Ingreso y Tono de Piel en México: El Papel de la Pigmentocracia el Otro País que no se Quiere ver Pero ahí Está

Artículo Invitado

Por Luis Miguel Martínez Anzures

En las últimas semanas y meses se ha suscitado mucha controversia en torno al racismo, antirracismo y la pigmentocracia, así como en los temas relacionados al clasismo que caracteriza la estructura social, económica (y al parecer política) de México.

Comentarios desde todos los ángulos han nutrido tanto las editoriales de los diarios de mayor circulación a nivel nacional, como las redes sociales, donde acaloradas peleas han tomado un claro tono político antes que analítico. En este contexto el tema central –la discriminación por el color de piel–, parece perder importancia. Las discusiones se polarizan en torno a posiciones partidistas, y se corre el riesgo de perder un espacio sustancial en la discusión pública para debatir sobre este importante tema.

Es deprimente saber que en pleno siglo XXI, el color de la piel puede significar privilegios para algunos y retos infranqueables para otros. En México la sociedad nacional suele ser bastante racista, además de clasista, y es que para muchos, lamentablemente el físico es lo que cuenta. Por todos lados se escucha el famoso “güero”, “prieto” y hasta el espantoso término de “indio” para referirse a alguien (de manera peyorativa, por supuesto).

Por eso vale la pena presentar, con base en los pocos estudios que hoy existen, la importancia de la jerarquía pigmentocrática que da sentido a las estructuras sociales y económicas del país. Es decir, a la forma en como las castas sociales y culturales en este país, aún siguen más vigentes que nunca. La discriminación por color de piel es el gran elefante en la sala de la sociedad mexicana que nadie quiere ver, pero que condiciona todas las relaciones sociales.

Por ejemplo, las desigualdades categóricas, es decir, aquellas relacionadas con la pertenencia o una categoría (hombre/mujer, ciudadano nacional/extranjero, educado/analfabeta, prieto/güero, etcétera), se alimentan y reproducen unas a otras, hasta llegar a ser, casi invisibles en una sociedad, pero latentes y vigentes todo el tiempo. Sin embargo, según varios estudios, la discriminación basada en el color de piel, parece ser la reina de todas las discriminaciones en México.

De acuerdo con la información generada por el Módulo de Movilidad Social Intergeneracional (MMSI) del INEGI, 2016. En su encuesta a mexicanos de entre 25 y 64 años de edad,  pertenecientes a 32 mil 481 hogares, el INEGI les pidió que clasificaran su tono de piel conforme a la paleta PERLA (un instrumento que ofrece diferentes tonalidades de colores para definir el tono de piel con la que cuentan las personas o se ven así mismas).  Los resultados muestran una relación sistemática entre el color de piel, el nivel educativo, el estatus laboral y la movilidad social.

Por citar un ejemplo, de acuerdo al MMSI, solo el 3.3% de los mexicanos en los tres tonos de piel más claros, no presentaban grado alguno de escolaridad, contra el 6.8% para los mexicanos autoclasificados en los tres tonos de piel más oscura. La relación se revierte cuando se analizan los porcentajes de individuos con estudios universitarios. Mientras el 26.4% de los mexicanos con los tonos de piel más claros, presentan estudios universitarios, la proporción baja a 7.5% para aquellos con tonos de piel morena.

En este sentido, se puede observar con claridad que el acceso a la instrucción básica y al sistema educativo en general, desde su inicio no ofrece las mismas facilidades de ingreso para todos los mexicanos (desde el punto de vista de su apariencia).

Por otra parte, hay también una relación entre el color de piel y el tipo de empleos ocupados, con un mayor porcentaje de individuos de piel blanca en puestos directivos y de individuos de piel morena en puestos de apoyo. Finalmente, el MMSI también muestra que los prospectos de movilidad social, medidos como los individuos que creen tener una situación económica mejor a la de sus padres, son mayores para los mexicanos de tez clara.

La claridad de dicho estudio ofrece datos escandalosos para cualquier país medianamente democrático que aspire a disminuir sus desigualdades internas, pero para el caso mexicano parece solamente describir un comportamiento anormal, que no debería tomarse a la ligera.

Ahora bien, otros estudios encuentran que aun clasificando por clase, etnia y otros indicadores socioeconómicos, el tono de piel tiene un efecto sistemático en la riqueza material e incluso en el acceso a los bienes y servicios públicos de los mexicanos. Al respecto, la encuesta realizada por el Barómetro de las Américas(2010), para el caso nacional encontró, que el 54% de los mexicanos ha presenciado actos de discriminación basados en la apariencia.

Además, varios experimentos realizados para medir la discriminación han confirmado que el color de piel es un factor determinante a la hora de buscar trabajo o aplicar para un crédito. Una prueba realizada por Eva Arceo y Raymundo Campos  dio a conocer, que las personas con tez oscura y/o rangos indígenas deben enviar su currículo (cuando este incluye fotografía) 18% veces más, que aquellos de tez clara para recibir el mismo número de llamadas.

En cuanto al acceso al crédito, un experimento reciente, en el que tres parejas de actores (cada pareja conformada por un individuo de piel clara y uno de piel morena) realizaron 600 visitas a sucursales bancarias en la Ciudad de México, muestra que en 23% de las visitas los actores morenos percibieron que el ejecutivo fue grosero, contra el 11% en el caso de los actores de piel clara. Asimismo, en el 44% de las ocasiones los actores morenos sintieron que el ejecutivo les negó información, en contraste con el 20% para el caso de los actores de tez clara. Finalmente, el ejecutivo propuso una reunión futura en el 52% de las visitas de los actores de piel clara, contra el 27% de las visitas de los morenos. En suma, los actores morenos se sintieron discriminados más frecuentemente y fueron percibidos como sujetos de crédito por parte del ejecutivo en un menor número de ocasiones.

Por lo tanto, es importante destacar que muchos de los actos de discriminación en México parecen surgir de estereotipos o prejuicios y no de una ideología puramente racista. Más importante aún, es que estas conductas, de acuerdo a un estudio reciente publicado por el Conapredafirma que, parecen ser parte de un orden histórico y social que ha tendido a fijar la discriminación en las instituciones y en la forma de vida de la sociedad nacional. La desigualdad en México ha generado lo que en la teoría del sociólogo estadounidense Charles Tilly, se conoce como “desigualdades persistentes”. Es decir, una categoría como el color de piel, da sentido a la reproducción de desigualdades en el acceso a oportunidades educativas, como muestran los datos del MMSI, y a su vez, se reproduce en el mercado laboral e incluso en mercados de consumo como el acceso al crédito, lo que afecta el bienestar económico de los distintos grupos sociales.

A pesar de que la discriminación por cualquier motivo está prohibida en el artículo 1º de la Constitución Política, está claro que en la praxis, el color de piel en México sí importa para determinar el acceso a la educación, al tipo de puesto laboral y las posibilidades de movilidad social. Importa en el acceso al crédito y pero aún, en la autopercepción que cada individuo de este país genera respecto a otro.

El color de piel en México sí importa, y es lacerante, tanto que condiciona el futuro de cada niño que nace en este país. El color de piel sí importa en México y es momento de que se empiece a discutir con celeridad y mucha objetividad las políticas públicas necesarias para que deje de serlo.

Es impostergable para el desarrollo del país que la distribución de la riqueza y la masificación de oportunidades laborales se cristalicen en acciones que consoliden el acceso a mejores condiciones de vida para todos los mexicanos, sin distingos de piel o apariencia. Una política de Estado visionaria de un presidente comprometido con el futuro del país, así lo estaría llevando a cabo.

 

Acerca de misionpo 10450 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.