La Lectura de la Semana

Sus Hijos Después de Ellos

Por David Marklimo

Es difícil escribir sobre un libro que te deja sin palabras, que te deja embobado por la belleza en que lo han construido. También es difícil escribir sobre lo que significa crecer, hacerse adulto y recordarlo. Cuando se mira a la juventud se suelen decir muchas críticas, pero es un periodo rebosante de vida, donde lo que se desea es llenarse de sexo, de amor, de alcohol, de otras sustancias más fuertes, también de aventuras. Es la época en la que conocemos de ira –que es un motor como vemos en Chile o en Catalunya– y el aburrimiento, del que dicen ahora que hay que huir como de la peste.

Así, Sus Hijos Después de Ellos, del francés Nicolás Mathieu, utiliza la juventud para recrear un lugar en el norte de Francia, que bien podría ser cualquier lugar, por ejemplo, las playas de Guaymas en Sonora. El escenario juvenil nos remite a alegrías, dramas, tristezas, frustraciones… un mar de sentimientos encontrados en plena revolución hormonal. Pero la tragedia de esta historia está en el saber que pase lo que pase, hagamos lo que hagamos, lo que vemos es lo que hay: acabaremos siendo una versión mejorada de papá o de mamá. No hay escapatoria, como esas Furias que persiguen al héroe Orestes. Es la catástrofe hecha palabra, tal cual lo reconoce el epígrafe al inicio: de otros no ha quedado recuerdo, desaparecieron como si no hubieran existido, pasaron cual si a ser no llegaran, así como sus hijos después de ellos.

En un páramo así, la juventud es nuestro momento. La única etapa de auténtica libertad. Donde somos conscientes de un cuerpo con deseos que es hay que satisfacer, y dónde adquirimos el conocimiento que nos permite ubicar nuestro lugar en el mundo. De esta forma, Mathieu nos presenta un retrato entre lo íntimo, lo social y lo político de tres jóvenes que crecerán entre la publicación del álbum de Nirvana, Smells like teen spirit, en 1994 y el mundial de 1998, con la Francia multicolor y diversa como campeona del torneo. Durante cuatro veranos nos inmiscuimos en las vidas de Anthony, de familia humilde; Hacine, de origen marroquí, y la joven Steph, de familia acomodada. Al verlos, nos remitimos a la última época antes del Gran Hermano, justo antes de la explosión de las redes sociales. Tiempos de motocicletas, el grunge, los primeros coches, las fábricas abandonadas, los barrios marginales. ¿Cómo sobrevivir con semejante desencanto y pocas alternativas como único horizonte?

La obra refleja, en sí misma, el angosto camino por el que transcurre la vida: unos queriendo  escapar del sitio donde nacieron; otros, acrecentar aquello que heredaron; y los demás, viendo que,  como no saldremos vivos de esto, es mejor no tomarse nada en serio.  Por esta obra, Mathieu obtuvo el premio Goncourt 2018, el más celebre de las letras francesas.

Nicolas MATHIEU, (Trad. Amaya García Gallego). Sus hijos después de ellos. Alianza de novelas, Madrid 2019, Págs. 456.

David Marklimo, es escritor, autor de Limpio no te vas y Peten en Waterloo.

 

Acerca de misionpo 16634 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.