Negociación Dispareja

Artículo Invitado

*T-MEC: era de Esperar que Pusieran la Pierna Dura

*Pesa la Disparidad de la Planta Productiva México-EU

*No fue Trasparente ni en Igualdad de Condiciones

*No Cabe Duda: ¡Como nos ven, nos Tratan

Por Alejandro Zapata Perogordo

Larga y polémica ha sido la renegociación del NAFTA ahora T-MEC. Dadas las asimetrías entre México y los vecinos norteamericanos, además de la dependencia económica que tenemos con los Estados Unidos, aunado al sentimiento prevaleciente de un TLC con poca reciprocidad para ellos, era de esperar que pusieran la pierna dura.

Por otra parte, el ánimo tanto de Canadá como nuestro, era llegar a un acuerdo comercial, ese objetivo se tuvo en la mira desde un principio, prácticamente los negociadores iban en busca de un entendimiento, aunque las condiciones para el dialogo fuesen complejas.

El presidente Trump, ya había dado el primer paso con las empresas automotrices, obligando a cancelar algunos proyectos de inversión en México y amenazando con imposición de aranceles. Un aspecto importante es el interés de regular la migración y mantener segura la zona fronteriza, que si bien, no son tema del tratado, de forma marginal se trata de rubros de permanente colaboración y cooperación entre ambas naciones que inciden de manera integral en la relación.

Además, un punto esencial de gran interés para los norteamericanos es la disparidad sobre las condiciones de la planta productiva, al considerar que la mano de obra en México es barata y provoca distorsiones competitivas, razón por la cual exigieron una reforma laboral, misma que les fue concedida.

La Casa Blanca, a su vez, tenía que negociar con el Congreso de su país que, por cierto, no transita por sus mejores momentos al encontrarse con los demócratas en un clima de hostilidad y enfrentamiento, sin embargo, es un problema domestico que debía encontrar cauce, al final fuimos nosotros quienes pagamos el precio.

En el último momento, después de haber acordado el texto final, aparece una adición puesta por los norteamericanos y anunciada en una conferencia de prensa por la líder de los demócratas Nancy Pelosi. Resulta que se incorporan cinco agregados para trabajar, con trabajadores y grupos de la sociedad civil, en el monitoreo y seguimiento del cumplimiento en materia laboral, cuestión que Jesús Seade, negociador en jefe del gobierno mexicano llegó a calificar de “madruguete”, aunque después lo acepto en sus términos sin poder dar explicación satisfactoria.

Los acuerdos salieron atropelladamente, sin poder afirmar que fue un proceso transparente y en igualdad de condiciones, desde que nos sentamos a la mesa de negociación, dadas las características de los países y sus intereses, estábamos en franca desventaja, adicionado a la desconfianza que prevalece por parte de los vecinos del norte, al considerar que somos incumplidos con los compromisos.

El hecho es que ya está, por supuesto que no va a solucionar problemas estructurales que padecemos desde hace años, no obstante, es un logro relevante, que evidentemente estamos obligados tanto a aprovechar como a cumplir, pues sin duda, las contrapartes estarán atentos en la satisfacción plena de los compromisos adquiridos y la palabra empeñada. ¡Como nos ven, nos tratan!

Acerca de misionpo 15978 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.