Sí son Como los de Antes; Vaya Navidad Para Trabajadores de la CFE de Bartlett

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Hace un par de meses se inició la rebelión en Chile. El gobierno de Sebastián Piñera decidió modificar la ley de pensiones y sus gobernados tomaron las calles y la represión se hizo presente.

En México, los legisladores de Morena, encabezados por Ricardo Monreal y Mario Delgado, a sugerencia –léase orden- del presidente López Obrador iniciaron el trabajo de zapa para aumentar la edad de jubilación de 68 a 75 años. Y nadie protestó.

El Presidente se llena la boca hablando de que “no somos como los de antes” y sin embargo, sus acciones, demuestran lo contario.

Argumenta en sus eclesiásticos mensajes, que todos debemos ser iguales. No como los de antes, pero sí iguales. Que todos seamos felices, felices, felices, disfrutando de la paz que el alma nos da.

Pero sí es como los de antes. Aquellos que utilizaban el sindicalismo corporativo para beneficio del gobierno.

¿No me cree?

Le cuento brevemente. Mientras a millones de mexicanos que han trabajado  décadas y han sido ahorradores en las mal llamadas Afores –que solamente benefician a los intermediarios y realizan inversiones sin consultar con los dueños del dinero, los trabajadores- se les anuncia un cambio en el régimen de pensiones cuya finalidad es aumentar la edad para jubilarse, a los casi 80 mil trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad les confirma que ordenó revisar el contrato colectivo para mantener el régimen anterior.

Es decir, que se pensionen a los 68 años.

¿Dónde está la igualdad que pregona desde el púlpito instalado en el otrora elegante Salón Tesorería de Palacio Nacional?

Insiste en su cantaleta de no ser igual a los de antes, pero actúa no solamente como los de antes sino con mayor cinismo.

Para él, el Presidente, es más importante mantener el control de los trabajadores electricistas, que un día con otro le bajan el switch y le paralizan toda la actividad productiva y hogareña que atender a millones de mexicanos que se han sobado –nos hemos sobado- el lomo para ahorrar y tener una pensión si no suficiente por lo menos para alimentarnos cada día de su gobierno.

A los trabadores petroleros también les hizo la misma concesión.

Y no, no se trata de que no tengan derecho a defender sus conquistas. La crítica es que el Presidente busca controlar a los sindicatos mediante concesiones que no nos otorga al resto de los mexicanos.

¿Habría forma de que tomáremos las calles, enfrentáramos a los jenízaros o a la Guardia Nacional para exigir que se aplique la Constitución sin efecto retroactivo a los mayores de 68 años y no se nos aumente a 75 para ser pensionados?

¿Cuál es la diferencia entre los chilenos y nosotros?

¡Que no reclamamos nuestros derechos y dejamos que nos avasallen desde Palacio Nacional!

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: Jesus Michel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de 11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 7111 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.