Los Niños de la Cólera y la Tristeza Crónicas: Asesinos

Por Nidia Marín

Son los niños de la cólera y la tristeza. Son los niños con una pesadumbre crónica, eterna. Son aquellos que viven, de acuerdo a los psicoanalistas, un Trastorno de Oposición Desafiante, cuando persistentemente se portan mal en la casa y en la escuela, o bien padecen un Trastorno de la Conducta y agreden a otras personas, violentan las reglas y normas hogareñas y escolares, con mayor probabilidad de autolesionarse, dice la Organización Mundial de la Salud. Sí son adoloridos niños que matan y se matan.

El caso más reciente, probablemente con esa problemática y que conmovió al país, fue el de José Ángel Ramos, de Torreón, Coahuila, quien con dos armas mató a su maestra, María Assaf Medina, se suicidó y dejó 4 heridos. Los casquillos encontrados fueron nueve de calibre .40 y uno de calibre .25.

Era un niño huérfano (su madre habría muerto dos años antes) melancólico, solitario, con buenas calificaciones, pero con un gran dolor y tristeza, siempre cerca de las mujeres con don de mando (su abuela y su maestra), pero no de su mamá.

México ya lleva dos casos, uno en Monterrey, Nuevo León (en enero de 2017), cuando el adolescente Federico Guevara Elizondo, de 16 años, alumno del Colegio Americano, con problemas de soledad mental, depresión y vulnerabilidad mató con un revólver calibre 22 a su maestra Cecilia Solís y se suicidó. También hubo otro herido.

Y mientras en el país aseguran que hay más de tres millones de civiles que tienen armas legalmente en su casa, muchos opinan que fue un error decretar (con motivo del tácito inicio de actividades de la Guardia Nacional) la actualización del artículo 10 constitucional para que los mexicanos posean armas (aunque no las legalmente prohibidas). Esto es que legalmente pueden portar pistolas semiautomáticas de un calibre que no sea mayor a los nueve milímetros. Sin embargo, no se cumple.

En junio del año pasado la investigadora de la UNAM Lucía Carmina Jasso López, (en un artículo de Rafael López publicado en la Gaceta de la institución) consideró como un riesgo, permitir las armas en los hogares ante la elevada cifra de homicidios dolosos con armas de fuego. En 2015 dicha cifra alcanzó 57.39% y en el primer cuatrimestre de 2019 se elevó a 70.33%. Dijo que 7 de cada 10 homicidios se cometen con armas de fuego.

Hay cifras que indican que en los hogares de México hay por lo menos 900 mil armas, lo cual es un riesgo latente, advirtió la investigadora. En 2018 la Sedena otorgó a particulares 12,616 licencias, precisó al advertir que es claro que la mayoría de armas en los hogares no cuentan con permiso y se adquieren en el mercado negro.

Además (hasta el momento de la entrevista del reportero López), la investigadora señaló que había un porcentaje menor de mujeres que moría por disparo de armas de fuego, pero que podría incrementarse debido a la violencia contra las féminas y al haber armas, en su mayoría ilegales, en los hogares.

De acuerdo con la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de los Estados Unidos en 2016 cerca de 213,000 armas pasaron de contrabando.

Y como muchas se adquieren legalmente en Estados Unidos y pasan ilegalmente por las aduanas mexicanas, el asunto se agrava.

Vea usted el mayor trasiego de armas se produce en Tamaulipas (sí donde ocurrió el terrible homicidio y suicidio), Michoacán y Ciudad de México.

Tal y como lo está usted pensando. El gobierno mexicano está en plena contradicción porque mientras exige a Estados Unidos que ya no crucen las armas a nuestro país ve la paja en el ojo ajeno y disimula la viga en el propio, porque en las porosas fronteras, en esa materia, la ley no existe.

Mientras no se respeten las normas y se sigan disfrazando las responsabilidades no únicamente de contar con programas escolares de psicología de menores y de adolescentes, sino de aplicar la ley, continuarán muriendo en México no sólo las mujeres, sino los adolescentes y los niños.

¡Son las armas! ¡También son las armas!

 

Acerca de misionpo 7832 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.