Cuando Despertó, el Dinosaurio Todavía Estaba ahí

La Tiendita de los Horrores

Por Emilio Hill

…Y es que hay personajes que se convierten casi de manera inmediata en delicia de los niños. No todo es el superhéroe de las grandes franquicias de comics y estudios cinematográficos. Hay vida más allá de la era de piedra que implica las adaptaciones, una tras otra, de los personajes de siempre.

Una prueba es Dino King: Viaje a la Montaña de Fuego (Hang Sang- Ho, Corea ,2019). El filme animado es una secuela de The Dino King (Hang Sang- Ho, 2012) y tiene varios puntos a su favor. En primer lugar, parte de una historia original producto de la imaginación del mismo director. A pesar de no estar precedida por una pesada campaña publicitaria, los personajes poco a poco construyen una mitología propia. En medio de la enfermedad por el blockbuster, no es poca cosa.

En esta ocasión, luego de los acontecimientos de la primera parte,   Speckles, un Tarbosaurus en el periodo Cretácico  -ya en su papel de padre y luego de perder a la madre de su algo soberbio  hijo Junior,  a quien debe cuidar-,  se propone infundirle algunos  valores  ya que el lagartijo adolescente no da pie con bola.

En esas andamos, cuando Junior, es secuestrado y su mortificado padre, debe ir a buscarlo. El filme no se separa de la trayectoria narrativa del cine de animación: el camino del héroe que deberá encontrar y asumir su destino. Padre e hijo, deberán superar la muerte de su familia. Y en el caso del pequeño –es un decir- dejar de lado algunos defectos. Pero, Speckles, no la tiene fácil, porque como parte de su camino, deberá aceptar a su crío tal cual es y de paso salvarlo.

Dino King: Viaje a la Montaña de Fuego, tiene también a su favor que la historia es menos, algo menos complaciente que la animación convencional, en especial la norteamericana. La historia tiene buenos momentos dramáticos y de humor. Mucho más cercana a lo que es el animé –sin serlo de manera estricta- pero con una sinopsis elaborada de manera diferente a lo habitual. Lo anterior incide en el ritmo y tono del filme.

Este punto es importante recalcarlo, ya que la película está dirigida a un público infantil. Su objetivo, es llegar a un sector de público no mayor de doce años.

Comparar el filme con los productos de Hollywood, resulta inútil, ya que su verdadera medida es la animación coreana. El filme no tiene las crestas dramáticas del género, pero sí uno le mide el tono, puede pasar la prueba.

Por cierto, llegaron los Reyes a esta sección y cortesía del filme Dino King: Viaje a la Montaña de fuego, tenemos tres paquetes que contienen crayolas, lápices, plastilina, pinturas de acuarela y lápices de colores.

Lo único que tienen que hacer es enviar un correo electrónico a:

gerardo-gil-cio@hotmail.com

Acerca de misionpo 6600 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.