está en fase uno del contagio y espera que el hombre omega lo salve.

Es curioso saber que Lisa y Dutch no llegan a tener más de 25 años, y que el resto de los sobrevivientes son menores a los 10 años, lo que confirma que el virus es letal frente a los mayores de edad, pero no así frente a los jóvenes, lo cual sucede en este 2020, en que el Covid-19 es mortífero para los adultos mayores.

SELLADO CON UN BESO

Duplicar la vacuna original llevaría años, pero Neville crea un suero con su propia sangre, y logra salvar a Richie, por lo que es factible extender su inmunidad a otros; Lisa y Neville se dan un beso seguido de un encuentro amoroso.

La escena del beso entre los personajes interpretados por Charlton Heston y Rosalind Cash fue uno de los primeros besos interraciales en aparecer en una película; en 1992, Whoopi Goldberg en su programa de entrevistas invitó a Heston y le preguntó si recibió en aquel tiempo algún rechazo por el beso, momento en el que Heston se inclinó hacia delante y besó desprevenidamente a Goldberg.

El personaje de Lisa se creó debido al surgimiento del movimiento Black Power, que fue particularmente prominente en la cultura estadounidense en el momento de la película; así como que Dutch fuera un motorista, muy al estilo de Easy Rider, siendo una contracultura que Neville va al cine y su única opción es ver la cinta Woodstock, pareciera que la última esperanza del futuro tras la caída de la civilización descansa en los marginados.

En la cinta no están prohibidos los besos ni los abrazos, no hay sana distancia social, ni otro tipo de restricciones, pero ¿en una sociedad unipersonal serán necesarias estas restricciones?

El cine había tardado demasiado en responder al clima de inquietud social que se vivía en Estados Unidos desde la segunda mitad de los sesenta, había un público ávido de ver reflejados en la pantalla sus temores y esperanzas; y así el cine de ciencia ficción tomó auge, no para mostrar batallas contra alienígenas, sino de como la ciencia y la tecnología se pueden transformar en disciplinas fuera de control que ponían al borde del precipicio no sólo a la Humanidad sino al propio planeta.

Los miedos tecnológicos se ampliaban ahora para dar cuenta del ocaso y caída de la civilización humana; el mensaje de la película es vacilante: la ciencia se presenta primero como instrumento del apocalipsis en la forma de armas biológicas, pero luego es gracias a ella que se puede hallar la solución al problema.

Se viven tiempos difíciles a consecuencia de Covid-19, pero ¿la humanidad podrá afrontarla por sus propios medios o tendrá que esperar para su salvación de un hombre omega?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 17750 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.