Fiestas de Octubre

Las Revueltas de Silvestre

*Desde el Festival Internacional Cervantino

*También Los Revueltas, en Durango

*O Bien la Feria Nacional del Mole

*Y las Fiestas del Sol en Mexicali

Por Silvestre Villegas Revueltas

Cuando algún extranjero quiere visitar México le recomiendo que venga por el mes de octubre ya que el calor va disminuyendo, las lluvias todavía siguen reverdeciendo el campo, hay menos contaminación y sobre todo, porque octubre es toda una época de fiestas regionales que suman poco menos de sesenta eventos, los cuales van desde las Fiestas de Octubre que se organizan en la ciudad de Guadalajara, pasando por el Festival Internacional Cervantino en Guanajuato, el Festival Los Revueltas en Durango capital, así como la Feria Nacional del Mole en San Pedro Actopan, Feria del Café y Huipil en Cuetzálan, Puebla, Fiestas del Sol, en Mexicali, Baja California, el Oaxaca Film Festival y la Feria del Alfeñique en Toluca, Estado de México, el Festival del Paste en Pachuca o el Festival Internacional de la Cultura Maya en Mérida, Yucatán entre otras tantas festividades que incluyen toda la parafernalia anterior al Día de Muertos.

En el mundo occidental las festividades que se realizan durante el otoño tienen como razón fundamental los ciclos de la economía agrícola, particularmente el tiempo de cosecha en torno a los frutos madurados por la tierra y antes de las privaciones que eran y son característicos de los fríos invernales y en muchos casos, de la disminución de lluvias antes del estiaje de comienzos de año. Afortunadamente México se encuentra ubicado en una posición planetaria donde las temperaturas diurnas permanecen templadas, aunque con noches frías; en el sureste yucateco siempre hace calor en tanto que el frío desde Zacatecas, pasando por Coahuila o Chihuahua e inclusive el invernal enero de Tijuana nos brinda un panorama meteorológico distinto. En la sierra duranguense (La Rosilla) se encuentra el refrigerador de la república, mientras tanto que en la costa chiapaneca siempre hace calor. Semejantes características climatológicas produjeron que desde los tiempos coloniales de la Nueva España, ciudades, pueblos y rancherías se organizaran para tener fiestas en honor a un santo patrón a una determinada virgen; luego vinieron los tiempos republicanos y el calendario anual poco a poco se fue llenando de fechas cívicas, que unidas a las religiosas y en combinación con todo un calendario en los respectivos estados hacen todo un año de festividades que sin duda alguna mueven los recursos de las economías locales y regionales. Semejantes características son muy parecidas a las ferias de la Europa medieval que fueron retratadas por pintores y relatores de la época. Las fiestas de la Covadonga en Asturias España o la fiesta de la mexicana Virgen de Guadalupe mueven en los días señalados a miles de personas que además de los motivos de fe, consumen, gastan, migran y sufren haciendo un todo con importantísimas connotaciones económicas.

El pueblo mexicano como sus semejantes latinoamericanos y el pueblo español al otro lado del Atlántico siempre les ha gustado la fiesta. Pero el mundo contemporáneo con sus aglomeraciones humanas, vehiculares y los compromisos laborales hacen que a pesar de ciertas querencias la realidad se imponga. Cercano a la Ciudad de México ¿cuántos años tengo de decir que me gustaría volver a la ya mencionada feria del mole? Sin embargo, llegar y volver del pueblo de Actopan es toda una odisea por el horrible tráfico. Coincidencias me pusieron en la coyuntura de asistir al duranguense festival de Los Revueltas, evento al cual no había asistido por lo menos en una década y de nueva cuenta disfruté desde académicos conciertos sobre la obra de Silvestre Revueltas, que audiciones de jazz local y una presentación de Tania Libertad. Lo anterior acompañado por magnífico mezcal de Durango, lunches de carne y genuino queso menonita y las famosas gorditas norteñas que no perdono cuando traspaso la frontera potosina.

El visitante nacional y extranjero puede disfrutar de las actividades del festival cervantino como de la caminata de los alebrijes por el Paseo de la Reforma en esta ciudad capital, evento promocionado por la institución privada Museo de Arte Popular. Y respecto a las celebraciones en torno a los muertitos, conviven dos expresiones, aquellas de profundo respeto por los seres queridos, lo que no invalida que en los panteones haya conjuntos musicales, y otra muy típica de la visión millennial y centennial: caricaturizar todo. Ello va más allá de la famosa catrina y se ha apoderado de todo como Frida Kahlo, a ella le está pasando lo mismo que a Benito Juárez: algunas versiones la ponen cada vez más fea. En fin, en la tesitura actual caracterizada por una violencia rampante, el pueblo mexicano y sus visitantes tienen oportunidad de en esta temporada pasarla bien, con todas las fiestas, festivales y eventos de octubre.

Acerca de misionpo 5445 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.