¡Nos Hunden!

Yo Campesino

*Se Acelera Descrédito y Desconfianza en el País y Mientras Mordaza en Banxico

Por Miguel A. Rocha Valencia

Cuando se es congruente, no importan los obstáculos, el ser humano actúa en consecuencia, por eso llama la atención que el empresario habilitado como político, Alfonso Romo Garza Aldape, incrustado en la Cuarta como jefe de la Oficina de la Presidencia y encargado de convencer a sus pares de invertir en los proyectos del actual gobierno, no se haya echado a correr.

Eso significa una de dos, que a Romo Garza le llegaron al precio a pesar de lo ignominioso que debe ser desmentido por su jefe y puesto en ridículo ante sus ex colegas empresarios o de plano, perdió cualquier gramo de congruencia y vergüenza personal para convertirse en lacayo presidencial.

Ahora, también está convertido en el encargado de “convencer” a propios y ajenos de que las ocurrencias de López deben acatarse porque son magníficas ideas, aunque con ello se hunda cada vez más aceleradamente al país en el caos y el descrédito.

Caos, porque frente a decisiones eminentemente económico-financieras, se asumen caprichos viscerales, sin sustento, sólo porque se le ocurrió al que manda y eso es suficiente para hacerlo valedero, transformarlo en ley.

Así, revanchas añejamente enquistadas en el imaginario, se convierten en acciones de gobierno para estrangular instituciones incómodas para el proyecto político, incluso como distractores de la crisis acelerada en todos los sectores, generando mayor incertidumbre.

Justo cuando López hace el llamado para invertir en México y encarga la papa caliente a su amigo millonario Alfonso Romo, asesta dos nuevos golpes políticos que pegan en la economía: eliminación de “puentes” oficiales y la agresión directa contra el Instituto Nacional Electoral. Esto último, de suma gravedad por la incertidumbre internacional que genera.

Y es que el tema del INE va más allá de remover a consejeros y colocar incondicionales que garanticen a López un resultado electoral favorable. Pega en la confianza de inversionistas.

No se trata de que se elimine a Ciro Murayama o al presidente Consejero, Lorenzo Córdova por parecer contrarios o resistirse a los mandatos de la Cuarta; el mensaje para el exterior es que el gobierno de López se apodera del organismo electoral, y al esquema de otros países, controle los cambios políticos y toda la economía.

Por lo pronto, mandó al gobernador del Banco de México, cuya autonomía es necesaria, poner bozal a los vicegobernadores para que no opinen, sobre todo, negativamente del andar de la economía.

Este tema se vuelve grave; del Banco de México ¿qué sigue? Seguramente el INE, pero eso habrá de pegar necesariamente en la confianza de inversionistas que ya de por sí, no quieren gastar en México.

Vamos de mal en peor hacia un totalitarismo y quiebra que parecen inminentes, incluyendo destrucción y sometimiento de instituciones.

Y lo peor es que ¡Aún no tocamos fondo!

Acerca de misionpo 8728 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.