De los Coacallis Aztecas a los Hoteles del Siglo XXI

Reportaje

Por Susana Vega López

Desde sus orígenes, el hombre ha tenido necesidad de viajar por diferentes causas. La sobrevivencia fue el principal motivo y, por consecuencia, en la prehistoria los seres humanos se hicieron nómadas y en sus traslados conocieron lugares increíbles, sitios vírgenes de espectacular belleza y seguramente con panoramas de ensueños.

Con el tiempo se fueron asentando en donde las condiciones les permitieron desarrollar su vida, pero el gusto por viajar quedó en su memoria y en la forma de ser.

Las personas de hace miles de años tomaron el gusto por viajar, trasladarse, de buscar condiciones idóneas, hacer placentera su vida. Con el tiempo surgen los turistas y con ello servicios que les facilitaran sus traslados que hacían en diferentes formas: a pie, en canoas y barcos, a caballo, en diligencias y así sucesivamente.

Y si se va de viaje; si el traslado es largo, es necesario descansar en algún lugar, comer, darse un baño y dormir, de allí que naciera la hotelería en todo el mundo.

En México, se dice que los aztecas construyeron sitios para esos fines pero como también se hablaba de clases, de estratos sociales, entonces se edificaron espacios con diferentes materiales que llamaron coacallis, una especie de habitaciones ubicadas cerca de los mercados o a la entrada de las ciudades para dar alojamiento a los topiles (príncipes), pochtecas (comerciantes), tamemes (personas que cargaban mercancía en su espalda) o viajeros del siglo XVI.

Es a la llegada de los españoles cuando se crean los llamados mesones, posadas, hostales, casas de huéspedes, hoteles y, ahora, lugares de hospedaje que se encuentran en plataformas web como Airbnb que compite con la hotelería establecida, todo con el fin de que el viajero tenga un lugar cómodo y limpio para descansar, para pernoctar.

Los datos refieren el nacimiento o los antecedentes de la hotelería, en tanto que se comenta que el antecedente de los guías de los viajeros, por así decirlo, fue la Malinche, quien acompañó a Hernán Cortés de Monroy Pizarro Altamirano, en sus viajes en el interior del territorio de lo que hoy es México.

La historia apunta que en 1525, en Orizaba, Veracruz, nace la hotelería en México cuando la familia Paniagua abrió el mesón San Juan de La Villa Rica, considerado como el primero de América, según datos investigados por el profesor Héctor Manuel Romero. Estos lugares eran de un solo piso.

En la Ciudad de México, en 1818, en la esquina que forman ahora las calles de Isabel la Católica y Uruguay existía una posada llamada La Posada del Espíritu Santo a la que le dieron una categoría cuando se le agregó un piso con cuartos privados. Pasó a ser el Hotel de la Gran Sociedad y es reconocido como el primer hotel de América, en este nuevo concepto de llegar a un lugar específico para que los turistas tengan las comodidades necesarias.

A Francisco Solares y Francisco Coquelet se le debe esta moderna idea de contar con un edificio seguro que cumpla con el objetivo de alojar a los viajeros.

MUSEO NACIONAL DE LA HOTELERÍA

En Orizaba, Veracruz, se encuentra una nueva edificación junto a la Iglesia de los Dolores, que será sede del Museo Nacional de la Hotelería. Se trata de una casa recién remodelada que compró el municipio en tres millones 200 mil pesos que dará albergue a cientos de artículos que serán exhibidos para conocer la historia de la hotelería en México, señaló el presidente municipal de Orizaba, Igor Rojí López, en su visita a la CDMX en el marco del Día Nacional de la Hotelería.

Rojí López comentó que fue el secretario de Turismo del Gobierno federal, Miguel Torruco Marqués, quien le propuso instalar dicho museo toda vez que allí nació el primer mesón del Continente Americano.

En este sentido, Torruco Marqués invitó a la hotelería organizada del país a donar artículos diversos como él ya lo hizo al aportar un conmutador antiguo de clavija y la máquina 2000 de la National Cash Register, artículos que utilizó como telefonista y recepcionista en 1971, cuando inició su carrera profesional al servicio del turismo en el Hotel del Paseo, en av. Reforma, propiedad del empresario Hugo Salinas Rocha, quien fuera su primer patrón en este sector.

Será en el próximo verano cuando éste y el Museo Estatal de la Artesanía abran sus puertas al público no sin antes referir que de acuerdo con una investigación de la Asociación de Hoteleros de la República Mexicana fue en Orizaba donde se instaló la primera posada.

Cabe señalar que el Día Nacional de la Hotelería se festeja el 9 de marzo desde hace cuatro años luego de que el Presidente en turno, Enrique Peña Nieto, lo estableciera en el Diario Oficial de la Federación.

Acerca de misionpo 17750 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.