“Haz lo Correcto”

Del Cine y las Leyes

…Aunque no sea Correcto

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Haz lo Correcto” (“Do the Right Thing”), película estadounidense de 1989, dirigida por Spike Lee, que actúa en el papel de Mookie, junto a Danny Aiello (Sal), Ossie Davis (El Alcalde), Ruby Dee (Mother Sister), Richard Edson (Vito) Giancarlo Esposito (Buggin’ Out), Bill Nunn (Radio Raheem), John Turturro (Pino), Rosie Perez (Tina), Joie Lee (Jade), Roger Guenveur Smith (Smiley) y Samuel L. Jackson (Love Daddy, DJ del barrio).

Mookie es un joven que trabaja como repartidor en la pizzería de Sal, un italoamericano, cuyo hijo mayor Pino no se lleva bien con Mookie, pues detesta a los negros, y debido a esto, diariamente discute con su padre, quien se rehúsa a dejar el vecindario, de mayoría afroamericano, mientras que su hijo menor Vito, se lleva mejor con Mookie.

El tema es el racismo y la xenofobia. En una fantástica escena se explica a la perfección el estado de las cosas: los distintos grupos étnicos se dirigen a cámara vertiendo todo el odio y prejuicio que sienten hacia otra raza en concreto. Hace 40 años se estrenó la cinta y fue la obertura a los sucesos de 1992 en Los Ángeles, California.

UN DÍA CALUROSO

En pleno verano, amanece el que será el día más caluroso del año en el pequeño suburbio de Bedford-Stuyvesant, Brooklyn. A la pizzería llega Sal, junto con sus dos hijos que discuten sobre a quién le toca barrer la acera, mientras llega Mookie, el repartidor de pizzas, y durante las entregas del día se van presentando los coloridos personajes del barrio.

La gama cromática de estos personajes es tan variada como su personalidad; Mookie porta el tradicional jersey con el número 42 de los entonces Dodgers de Brooklyn; y al igual que Jackie Robinson como si fuera el primer afroamericano capaz de convivir y trabajar con los italoamericanos del barrio sin que ello le moleste, inclusive su novia Tina es latina (puertorriqueña), y los coreanos dueños de la tienda de abarrotes tampoco le incomodan.

Además, están el alcalde, un borracho amistoso y Mother Sister, quien observa el vecindario desde su condominio; ambos parecen ser la balanza de los extremos racistas de un día caluroso.

A medida que avanza la cinta, los colores dan pauta a una tonalidad de griseases hasta llegar a los tonos oscuros en los personajes.

EL MURO DE LA FAMA

Buggin’ Out, que es amigo de Mookie, cuestiona a Sal respecto a su “Muro de la Fama”, decorado con fotos de famosos italoamericanos, y exige que se pongan fotos de celebridades negras, ya que la pizzería está ubicada en un vecindario negro. Sal responde que éste es su negocio, y que él puede tener a quién quiera; Buggin’ Out iniciará una protesta y boicot contra la pizzería por el Muro de la Fama.

Buggin’ Out usa tenis Air Jordan, viste una camiseta amarilla con distintivos caribeños y varios collares jamaicanos, aunque lo más distintivo de ellos son un colorido continente africano y un corazón negro con la leyenda Black Power; este atuendo muestra la intención de ensalzar las raíces y que se está dispuesto a todo para reivindicar a la raza negra.

El carácter de Buggin’ Out es el de una persona disconforme con todo, iracunda, que si no estás con él estás contra él, no hay tonalidades intermedias sólo extremos, al grado que si en la actualidad pusieran la foto de Mario Balotelli, le molestaría porque aun siendo de color seguiría siendo de un italiano. Simplemente una persona a la que no se le da gusto con nada.

ENEMIGO PÚBLICO

Radio Raheem, siempre acompañado de una enorme grabadora de baterías, entra a la pizzería escuchando “Fight The Power” del grupo de color Public Enemy, y Sal le grita que no hay servicio para él hasta que le baje el volumen, y le dice que si entra a su negocio, no rap, no música, porque lo enloquece.

Radio Raheem viste una playera blanca colorida por el frente con la leyenda Bed-Stuy en la parte de arriba, en obvia referencia al barrio en que vive, y en la parte de abajo Do or Die (hazlo o muere); leyendas que son como un preludio de que algo está por suceder. Al inicio le dice a Mookie: “Te voy a contar la historia de la mano derecha y la mano izquierda. Es una historia sobre el bien y el mal”, y es que en cada mano tiene una especie de manopla, una con la leyenda LOVE (amor) y la otra dice HATE (odio); Radio Raheem representa la contrariedad del discurso que se ve en toda la película.

Esa contrariedad, se ve presente una vez más en el personaje de Smiley, un discapacitado mentalmente, que vaga por el vecindario vendiendo fotos del representante de la resistencia civil pacífica Martin Luther King, Jr. y del activista de la violencia como método Malcolm X.

LA NOCHE DE UN DÍA CALUROSO

Esa noche, Buggin’ Out, Radio Raheem, y Smiley entran a la pizzería y le exigen a Sal que cambie el Muro de la Fama; Sal destroza la enorme radio al negarse Raheem a bajar el volumen, por lo que ataca a Sal, llevando a una violenta pelea que se desata en las calles hasta que interviene el orden público únicamente para explosionar las cosas: Raheem muere en manos de la policía y el caos se desata en el barrio; los testigos, furiosos por la muerte de Raheem, culpan a Sal y sus hijos; Mookie arroja un bote de basura y rompe la ventana de la pizzería, incitando a la multitud a correr hacia el restaurante y destruirlo, y hasta la dulce Mother Sister grita: ‘¡quémenlos!’

Al día siguiente el DJ local Love Daddy dedica una canción a Raheem.

La película finaliza con dos frases expresando diferentes opiniones sobre la violencia, una de Martin Luther King y otra de Malcolm X, antes de pasar a una foto de ambos en un apretón de manos que ha sido puesta por Smiley en lo que queda del Muro de la Fama.

Es obvio que cuando se pertenece a una etnia racial débil, humilde y maltratada por la sociedad, sólo queda autoafirmarse y luchar por el pequeño terreno del que se dispone, y todo indica que la mejor defensa es el ataque; las altas temperaturas del racismo derriten todo rastro de empatía cívica y poco a poco se enseñan los prejuicios existentes, y ante toda injusticia, siempre habrá un cristal listo para volverlo añicos y así llamar la atención de quienes deben proteger al ciudadano por el simple hecho de serlo.

La cinta encierra una pregunta para el espectador si Mookie ‘hace lo correcto’ cuando arroja el bote de basura a la ventana de la pizzería e inician las acciones violentas; algunos dicen que esta acción salvó la vida de Sal, al hacer que las demás personas canalizaran su ira en contra del local, mientras otros dicen que es un estímulo de aprobación de la violencia.

La primera respuesta, es el enfoque del Reverendo King: la protesta pacífica, pero ¿Y si no resulta, se debe optar por la respuesta de Malcolm X?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 7082 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.