Inexplicable Afirmar que México Recupera su Espacio de Big Brother

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez

Más allá del uso que se le da a Big Brother, más utilizado ahora como parte de programas de concursos televisivos, su traducción literal es Hermano Mayor.

Desde hace cuando menos tres décadas nuestro país dejó de ser el referente a seguir en América Latina. Los polvos de la sacrosanta Revolución Mexicana fueron opacados desde el triunfo de Fidel Castro y sus comandantes. Más tarde, la sumisión de los neoliberales –eso afirmaría el ciudadano Presidente- al “imperio yanqui” y el surgimiento de dirigentes socialistas que ganaron por el voto democrático, como fue el caso de Salvador Allende, la “fuerza del Hermano Mayor” se diluyó. Un ejemplo del presente fue el fracaso de Luis Videgaray Caso, quien como secretario de Relaciones Exteriores no pudo juntar los votos necesarios para desconocer el régimen de Nicolás Maduro.

Hoy en día México no es reconocido como una nación que sea la guía para el resto de las naciones de América Latina.

Nuestras relaciones con Venezuela, Brasil, Argentina, Perú, Ecuador, Cuba, Guatemala, Honduras, El Salvador entre otros, no son las mejores. Hay trato diplomático pero nadie toma a México como el ejemplo a seguir.

Eso lo supieron los realistas expresidentes que, después de Carlos Salinas de Gortari, no encontraron eco en el resto del continente para atender los lineamientos que surgían desde la capital del país.

Por eso México dejó de ser el Big Brother de América Latina.

El doctor Francisco Franco Quintero, académico del departamento de Estudios Internacionales de la Iberoamericana, comentó a MISIÓN POLÍTICA que quien presuma que México es ya de nueva cuenta el Big Brother no sabe de lo que está hablando.

“Porque Brasil es más grande, tiene una economía superior a la mexicana, sus nexos con el mundo global van más allá de la región y si acaso México sería el segundo hermano mayor”.

El académico ignoraba que fue el Ciudadano Presidente el que habló del tema durante la reunión anual con embajadores y cónsules que nos representan alrededor del mundo.

El sueño de convertirse en el ejemplo de gobernante, inspirado en evaluaciones que nadie sabe de dónde emergen, Andrés Manuel López Obrador presume la política exterior mexicana y omite reconocer su cercanía personal y política con el más despreciado por los latinoamericanos.

Es un hombre que ha dejado la política exterior en manos de Marcelo Ebrard y ya se ven los resultados: la tibieza frente a Venezuela, la sumisión ante Estados Unidos y la fortaleza y unidad con Evo Morales, no con Bolivia.

De Europa no hay más que decir. Y de Asia y África mejor no hablar.

Es falso, como afirma el doctor Franco Quintero que México sea de nueva cuenta el Big Brother de la región.

Lo dice él. Que quede claro.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx, Facebook: jesus michel y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de 11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 7307 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.