El Reino Unido se ha Vuelto un Insecto

Por David Marklimo

La Cucaracha. McEwan, Ian. Editorial Anagrama, Barcelona, 2020. 126 páginas.

Todos recordamos el día en que Gregorio Samsa amaneció convertido en insecto, esa fantasía narrada con gran realismo que da pie a un sin fin de imágenes, la manzana incrustada en el dorso, por ejemplo, y que cambió el curso de la literatura para siempre.

“Aquella mañana, al despertar de un intranquilo  sueño, Jim Sams, inteligente pero de  ningún  modo  profundo,  se vio convertido en una criatura gigantesca” … Así empieza La Cucaracha, de Ian McEwan, dando la vuelta a la imagen de La Metamorfosis, de Kafka: la cucaracha se convierte en hombre. Y este hombre, a poco de habituarse a su nueva envoltura, se convierte en el primer ministro británico, Jim Sams. Nada más ni nada menos. Descubrimos, además, que no es el primer insecto que acaba convertido en político, como si de pronto nos dijeran que en efecto los reptilianos existen y que sí, gobiernan el mundo.

Así se nos entrega un capricho y un divertimento en el mejor sentido, pues conecta la indignación con la probada capacidad británica para la sátira y la ironía. Desde la perplejidad, McEwan ha escrito un libro de emergencia, conciso, corto y contundente que denuncia la alarmante degradación de la clase política y los peligros que esto conlleva para la democracia y la convivencia. La novela está escrita a toda velocidad con la necesidad de decir algo al respecto de los tiempos que abruman al Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte y a buena parte del mundo. Principalmente por culpa del Brexit y de lo que significa, habría que decirlo.

El argumento, una vez que Sams toma consciencia de su papel en el mundo, nos da de lleno con la realidad (quizá a muchos mexicanos esto les suene de sobra conocido): se invoca al pueblo para situarse por encima de todo y de todos (la oposición, los disidentes de su propio partido e incluso el Parlamento y las normas más elementales de la democracia). El plan parece sencillo, poner en práctica el llamado “reversionismo”, una teoría económica que promueve el cambiar la dirección del flujo de dinero, de modo que uno debe pagar por trabajar y a su vez recibe dinero por comprar. Una fórmula mágica que solucionará todos los problemas.

Así, nos enfrentamos a una novela política que denuncia la estupidez no sólo del Brexit sino de toda la forma de solución facilona e irresponsable, ese sinónimo que ahora nos da por llamar populismo.

Para comprender bien lo que McEwan quiere denunciar, habría que mencionar lo que suele olvidarse: el Reino Unido ha tenido que ir a luchar al continente europeo innumerables veces en su Historia y que, en el siglo pasado, al terminar la Primera Guerra Mundial su alejamiento, su política de contención, ocasionó -entre otras cosas- el ascenso del nazismo. La Unión Europea, con todos sus problemas y su burocracia, ha resultado el instrumento perfecto para evitar que los soldados de Albión vuelvan al continente y les ha garantizado grandes momentos llenos de alcohol y desenfreno en Ibiza o Santorini. Dado que buena parte de sus ciudadanos ya lo han olvidado, quizá porque ellos mismos se han convertido también en insectos, y creen eso de que el país se ha sometido a dictados extranjeros, McEwan recurre a la sátira (y aquí hay que reconocer la valentía del autor, dado que la burla no es un idioma universal y lo que resulta burlón para algunos para otros es cosa seria y nada digno de risa), que apenas esconde los rasgos de un grandísimo regaño o de un ensayo disfrazado de ficción.

Quizá la gran crítica a este texto breve es que detrás de todo este regaño McEwan señala que la maniobra triunfó gracias al voto de los pobres y los adultos mayores. Parece un análisis demasiado simple y demasiado suave. Si bien es cierto que el considerar cucarachas a los separatistas  continentales  puede parecer duro y hasta grosero, no hay respuestas al por qué se llegó a donde se llegó.

¿Cómo el país del gran John Locke, de Newton y de Lennon y McCartney, quedo a merced de unos mercachifles zopencos? La respuesta, en efecto, requeriría de una gran novela que escaparía, ahora mismo, a todo aquello que la literatura ha parido.

Acerca de misionpo 15478 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.