AMLO, depredador

Yo Campesino

*Destruir, que pague el pueblo y luego, a ver que sale

Por Miguel A. Rocha Valencia

En verdad que estos de la Cuarta son unos auténticos depredadores; aunque las cosas o proyectos sirvan, hay que destruirlos y como Atila el Huno, no quieren dejar piedra sobre piedra de los anteriores regímenes, aunque todos los mexicanos tengamos que pagarlo.

Tal sucedió con el NAIM, donde la deuda por al menos 120 mil millones de pesos, se pagará en 20 o 30 años con el TUA del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Nos darán a cambio una terminal aérea a 50 kilómetros de la capital del país y cuya operación con el actual y el de Toluca, está cuestionada incluso por la francesa Nav Blue, que por recomendación de Marcelo Ebrard asesora en la construcción del aeródromo en Zumpango.

Lo mismo sucede con otras obras o instituciones como el Seguro Popular; había que destruirlo bajo cualquier pretexto para sustituirlo por algo parecido, aunque fuera precipitado, sin planeación ni estructura, el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), que se suma al desmadre que se trae la Cuarta en el sector médico-asistencial, donde incluso se plantea la posibilidad de fusionar a IMSS con ISSSTE y hasta hacer que estos organismos den atención gratuita a los no derechohabientes.

Mal harían, sobre todo porque ambas instituciones están en crisis financiera y porque el primero, es propiedad mayoritaria de trabajadores y empresas y el segundo agrupa a los empleados del gobierno y está en quiebra.

Pero, además, si en los institutos de Salud y los hospitales públicos se retiran las cuotas de recuperación y se regalan medicamentos, entonces el presupuesto al sector tendrá qué duplicarse, ya que el mantenimiento de las unidades médicas, equipos, materiales y fármacos, deberá cubrirlas el gobierno. Es decir, de un presupuesto que sí alcanzaría si nos clavan más la uña con impuestos.

El caso era destruir lo que estaba y lo hicieron; ahora quienes tenían esa alternativa de salud, es decir, los más desprotegidos tendrán que pagar las consecuencias.

Y siempre bajo argumentos de corrupción, cuando en verdad hoy nada cambia; contratos de obra, concesiones y proveedurías, se entregas a los cuates a quienes comulgan con la Cuarta, y sin necesidad de cumplir con las licitaciones de Ley. Se despachan a modo, como los militares que monopolizan la entrega de materiales para las obras en Santa Lucía.

Y todo irá cayendo; no se sabe si para bien o mal, el cambio se da, en este caso, destruyendo lo que hay, desde organizaciones de la sociedad civil hasta instituciones como las Comisiones Nacionales de Derechos Humanos, Reguladora de Energía donde quedarán incondicionales.

Estrategia contra Ebrard

Dicen los que saben que contrario a lo que algunos piensan Marcelo Ebrard no es de los consentidos de López, sino que simplemente le es útil, pero también desechable y por eso no hace nada para impedir el golpeteo a que está sujeto el secretario de Relaciones Exteriores, quien en caso de que se detenga a Raymundo Collins, contra quien se libró orden de aprehensión incluso internacional, va a sufrir consecuencias, pues el ex director del INVI y de Seguridad Pública, tuvo su época fuerte de poder cuando el actual canciller fue jefe de Gobierno.

Quien le está organizando el baile tiene sus oficinas en el Zócalo y es vecina del Peje. Eso dicen.

Acerca de misionpo 7832 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.