Las Mentiras de Durazo

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Mentir ocasionó que a Pinocho le creciera la nariz. Es bien sabido que la mentira y el  engaño más temprano que tarde se descubren y quienes las practican, no encuentran cómo remediar sus desatinos.

Si Goebbels hizo de la repetición de la mentira una verdad, al final de su vida quedó escrito que de nada sirvió engañar a una enorme parte del globo terráqueo. Su líder no venció aunque convenció por una década.

La tarde-noche del jueves 17 de octubre, cuando ya se había conocido la aprehensión de Ovidio Guzmán López y en Culiacán se había registrado la mayor balacera de que se tenga memoria y los soldados fueron obligados a rendir la plaza ante la abrumadora mayoría de sicarios que los atacaban, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo Montaño, fue entrevistado por José Cárdenas y le dijo, palabras más, palabras menos, que la detención del presunto criminal fue prácticamente una chiripada porque los militares hacían un recorrido de rutina cuando lo encontraron; que no había orden de aprehensión y tampoco de cateo; que en el gabinete de (in) seguridad se tomó la decisión de liberarlo para evitar derramamiento de sangre y muerte de inocentes que serían daños colaterales.

A la mañana siguiente, el secretario de la Defensa Nacional lo desmintió y dijo que la captura del hijo del criminal sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos, obedeció a una orden de detención provisional con fines de extradición.

Durazo insistió 24 horas después en su primera tesis. Con el paso de los días se fue armando el rompecabezas hasta que ayer se mostraron los videos de los hechos. En primer lugar la detención no fue fortuita. Los militares llegaron, tocaron la puerta en un local ubicado en el sótano de un edificio y allí detuvieron a Ovidio, quien se entregó sin oponer resistencia y solicitó hacer su llamada, cosa que le permitieron.

En las explicaciones vertidas ayer faltó algo fundamental: la liberación del detenido.

Sin embargo, ello no limpia el rostro ni le acorta la nariz al secretario de Seguridad Ciudadana.

Mintió y engaño. Pero el presidente lo abraza delante de todos sus colaboradores y algunos representantes, reales, profesionales, de los medios de comunicación. ¡NO PASÓ NADA, Ponchito!

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesus michel, Twitter: @jesusmichelMex y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de 11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 10359 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.