Ni Legal ni Legítima…

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Rosario Piedra Ibarra tiene un dilema: ser honesta consigo misma o violar la ley y asumirse como la “víctima de las oposiciones”.

Dice ser una luchadora social –porque en su currículum no se habla de otra cosa- que busca la verdad y por ello, junto con su madre, ha dedicado la mitad de su vida en la búsqueda de su hermano Jesús, quien dicho sea de paso, existe la documentación que lo muestra como presunto delincuente y no como víctima de la “represión del pasado”.

Si en verdad es una persona congruente, consciente de lo que pasó aunque no haya estado en el recuento de votos senatoriales, la hija de –insisto: es la hija de, no un ser humano que tenga trayectoria propia y no descalifico su lucha- otra persona que ha defendido lo indefendible y que la supuesta desaparición forzada de Jesús ha sido una bandera para posicionarse políticamente no defensora de los derechos humanos, sino la voz de una madre que oculta las acciones de su vástago, entones debería entender que si protesta este día como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos accederá al cargo de manera ilegal e ilegítima.

No basta el aplauso del presidente. No es suficiente para que represente a una de las instituciones que tiene como obligación el respeto a la legalidad.

¿Con qué calidad humana, moral, política podrá emitir recomendaciones a quienes violentan la ley si no es capaz de respetarla?

No tengo nada personal que sentir por la señora Piedra Ibarra. Mi reflexión está más allá de intereses de grupo, de partido –que además no he militado en ninguno- o de impulso a otro aspirante. Está basada en lo que ya está súper comprobado: no alcanzó los votos suficientes para ser designada. Hubo fraude y punto.

Si las pruebas, que no evidencias, son ignoradas por la señora Piedra Ibarra y asume que su designación se apega a ley, no será ni con mucho una digna representante defensora de derechos humanos de los ciudadanos.

Y la vergüenza, para siempre y no momentánea, deberá cargarla Ricardo Monreal, cuya ambición por ser considerado para el relevo en 2024 lo obnubila y muestra que no solo su jefe es capaz de violar la Constitución que protestó cumplir y hacer cumplir. También él.

Ilegal e ilegítima su toma de protesta.

¡Es cuánto!

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM

Acerca de misionpo 15978 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.