Las Leyes Están Bailando al Ritmo que Decide Tocar la 4T

Tema Principal

*Los Tres Personajes Dejaron de ser Críticos

*Del Desplegado ¿También tu Luis? al Twitter

*Hoy, sin ser del PRI, los Mariachis Callaron ¿o no?

*La Aprehensión de García Luna ¿la Llave del Silencio?

*López Obrador y los Instrumentos Utilizados

Por Gerardo Lavalle

Dos años de descalificaciones, acusaciones, burlas y calificativos, de pronto callaron.

¿Qué logró abatir y hasta dejar de usar su cuenta de twitter?

Tres personajes se volvieron los críticos del gobierno de la 4T: Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Gustavo de Hoyos Walther.

No había día en el que no usaran sus cuentas de Twitter para cuestionar, responder o descalificar todas y cada una de las acciones de Andrés Manuel López Obrador y su gobierno.

De aquellos gritos de “ya cállate chachalca” hasta el ofensivo “pareces autista” lo que le valió que la red se incendiara para exigirle respeto, Vicente Fox Quesada mantiene el silencio. Desde diciembre pasado no se ha dirigido al presidente López Obrador con adjetivos-calificativos y su única intervención en enero fue para felicitarlo por la ratificación del T-MEC por el Congreso de los Estados Unidos de América.

Calderón dejó de mencionar al Presidente mientras éste lo ha tundido un día sí y otro también por la fallida guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado. Lo “bautizó” como el “Comandante Borolas” y el expresidente ni pío dijo. Lo ha acusado de haberle heredado la violencia y recientemente se a referido a la detención de Genaro García Luna dejando entrever que estaba enterado de las acciones de su secretario de Seguridad Pública. La única respuesta fue: soy hombre de leyes y las respeto, con un deslinde de todas las decisiones, nexos y actuaciones del hombre que ahora está en prisión.

El presidente de Coparmex no dejaba pasar una. Cada día publicaba desde su cuenta personal @gdehoyoswalther, cuando menos 4 twits en los que mostraba su desacuerdo con las declaraciones y acciones presidenciales.

De pronto, los tres callaron.

¿Censura?… ¿autocensura?… ¿temor?

¿Qué lleva a un personaje que le gusta ser el centro de la atención a desaparecer de los escenarios?

En el caso de Fox Quesada nadie sabe qué ocurrió, pero comenzó a bajar el tono de sus twits en diciembre, cuando se conoció que su hijastro Manuel Bibriesca Sahagún era investigado por fraude y conspiración, por lo que en las averiguaciones a sus empresas se encontró la mina de oro para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador: el nombre de Genaro García Luna, que figuraba como personaje aliado a sus cuentas bancarias.

SE ROMPIÓ LA REGLA DEL SILENCIO

El año pasado, MISIÓN POLÍTICA publicó en su edición 958, del 25 de junio, cómo los expresidentes Fox y Calderón rompieron la regla no escrita de guardar silencio frente a las acciones del nuevo gobierno.

“El silencio desapareció de la política mexicana”, decía la cabeza del trabajo periodístico firmado por su servidor Gerardo Lavalle.

Explicaba sin la existencia de una ley, norma o reglamento que estableciera el silencio de los expresidentes al terminar sus mandatos, durante décadas prevalió.

Porque, como está publicado, todo se resolvía en “familia”. Y con dos salvedades del enfriamiento de la amistad y del presunto agradecimiento que le debía al antecesor, José López Portillo avaló la publicación de un desplegado firmado por Francisco Galindo Ochoa en el que parafraseando al emperador Julio César preguntaba: ¿También tu Luis?, lo que le permitió a Luis Echeverría ser embajador en las Islas Fiji, y la otra, 12 años después, la expusieron Ernesto Zedillo Ponce de León y Carlos salinas de Gortari. No se registró otra.

Pero la familia se disgregó en el año 2000 cuando el otrora invencible PRI perdió la Presidencia de la República y los militantes tricolores quedaron en la orfandad.

Sin saber ser partido de oposición, callaron ante la gerencia que despachaba en Los Pinos.

Había, habido, discrepancias y se manifestaban en el Congreso de la Unión. La frase de Fox el día de su toma de posesión: “El Presidente propone y el Congreso dispone” se hizo realidad una y otra vez.

Quizá el poco manejo de redes sociales, la escasez de teléfonos móviles, sin las herramientas del Twitter, el Facebook y el WhatsApp, impidieron que los expresidentes las utilizaran y lanzaran, a través de ellas, las críticas al gobierno sucesorio.

LAS BENDITAS REDES SOCIALES

Con las redes en todo su apogeo, el triunfador de la contienda electoral del primer domingo de julio de 2018, manifestó: “Benditas redes sociales”.

Agradecía su participación para obtener la victoria indiscutible: el candidito más votado en la historia del país.

A diferencia de todo el apoyo recibido en su campaña, cuando ganaron, Vicente Fox y Felipe Calderón iniciaron la férrea crítica.

Y el presidente de la patronal, De Hoyos Walther se sumó cuando se hizo pública la decisión de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y se realizó

“una consulta patito” –así se le denominó- para arrojar al cesto de la basura 200 mil millones de pesos y “cancelar el proyecto de infraestructura más importante de América Latina”.

Día con día y antes de que el presidente terminara sus conferencias matutinas, los tres personajes comenzaban a tuitear.

La crítica por delante.

Los adjetivos rebuscados.

Las acusaciones.

Así, durante los primeros 11 meses de gobierno de López Obrador, los tres Fox, Calderón y De Hoyos exhibieron las decisiones presidenciales.

Reforma Energética, Reforma Educativa, venta del avión, las subastas, el cambio del SAE a Instituto Para Devolver al Pueblo lo Robado, los programas sociales, no estigmatizar a los ninis, el derroche de recursos sin comprobación ni reglas de operación, la desaparición del Seguro Popular y el nacimiento del INSABI, las acciones de los Siervos de la Nación, la reducción de salarios para que “nadie gane más que el Presidente” y un largo etcétera que surgía cada mañana daba tema para que los tuits y los memes no reconocieran nada de lo que hablaba el presidente.

DE PRONTO, EL SILENCIO LLEGÓ

Sin que mediara acción legal alguna, por lo menos no conocida, los tres personajes dejaron de publicar en sus cuentas.

Calderón porque centró sus actividades en la creación del nuevo partido político que, de acuerdo con el INE, ha cumplido con los requisitos, aunque será hasta junio cuando se valide o no todo el procedimiento.

La aprehensión de Genaro García Luna lo llevó al silencio. Desde diciembre no ha salido a cuestionar nada de lo que dice o hace López Obrador.

Fox calló. Las indagatorias llevadas a cabo en Estados Unidos en contra de su hijastro y más tarde la revelación de que Martha Sahagún operaba recursos públicos a favor de los Legionarios de Cristo –declaración del titular de la UIF, Santiago Nieto-, parecieron ser los elementos que llevaron al expresidente a guardar silencio e incluso aplaudir y felicitar a López Obrador por la ratificación del T-MEC.

A De Hoyos Walther, cuya residencia se encuentra en Tijuana y en otras ciudades de Baja California, se le apareció satán disfrazado de gobernador.

Jaime Bonilla, el mandatario que hasta ahora ha burlado la ley al protestar por cinco años de mandato cuando fue elegido para dos, llegó al Palacio de Gobierno y siguiendo la tónica presidencial, enfrentó a los empresarios.

Acusó directamente a Gustavo de Hoyos de ser parte de quienes orquestaron la campaña negra en su contra y como respuesta revisa contratos firmados en el gobierno de Kiko de la Vega y el presidente de la patronal.

Pese a los desatinos presidenciales recientes: la falta de medicamentos, de equipos hospitalarios, de médicos y enfermeras; de la caída del PIB, las fallas por parte de la Guardia Nacional, la sumisión del Gobierno ante el de Estados Unidos y otro largo etcétera, Fox, Calderón y De Hoyos se han mantenido al margen de hacer comentarios.

El silencio y no de los presuntos inocentes, los alcanzó.

Y en Palacio Nacional están de plácemes.

No más respuestas en bots. Y con el camino libre, el presidente insiste en la herencia que le dejaron Fox y Calderón y los neoliberales que gobernaron los últimos 36 años, mientras que el dirigente de la patronal dedica sus mejores esfuerzos a realizar encuestas.

Acerca de misionpo 8006 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.