Retos y Responsabilidades en la Convención de los Banqueros

Lascas Económicas

*El Coronavirus no Será el Problema, Pero no hay que Desdeñarlo

*Y La Macroeconomía Continúa Peleándose con las Declaraciones

Por Jaime Contreras Salcedo

Como la tradición lo impone, y el país lo requiere –aunque algunas voces desde la #4T lo rechazan- este fin de semana se realizará en Acapulco la edición 83 de la Convención Bancaria, evento que estará marcado y ensombrecido por el tema del Coronavirus, sus secuelas no nada más en el ámbito asistencial sino, sobre todo, en lo que hace a la economía y mercados globales, con especial acento a lo que nos sucederá, sin duda, en el plano doméstico.

¿Vale la pena, (preguntó el de junto), preocuparse por lo que se sucederá en este asunto? ¿Valdrá la pena cerrar puertas y ventanas, esconder a nuestra familia, ahorrar para encarar infortunio o alejarse de algunas zonas, como ya se dice, para que el Covid-19 no nos coja confesados?

Recordemos que hace 11 años, por darles una fecha, el que fuera candidato priista perdedor a la Presidencia, Francisco Labastida, subrayó una y otra vez –aunque pocos le hicieron caso, vale decir- que todo era una farsa concebida y articulada desde Los Pinos, por la administración calderonista, para tratar de tapar el sol global con un dedo, frente a la severa crisis económica que inició desde el 2008, por aquello de los errores inmobiliarios provenientes de la Unión Americana, y buena parte del resto del mundo, añadimos.

Ahora, regresemos a lo nuestro, porque este fin ya veremos en los pasillos del clásico hotel de convenciones a “fifís” banqueros y sus respectivas consortes con sus tapabocas, saludándose de lejecitos entre pares, quién sabe por qué.

Por lo pronto, en esto de la realidad, sería importante que en este foro se analice a cabalidad no sólo como tener mejores esquemas de financiamiento, sino acercar la infraestructura bancaria, sobre todo la digital, a toda la población del país y fortalecer la ciberseguridad del sistema.

Será una reunión crucial, nos dicen los propios empresarios del dinero, tanto para el sector como para el gobierno federal que dictará mucho del rumbo económico en este año y en lo que resta del sexenio, pues cabe recordar que el mismo presidente, Andrés Manuel López Obrador, prometió anuncios clave para este sector, tanto de parte de la 4T como de la iniciativa privada.

Los banqueros recordaron la importancia, por ejemplo, del tema inmobiliario donde las empresas financieras juegan un papel clave. Al respecto, nos cuentan estos amigos, hay que generar las condiciones tales que aceleren el crecimiento económico del país, que a su vez incrementen los montos de créditos colocados por el INFONAVIT, en colaboración con la banca, los cuales en 2019 crecieron 29.4 por ciento.

Empero, la realidad hoy no es alentadora, los propios dirigentes de la Asociación de Bancos de México nos hacen ver que en el caso de financiar una vivienda se ha convertido en un reto complicado para la mayoría de la población.

En la Ciudad de México, por darles un dato, el ingreso promedio es de 7 mil 600 pesos, cuando necesitarían por lo menos 35 mil pesos mensuales para acceder a un crédito que les permita adquirir inmuebles que oscilan entre 1 y 1.5 millones de pesos.

Bajo estos señalamientos, resaltemos que la banca en el sector inmobiliario genera empréstitos por 140 mil millones de pesos en beneficio de los trabajadores, quienes al comprar un inmueble deben considerar el precio total de la vivienda, sumar el 10 por ciento del valor de la casa para el enganche y los gastos notariales, cantidad que únicamente pueden acceder mediante este tipo de esquemas de financiamiento. Créditos en la economía formal, hay que enfatizarlo.

Entre las proyecciones que tiene la ABM para atraer la inversión pública y privada, y que sin duda se ratificarán en Acapulco, está apostar por la inclusión de 21 millones de mexicanos que no tienen acceso a algún tipo de infraestructura financiera como sucursales bancarias, corresponsalías, cajeros o terminales de punto de venta, lo que llamamos cajeros automáticos.

El asunto de la ciberseguridad no se puede soslayar. Como se lo hemos comentado en este espacio, el problema de las tecnologías para garantizar los recursos de los ahorradores es que todo lo que se invierte sobre el particular puede literalmente tirarse a la basura en menos de un año, por el cambio radical y revolucionario en la infraestructura cibernética que se genera y se hace obsoleta en ese lapso. A veces en menos tiempo.

¿La solución a dificultades de ese tipo vendrá del exterior? Porque en el plano doméstico no parece estar la salida. Incluso, además del personal humano, muchos de los cuentahabientes tradicionales de la banca se quejan de una suerte de connivencia digital –jamás probada- que horada, dicen, sus ingresos y posibles intereses. Esa percepción popular tiene que ver, y mucho, con la imagen que se tiene de los banqueros en general y que en tiempos de crisis se alimenta para consumo de millones y millones, como lo marca la tradición de la teoría política.

Podríamos apelar a otros asuntos colaterales, como el marco macroeconómico que pudiera presentarse con o sin coronavirus, en donde no las tenemos todas con nosotros.

Al contrario, ya entidades como el Banco Mundial y el propio Fondo Monetario Internacional han señalado que, ni hablar, se mantenerse el timón sin cambios significativos, creceremos por inercia, en el mejor de los casos, algo así como 0.7% en el PIB, y no 2% como ya estaba refocilándose el secretario de Hacienda, con o sin bigotes.

Este tema, no lo dudamos, lo tendrán que ventilar los hombres de la banca en su junta anual en donde, por cierto, al titular hacendario, Arturo Herrera, no le bastará decir que vamos a salir bien parados y con crecimiento vigoroso tras la pandemia no reconocida del Covid19, y que eso de la recesión china nos va a dejar de perillas para penetrar en esos mercados donde esos muchachos no van a entrar ni con traje de buzo.

Por lo pronto, estas Lascas Económicas trabajan con otras piedras para analizar con calma lo que se diga, y lo que no, en el ágape de los banqueros que se tostarán en el sol guerrerense, mientras se incrementan las ventas de tapabocas para los fifís de todos tan queridos. Nos vemos en este espacio, pero la semana entrante. Jacs95@hotmail.com.

Acerca de misionpo 14103 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.