El FBI de Nueva Cuenta Cobra Relevancia en México

Los Dados de Dios

*Aunque Nunca se fue del País, Estuvo Disminuido

*Es Posible que Este Rescate Resulte Para Bien

*Seis Décadas de Múltiples Convenios y el Rescate

Por Nidia Marín

La verdad es que nunca se ha ido. De una u otra manera el FBI ha estado en México desde que arribó por vez primera allá por la década de los 60’s del siglo XX. No todo el tiempo ha actuado, pero ha mantenido por lo menos un representante, además de los múltiples convenios en materia de seguridad que han existido entre México y el vecino del norte.

Sí, ya suman casi 60 años de que llegaron oficialmente los primeros representantes del Buró Federal de Investigaciones​ (en inglés, Federal Bureau of Investigation). Lo mismo hicieron en 75 ciudades del mundo. Su cobertura, pues, es en todo orbe. Les llaman “Legats”, en la mayoría de los casos son Agregados Legales.

México y Estados Unidos, tanto en acuerdos como en acciones diversas han actuado conjuntamente amparados por los documentos firmados para combatir el narcotráfico como son: la Operación Cóndor (1975); el Tratado de Cooperación entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de Norteamérica sobre Asistencia Legal Mutua (1987); el Acuerdo entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América sobre Cooperación para Combatir el Narcotráfico y la Farmacodependencia (1989); el Grupo de Respuesta de la Frontera (1990); el Grupo de Alto Nivel de contacto para el Control de las Drogas (1996); la estrategia entre Estados Unidos y México para el combate al narcotráfico (1997), y la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN) en 2005 (Perla Zoraida Barreda Vidal).

Hay que hacer notar, además que, por ejemplo, desde que Sergio García Ramírez era Procurador General de la República (en el mandato de Miguel de la Madrid), se estableció un Tratado De Cooperación Entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América Sobre Asistencia Jurídica Mutua que señalaba, entre otras cuestiones:

“Las Partes cooperarán entre sí tomando todas las medidas apropiadas que puedan legalmente tomar, a fin de prestarse asistencia jurídica mutua en materia penal, de conformidad con los términos de este Tratado, y dentro de los límites de las disposiciones de sus respectivos ordenamientos legales internos. Dicha asistencia tendrá por objeto la prevención, la investigación, la persecución de delitos o cualquier otro procedimiento penal, incoado por hechos que estén dentro de la competencia o jurisdicción de la Parte requirente en el momento en que la asistencia sea solicitada, y en relación con procedimientos conexos de cualquier otra índole relativos a los hechos delictivos mencionados”.

De ahí que hoy, sea trascendente que a solicitud de autoridades mexicanas, nuevamente el FBI esté cooperando con México, en este caso en la investigación de la masacre de las familias menonitas en la confluencia de los estados de Sonora y Chihuahua.

Algo es algo, podemos decir ya que no existe la Iniciativa Mérida cuya motivación era disminuir el poder de los grupos del crimen organizado mexicano a través de la captura y procesamiento de sus líderes, la reducción de las ganancias del comercio ilícito de drogas, el decomiso de narcóticos y el freno al lavado de dinero.

Aseguran que, en ese tiempo, Estados Unidos le transfirió tecnología y equipo militar a México con el fin de fortalecer sus capacidades y facilitar la desarticulación de los grupos criminales.

Algo es algo, pues.

Acerca de misionpo 5857 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.