Cuando la Vida es un Tango… hay que Abrazar

Reportaje

Por Susana Vega López

(Como dice el tango “Volver” de Gardel: “20 años no es nada…”.

Felicidades a Misión Política por sus dos décadas de existencia)

Ayuda a regular la presión arterial; las personas con Párkinson se ven beneficiadas porque con la postura ayuda a disminuir el temblor además de que, como se camina en todas direcciones, mejora el patrón del andar. Eleva la autoestima. La mirada y el abrazo son fundamentales. Si te concede la mirada significa que quiere bailar contigo y que se van a abrazar aunque después nunca se vuelva a ver: el tango.

Nace en los barrios más pobres pero llega a lo más alto de la sociedad. Se vuelve un elemento de amor y desamor donde se junta la nostalgia -que viene de la pérdida- y la pasión por un amor que te vuelve loco y eres capaz de todo. Se baila pegadito. El tango se improvisa, se interpreta, es muy íntimo y la persona se pone en tus brazos.

Pero contrario a lo que creemos, el tango no es argentino, aunque digan que nace en Río de la Plata, ni uruguayo –los de Montevideo lo afirman-. Es parido en Argentina, pero engendrado por una multicultura de inmigrantes que llegaron a ese país, cuando la gente se juntaba para tocar los instrumentos propios de Argentina más lo que traían otras personas, explica la maestra y bailarina Ángeles Carrión, en entrevista para Misión Política.

Señala que, por ejemplo, los alemanes integraron el bandoneón -un instrumento musical parecido al acordeón-; imprimieron un toque especial cubanos, europeos finlandeses, africanos -retoma parte del candomblé afrobrasileño-, además de tener mucho de criollo, donde cada uno puso lo suyo: el ritmo, el baile, el instrumento, la música, la letra. Es una mezcla de ritmos que se siente con el corazón hasta volverse sensual donde afloran toda clase de sentimientos.

En conferencia de prensa recordó que el tango es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2009; es una fusión de culturas en su ritmo más básico. Este baile se llega a fusionar con el teatro “porque a través de cuerpo y el movimiento se genera el tango. Muchos sienten a través del actuar, los actores también trabajan desde las emociones y algunos desde la pura destreza, lo que lo vuelve más original e importante”.

En su oportunidad, el maestro Abraham Díaz comentó que se trata de generar un turismo de tango en México, por lo que recientemente, en la Ciudad de México se presentó un espectáculo donde, por primera vez, llegó la orquesta filarmónica de Argentina “Romántica Milonguera” para musicalizar lo que se llamó “Tango por Amor y la Amistad” donde 30 bailarines en escena deleitaron a la concurrencia en el Teatro Ángela Peralta, localizado en Polanco.

“Si alguien te puede abrazar puedes bailar tango. Poner a una persona en tus brazos es una gran responsabilidad. El abrirse a otro cuesta un poco de trabajo, pero es la apertura más sincera y auténtica”, afirmó el también sicólogo de profesión. Agregó que muchos se han sentido rescatados con el tango “porque el abrazo los transporta a otro lado y los sitúa en el aquí y el ahora, da oportunidad de sentirse y sentir. Se aprende que se tiene un lugar y se aprende a respetar porque el contacto debe ser con permiso”.

El co productor Javier Montesinos, luego de hablar de los pormenores del espectáculo, indicó que es importante que se promueva el tango en México como se hizo en los años 60’ y 70’cuando hubo un gran auge en nuestro país.

Y en este sentido cabe mencionar que Gabilondo Soler creó una canción, el Ché Araña; Javier Solís lo interpretó a manera de bolero ranchero con “Y todavía te quiero” o ”En esta tarde gris” –que también interpretó Rocío Dúrcal-; Pedro Infante hizo una parodia en una película donde actúa con Libertad Lamarque, pero quien lo inmortalizó fue, sin duda alguna, Carlos Gardel quien causó controversia por su origen: argentino o uruguayo.

La maestra y bailarina, Anel Marrón, dijo que el tango se siente y se transmite. Es “tan go o go tan”, como suenan los instrumentos para crear ritmos africanos y europeos, expresó la experta. “Ya no eres sólo tú y aunque uno más uno sean dos, se vuelve uno. No hay una misma técnica. Hay un estilo natural pero también un arte social, el de producción que es el tango show que para esto se requiere otro tipo de preparación física. Todos podemos bailar tango porque es la esencia del ser compartida con otra persona”, afirmó.

En su origen, las mujeres tenían prohibido tomar clases de tango. Solo los hombres lo practicaban por lo que sus movimientos eran toscos. Cuando fueron aceptadas, los varones tuvieron que bajar la fuerza en sus movimientos y hacerlos más suaves, acompasados, pero con la energía suficiente para cargar a la mujer.

La vestimenta del hombre es especial pues los zapatos deben ser de gamuza con suela de carnaza, madera o cromo; el pantalón ancho y holgado y el saco sin hombreras para guardar la postura explicó. La mujer, con zapato de tacón, falda o vestido descubierto ya sea de la pierna, de la espalda, del escote o todo junto.

LA MIRADA

La mirada en el tango es de suma importancia. En las milongas (fiestas o reuniones argentinas donde se baila tango), hay códigos específicos donde la mirada dice todo. En la mirada se mueve lo que hay dentro de uno.

Si te concede la mirada -algo sumamente importante- significa que quiere  bailar contigo o no, según la cultura. El tango tiene su propio idioma con la mirada porque se dice todo: concede, niega, ignora, evade, expresa sentimientos. Si la persona deposita su mirada en tus ojos, es que acepta, “el que te conceda su mirada es un sí que significa que te puede abrazar, que pueden pasear o caminar por el salón al ritmo de la música”.

De la manera clásica se invita a bailar con una mirada. Cuando se cruzan las miradas, el hombre hace un movimiento con la cabeza hacia el hombro (la inclina) y si la mujer hace lo mismo es señal de aceptación por lo que los dos se levantan del asiento y se encuentran en el centro de la pista para abrazarse e iniciar el ritual. De esta manera se evita la pena de negar la pieza cuando el hombre se levanta y extienden la mano.

Los maestros de baile Ángeles Carrión y Abraham Díaz, así como Anel Marrón y Alexis Roda, deleitaron a los representantes de la prensa con un baile improvisado para dar una probadita de lo que sería su espectáculo.

Acerca de misionpo 7902 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.