La Familia Addams

La Tiendita de los Horrores

Por Emilio Hill

Aunque en apariencia mediana, “Los Locos Addams” (Conrad Vermon, Greg Tierman, 2019), en su nueva versión, ahora animada, tiene algunos puntos de interés, en realidad la película pretende – y en general lo logra- homenajear a la famosa serie de la ABC  (1964-1966) y términos generales lo logra.

Tres puntos llaman la atención de este filme, basado en los personajes del caricaturista Charles Addams: en primer lugar, elude la corrección política en estos tiempos permea contenidos fílmicos. Por otro lado, cuenta con una correcta, aunque solo eso animación y por otro lado, las voces tanto en inglés como en español lucen un guion que se sostiene de pequeños chispazos.

Estos personajes que forman parte de una de las eras doradas de la televisión estadounidense y que surgieron para hacer  competencia al éxito televisivo de la CBS “Los Munsters”, tienen un tema pilar que no puede ser eludido: la otredad.

Si en los sesenta -entre otras cosas- la persecución como consecuencia de la era del macartismo estaba en uno de sus momentos más álgidos y de ahí la importancia temática del programa, los noventa, vía las versiones cinematográficas de Barry Sonnenfeld sorprendieron por adelantar los tiempos de censura que imponen las buenas conciencias.

En la más reciente versión, no hay audacia en cuanto a la visión que se tiene de los personajes, pero se retoma la crítica hacia la uniformidad y el temor a la diferencia. Hay un elemento a destacar: el filme no teme al humor políticamente incorrecto. Los Addams, son algo más que marginal y manifiestan algo de turbación en su carácter.

Es verdad, que muchos de los gags no son propios para niños, pero esto amplía el rango de público al que el filme se dirige. En momentos en los que el humor padece las consecuencias de la censura, la película no es tímida en usar el sarcasmo hacia causas políticamente correctas.

¿La trama? Nada del otro mundo Homero, Morticia, Merlina, Perícles y El Tío Lucas -por sus clásicos nombres de doblaje- deben de soportar que su residencia sufra una remodelación, como capricho de una prepotente conductora de televisión. La anécdota, dispara la reflexión sobre el derecho a ser diferente, pero sin el chantaje que el tema casi siempre maneja.

Por cierto, las voces de la versión en inglés de Homero corresponden a Oscar Isaac  (Gómez por cierto es el nombre original del personaje) y de Morticia es  Charlize Theron.

En la versión español se cuenta con Pisano y Susana Zavaleta. Un filme de medianas buenas puntadas, que funciona como episodio de la serie de hoya y media que guarda cierta valentía en el humor incorrecto.

No más pero tampoco menos.

Acerca de misionpo 7111 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.