Bolivia, Problema Comprado a muy Alto Precio y con Intereses

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez

Andar de ofrecido nunca ha resultado una buena fórmula. Menos tratándose de asuntos que competen solamente a los países soberanos.

Pero como el gobierno de la 4t es solidario con los indígenas –de otras naciones, no hay que confundirse- decidió ofrecer sin que lo pidiera el asilo político a Evo Morales a quien durante el mes que estuvo en el país se le dio trato de dignatario, no de perseguido político y mucho menos de refugiado por cuestiones de seguridad.

Durante su estancia en México, el renunciado, porque renunció a la responsabilidad de ser Presidente legal de Bolivia cuando aún le faltaban casi 90 días para terminar su mandato e iniciar uno nuevo que le fue conferido mediante trampas electorales, fue respaldado por los equipos de comunicación social de la Presidencia de la República y de la Secretaría de Relaciones Exteriores en la organización de conferencias de prensa, similares a las mañaneras de López Obrador. Se le concedió el privilegio de contar con celulares y teléfonos fijos desde donde emitía instrucciones a sus seguidores para que mantuvieran los paros, los bloqueos y no permitir que el nuevo gobierno de facto asumiera el control del país.

La presencia del fiscal general de Estados Unidos el pasado día 5, William Barr, aceleró la partida de Morales, quien argumentando una revisión médica viajó a La Habana, en donde estuvo un par de días antes de viajar a Argentina, en donde ya recibió asilo político y con las restricciones que el protocolo impone: nada de hacer campañas proselitistas.

Dos semanas más tarde, la presidenta interina Jeanine Áñez –de facto, la llama el subsecretario Maximiliano Reyes-, dio a conocer la orden de aprehensión en contra de Morales. Al final de la pasada, se publicitaron otras en contra de exministros y exfuncionarios del gobierno de Morales que se encuentran refugiados en la embajada de México.

El subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, ha hecho público el “amago” de las fuerzas armadas, policías y civiles de que es objeto la residencia mexicana. Parecía que del amago no pasaría.

Sin embargo, la madrugada del miércoles para jueves, más de 50 policías y militares arribaron a la embajada a bordo de 10 vehículos. Maximiliano Reyes informó desconocer a qué organismo pertenecen los elementos que asedian la representación diplomática mexicana.

Sobre el particular, el secretario Marcelo Ebrard, anunció en la mañanera de ayer que México recurrirá ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para denunciar el hostigamiento que realiza el gobierno de facto de Bolivia contra la representación diplomática mexicana.

Afirmó que esta acción busca poner alto a un posible asalto de las fuerzas armadas bolivianas a la Embajada, que en este momento brinda asilo político a nueve integrantes del gobierno del presidente Evo Morales.

Y López Obrador llamó a la sensatez al gobierno boliviano y respetar la soberanía del país.

Se paga el costo de una bravata: “Que se oiga bien y lejos”…

Ante el muy probable rompimiento de relaciones entre ambas naciones, hay que preguntar si por andar de ofrecidos México dejará de tener nexos diplomáticos, comerciales y políticos con el futuro gobierno boliviano. Como diría el ínclito de Juárez ¡pero qué necesidad!

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: Jesus Michel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de 11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 13485 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.