No Habrá Nada de Espectacular en la Economía Nacional en Este 2020

Lascas Económicas

*Nadaremos de Muertito, Aunque con Algunos Anuncios Estridentes

*Desde Palacio Todos se Prepararán Para las Elecciones de 2021

Por Jaime Contreras Salcedo

Todavía no salen las proyecciones de los principales consultores privados para este ejercicio, pero lo que ya le podemos adelantar es que buena parte de los mismos establecen en 0.8 por ciento de crecimiento en el rango menor y en 1.2 para el superior, o por decirlo de otra manera, muy lejos de lo que un optimista inquilino de vida palaciega había dicho.

Y lejísimos de lo que deberíamos crecer como nación, en el orden de 4 por ciento, según lo plantean los economistas de diversas organizaciones multilaterales como el FMI, el Banco Mundial, la CEPAL, o la OCDE, y ni hablar de los banqueros foráneos que, de plano andan con otros datos sobre el particular. A la baja, se entiende.

Pero al igual que la fábula consabida, ya medio mundo está haciendo cuentas y cuentos chinos con lo que no se ha generado y al igual que la leche de la vaca que no se ha ordeñado, tenemos en los anaqueles queso virtual, mantequilla virtual, crema virtual y ganancias virtuales extraordinarias. A ver si no se nos cae la cubeta con el lácteo correspondiente.

Pero eso le tiene sin cuidado al declarado abuelo recientemente y con unas carnitas populares o un tamalito en las giras, con todo y llantas ponchadas, se da a la tarea de decir que todos o la mayoría de los problemas que ahora encara –y que ya no puede decir que es mero producto de la herencia letal que le dejaron- los va a solucionar en el año que pidió para resolver problemas nacionales como inseguridad, falta de desarrollo (crecimiento pues), ataque a la corrupción y más austeridad eso sí, qué carambas.

Cómo estarán las cosas que la mayor parte del llamado peladaje político ha vuelto los ojos hacia el exterior, con el morbo al éxtasis, esperando que caiga Donald Trump, se encumbre en el vecino un demócrata cualquiera que sea su catadura y ya tengamos un buen pretexto para culpar a los bárbaros del norte de todos y cada uno de los problemas que hoy tenemos.

Nos dicen algunos quisquillosos y malpensados, orgullosamente Contreras, que deberíamos voltear los ojos a otros datos no tan publicitados como el cambio en la composición de la Junta de Gobierno del Banco de México, en donde, como sabemos, Javier Guzmán Calafell, dejará una de las subgubernaturas del Instituto Emisor para cedérselo a un emisario del primer beisbolista de la nación, que en eso de la bola ensalivada sabe mucho más que usted y nosotros.

Extraños son los comentarios de algunas voces en el sentido de que todo marcha que ni mandado a hacer en los albores de este nuevo ejercicio, en donde se ha desplomado el empleo, el crecimiento fue cero en 2019 y así seguirá al menos en el primer trimestre del 2020, aunque ahora con algunas presiones sobre la inflación, a la luz de los incrementos de precios que se han dado solo en los primeros quince días de enero.

O como decía un amigo economista muy querido: los anuncios de espectaculares inversiones, asociaciones o beneficios por el TMEC no pueden ni podrán sustituir la realidad, ni siquiera si estos mensajes son reiterados ad nauseam. La falacia, según la cual un señalamiento repetido mil veces se vuelve verdadero, se ha quedado en el basurero de la historia. Y así lo comprobamos en este nuestro México.

Desde luego, no apostamos a que el país –y nosotros con él- se lo lleve el payaso, pero tenemos que ser profundamente realistas ante la serie de considerandos según los cuales medio mundo vive de vender billetes de lotería en esta nuestra patria, a ver si le sale, porque el otro medio mundo los vende en las esquinas y los quioscos respectivos.

Trabajan a marchas forzadas los redactores en redes sociales, las benditas, para tratar de simular lo que ocurre o, lo que es más socorrido, denostar a toda voz que pretenda oponerse a los comentarios del prócer y sus exégetas, pero esos medios digitales aún no pueden ni podrán tapar la situación en la que sobreviven millones de mexicanos sin empleo, ni esperanzas de alcanzar algo por su propio trabajo, y a expensas de las dádivas que pudieran otorgarles (a cambio de su voto) desde el gabinete de alguna dependencia.

Mientras tanto, en esto de la vida cotidiana, además del señalado morbo externo, con sus implicaciones en el tipo de cambio o la bolsa mexicana, por ejemplo, acudiremos a tópicos cotidianos locales, sí, pero muy lamentables como el incremento en la violencia, la delincuencia, las notas rojas y, desde luego, la parte trasera de los espectáculos, algunos de esos asuntos serán financiados con dinero público, de todos.

En el legislativo veremos cómo se pierde el tiempo, con especial acento a lo que ocurre en San Lázaro, donde no pocos de los sedicentes diputados dejarán las curules a sus suplentes en busca de eso que todos llaman chamba, particularmente por la caída espectacular que tendrá en 2021 esa coalición que llevó a Palacio Nacional a su dirigente. El problema será que no habrá candidatos importantes que le puedan hacer sombra al caudillo de la tierra del Edén de su partido ni de ningún otro.

Hasta mediados del año empezaremos a ver, eso sí, que todo está en su sitio y anuncios más que faraónicos en el sentido de que el sector privado se puso las pilas y colabora en plena coordinación con las autoridades federales para eso de las obras de infraestructura, algunas salpicadas del tema energético. Pero a todas luces miraremos el subrayado electoral in situ.

Los mexicanos, pues, veremos poca cosa en eso de la economía en términos reales. De cuando en cuando nos machacarán con eso de que la estrategia es la adecuada y prueba de ello serán los niveles de reservas, la moneda, los precios y uno que otro elemento como la inversión pública y privada. Pero no se vaya con la finta, amigo, porque detrás estará el oropel en términos reales. Amanecerá y veremos.

Estas Lascas Económicas, en tanto, trabajarán con denuedo al lado de piedras ariscas, pero nobles, para tratar de salvar el pellejo de propios y ajenos en eso de la vida cotidiana. La economía de los bolsillos, que se le conoce. Y le esperan con toda la calma del mundo, sí, en este mismo espacio, pero la semana entrante. Jacs95@hotmail.com

Acerca de misionpo 9839 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.