De las Nuevas Reglas Para la Suprema Corte

Del ABC Político

*Su Presidente ¿Sumado a la Actual Cacería?

*Quizá lo Mejor Para la Justicia: un Código Penal Único

Por Gerardo Lavalle

A.- Llevan prisa y no lo esconden. Sí, Ricardo Monreal Ávila, jefe político de Morena en el Senado de la República, se aferra, como todos aquellos que sienten ser los “salvadores de la patria” y que los mexicanos no los merecemos porque somos “el pueblo malo, los fifís, la minoría rapaz”, con la anuencia –por no usar otro vocablo que sería más acertado pero los líos estarían tocando la puerta- del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, ya propuso la “reforma integral del Poder Judicial de la Federación” con lo cual el residente de Palacio Nacional tendrá sometidos a los poderes Judicial y Legislativo, éste más sumiso que Gutierritos de los años 60tas.

Ricardo Monreal Ávila.

El anuncio formal se hizo en la antigua casona de Xicoténcatl y con la presencia del consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, el fiscal general de la Republica, Alejandro Gertz Manero y, por supuesto, con el ministro presidente de la Corte, además de otros ministros y otros senadores.

Presuntamente Zaldívar Lelo de Larrea habló de la “autorreforma”, porque los cambios que se hacen en la Corte cuentan con la constitucionalidad para llevarlos a cabo; sin embargo, Monreal, con un paso adelante, confirmó que de entre las más 100 iniciativas presentadas para reformar al Poder Judicial de la Federación saldrán las nuevas reglas para la actuación del llamado “Máximo Tribunal” de la República.

No es un secreto que el presidente López Obrador no tiene confianza en las decisiones que asumen los ministros. Desde la campaña y como Jefe del Ejecutivo, ha lanzado severas críticas al quehacer de jueces, magistrados y ministros. En repetidas ocasiones los acusó, en general, de corruptos, de ser aliados de criminales –ahí está la reciente defenestración de Eduardo Medina Mora- tanto de cuello blanco como de los otros. En las semanas que antecedieron a la primera reunión del “diálogo” entre el Poder Legislativo –Senado- y el Judicial, desde la Unidad de Inteligencia Financiera se han filtrado informes que colocan al ya exministro rumbo a un penal de “alta seguridad”.

El presidente de la Corte y de la Judicatura Federal no ha salido en defensa de nadie y por el contrario se ha sumado al grupo de cacería que, desde Palacio Nacional, busca con ansiedad las presas grandes para lucirlas en alguno de los salones del despacho presidencial.

Vaya, como los grandes cazadores que colocan las cabezas de leones, tigres y hasta elefantes en la sala de la amplia casa.

Quizá la única propuesta que saldrá para bien de la justicia sea la creación del Código Penal Único, a fin de que todas las entidades tipifiquen los delitos de la misma manera t las sentencias sean uniformes. No es una idea nueva. Proviene desde los tiempos de Luis Echeverría pero nació muerta: después fue revivida en tiempos de Miguel de la Madrid y finalmente en los de Ernesto Zedillo, cuando despedazó la Corte y la acción fue considera por constitucionalistas como “un golpe de estado al Poder Judicial”. Zedillo se defendió argumentando que no todos los ministros –en ese tiempo 26- habían sido removidos: dos se quedaron de “guardia” para recibir las demandas que atiende la Corte.

Aunque no se habló al inicio del “diálogo” de la creación de una nueva sala –que sería la tercera- para atender los asuntos de “corrupción” y que sería integrada por 5 nuevos ministros, el tema está en el aire y de confirmarse el presidente contaría ya con 8 de los 16 integrantes de la Corte. No ganaría las resoluciones pero las frenaría con una mano en la cintura y otra en la frente mostrando su asombro por la decisión de los representantes legítimos del Poder Judicial de la Federación, al que respetaría por su “autonomía”.

Es el inicio, justamente, de la pérdida de la autonomía. Poco vivirá el que no lo vea.

B.- Salió el peine y no es el que usa el Presidente para acomodarse las canas cuando hay viento. Si no hay error en la declaración de Mario Delgado, es doña Bertha Lujan la que frenó toda posibilidad de que en Morena se practique la democracia.

Y es que la presidenta del Consejo Nacional del partido oficial ha sido declarada “la enemiga número uno” –casi, casi cual si se tratara de Al Capone o Javier Duarte– de que la renovación de la dirigencia de Morena se realice en base a encuestas como lo “sugirió” el presidente López Obrador o vía “tómbola” como lo propone Dolores Padierna Luna.

Delgado se queja -con sus amigos de una poderosa radiodifusora- de que lo quieren dejar afuera de la contienda y reclama se le haga caso al Presidente, porque el partido tiene que apoyar sus decisiones. Y por si fuera poco, lanza sus misiles nucleares a doña Bertha y a la actual dirigente, que reconoce que el padrón no funcional, para cuestionar que no se entiende cómo quienes formaron Morena no hayan entendido la razón del movimiento, que no es otra que el cambio de régimen y estén peleando por el poder como los “de antes”.

Si en esta semana no hay consensos, probablemente el pronóstico de Yeidckol Polevnsky se cumpla y se posponga el Congreso Nacional, lo que equivaldría al PRD en su reloaded edición.

C.- ¿A quién creerle? Gabinete de Comunicación, una empresa que ha mostrado seriedad en el levantamiento de encuestas y en la prospectiva, publicó la semana pasada un ejercicio sobre los hechos de Culiacán.

El resultado hecho público es que el 54 por ciento de los mexicanos reprobó la decisión de dejar en libertad a Ovidio Guzmán López, después de que miembros del Ejército fueron rebasados por la presencia de sicarios armados hasta los dientes.

Sin embargo, el Presidente presumió en su conferencia del pasado lunes, que la mayoría de los mexicanos apoyaron su decisión. Habló de encuestas que nunca mostró.

¿A quién, entonces, creerle?

La encuesta de GC no fue realizada entre conservadores ni adversarios al Presidente.

En cambio las “cua-cuá” –patitas- no se conocen y tampoco si quienes contestaron fueron los Siervos de la Nación o los ninis o los becarios.

Tema para reflexionar por la noche y sacar conclusiones por la mañana.

Acerca de misionpo 15561 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.