Pedir no Cuesta…Conceder por los Demócratas, lo Difícil

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez
Allá, del otro lado del Río Bravo, el proceso electoral ya dio comienzo aunque no sea de manera oficial.
Es exactamente lo que hizo Andrés Manuel López Obrador, cuyas precampañas y campañas duraron 13 años hasta que se consumó la elección y en las urnas resultó triunfador.
Para nadie es un secreto que Donald Trump no quiere el Tratado de América del Norte (TCAN) y que desde su campaña para convertirse en candidato de los Republicanos lo consideró “el peor acuerdo que haya firmado Estados Unidos”.
Las largas negociaciones entre México y Estados Unidos, porque Canadá lo hizo por su lado aunque al final se llegó a metas concretas, duraron 13 meses. Y hubo concesiones que no se querían otorgar pero el peso del residente de la Casa Blanca obligó a dar todo lo que pidió.
Ahora ya se trabajó y México fue el primero de los socios en aprobar el llamado ahora T-MEC (Tratado México-Estados Unidos-Canadá) y Canadá después pero, el pelo en la sopa, está en Washington.
Los demócratas, que ahora tienen mayoría en la Cámara de Representantes y cuya lideresa, Nancy Pelosi, nunca dio su brazo a torcer ante las exigencias de Trump, no le quieren “hacer el regalo” en tiempos preelectorales. Así como le negaron el dinero para su muro, ahora le niegan la ratificación del T-MEC.
Y se la seguirán negando porque aprobarlo representaría un triunfo para Trump, que lo presumiría ante los electores aunque las encuestas lo coloquen como un presidente con la más baja popularidad en su tercer año de gobierno.
El TLCAN, firmado en 1993 y puesto en marcha el primer minuto del día primero de enero de 1994, podría calificarse como una muestra clara de lo que es el neoliberalismo. Aquí, por decreto verbal –porque no existe documento sobre el particular- el neoliberalismo fue sepultado. Nadie conoce el cementerio en donde fue inhumado.
Pese a ello, el presidente López Obrador ahora trata de que los Demócratas ratifiquen el nuevo acuerdo, porque, sostiene, existe la convicción de que el T-MEC conviene a los tres países y aclaró que es normal, que los interesados pidan aclaraciones en el proceso.
Y ya había anunciado que enviaría una carta la congresista Pelosi para solicitar su apoyo y que la ratificación se genere a la brevedad posible y que, por los tiempos legislativos en Estados Unidos, no debe pasar de noviembre.
Sin embargo, el pasado martes, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, admitió que en las próximas semanas la ratificación entrará en una etapa decisiva.
La carta que enviará –o envió ya, porque como las cartas que mandó al Rey de España nunca se conocieron- López Obrador no será una presión para los Demócratas. Al contrario: confirmarán la importancia del acuerdo y conociendo las “buenas relaciones” que tiene con Trump, seguramente la recibirán y, como en la buena burocracia se ordenará: ¡Archívese!
E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de 11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM

Acerca de misionpo 20610 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.