El Caos de México en Materia de Salud

Por Nidia Marín

Es muy caro enfermarse. El costo está por los cielos. Los gastos de bolsillo en salud nos están destruyendo. Dice el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) que México es el segundo país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con el mayor porcentaje de dicho gasto.

La explicación del Grupo Fenam es que el gasto de bolsillo en enfermedades crónicas puede condicionar a una familia a caer en pobreza. Y son el cáncer de mama y el infarto al miocardio los ejemplos de elevado costo. Pero también están otras como el infarto cerebrovascular, politraumatismo por accidente diabetes y la leucemia.

Lo grave es que el gasto de bolsillo de los mexicanos, según el IMCO es uno de los más elevados del mundo, además de que el presupuesto de la Secretaría de Salud había decrecido más del 20 por ciento en términos reales durante el sexenio pasado. Hoy no cantamos mal, si tomamos en cuenta que tácitamente están advirtiendo a la población que se cure como pueda.

Señala la institución que, si una familia tuviera que pagar el total del tratamiento de la diabetes, tendría que endeudarse o vender su patrimonio o ambas cosas.

De ahí que el actual gobierno tiene una gran responsabilidad en sembrar una buena semilla para resolver este problema que se irá agudizando, ya que asegura el Instituto que el ingreso perdido por los hogares afectados por enfermedades crónicas proyectado a 2030 equivale a 7.3 veces el presupuesto de la UNAM.

Y es que en México las enfermedades crónicas representan 7 de las 10 principales causas de muerte. Las dos más relevantes son diabetes y enfermedades del corazón.

Desde el sexenio pasado las finanzas públicas y el sector salud estaban limitados para tratar a todos los pacientes afectados lo cual se reflejaba y se refleja en la cobertura insuficiente, ya que más de 16 millones de mexicanos carecen de algún tipo de proyección financiera en salud y el desabasto de medicamentos es tal que sólo 61% de las personas con diabetes, hipertensión y dislipidemia (es decir colesterol triglicéridos y otras causas de la obesidad, la hipertensión y diabetes mellitus), que acudieron a los servicios de salud hace dos años salieron con todos sus medicamentos.

Y mire lo que dice la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) de la gripe, hoy en plena acción: Tratar esta enfermedad cuesta a una persona entre $50.00 y $150.00 pesos, sin considerar el costo de la consulta. Según la PROFECO los medicamentos genéricos son los más consumidos para este tipo de padecimientos.

Otra enfermedad habitual en los mexicanos es la infección intestinal, debido a las deficiencias en los hábitos alimenticios. Tratar una enfermedad estomacal moderada puede oscilar entre los $300.00 y $500.00 pesos.

Ni qué decir de las más caras. Por ejemplo, la diabetes, ya que México es uno de los países líderes con esta enfermedad, dice AMIS. Un diabético que sigue las recomendaciones de manera ordenada gasta un promedio de $1,500.00 al mes. Si la gravedad de la enfermedad es mayor, el gasto también crece.

En cuanto a la insuficiencia renal: dependiendo de la etapa de la enfermedad los requerimientos van cambiando; sin embargo, las diálisis o hemodiálisis que necesitan los pacientes puede variar entre los $8,000.00 y $15,000.00 adicionales a las consultas y medicamentos.

Y respecto a la hipertensión considerada una de las enfermedades crónicas más habituales en México, de acuerdo a datos del Instituto Mexicano del Seguro Social 31.5% de la población mexicana enfrenta este padecimiento y su tratamiento puede ir de los $1,000.00 a los $3,000.00 mensuales dependiendo de la gravedad.

Por lo tanto, más vale que el gobierno federal actual encuentre el hilo exacto de la madeja en salud, para lograr implementar acciones encaminadas a disminuir las tasas de mortalidad por enfermedades no transmisibles. o se disparará la cifra de fallecimientos que en 2018 fue de 700.000 personas.

Y para reflexionar es el “Panorama Epidemiológico de México, Principales Causas de Mortalidad y Morbilidad”, dado a conocer por Guadalupe Soto Estrada, Laura Moreno Altamirano y Daniel Pahua Díaz, quienes advierten que en México se observará cada vez mayor envejecimiento de la población y si las condiciones sociales, económicas y sanitarias no cambian, muchos de los 16 millones de adultos mayores que vivirán en el país en el año 2030, serán pobres y enfermos.

Acerca de misionpo 7307 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.