Alertan Sobre la Crisis del Agua que Afectaría al Turismo

Itinerario Turístico

Por Arturo Lino Guzmán

(A mis compañeros de lucha de hace 51 años)

Los recursos naturales son fundamentales para el turismo, ya que en la playa, el mar, ríos, lagos, lagunas, cenotes, bosques, selvas, desiertos, montañas, valles u otros, se realizan un sinnúmero de actividades y brindan experiencias a millones de personas en todas partes del mundo, que buscan esas áreas para desarrollar ejercicios físicos, también por diversión, por entretenimiento, descanso, para relajarse y combatir el estrés, por salud, interés de conocer la flora y fauna de esos sitios, por curiosidad o por cualquier otra razón.

México es privilegiado al tener vastos recursos naturales en todo su territorio, sin embargo, vemos con tristeza que mucha gente que vive en este extraordinario país, atenta día con día en contra de lo que la naturaleza nos dotó y sin contemplaciones, destruye o contamina toda esa riqueza natural que poseemos, por falta de conciencia ecológica, ignorancia, por desinformación, por actos delincuenciales, para beneficio personal o de grupo, pero también por malas leyes, indebida aplicación de éstas o por actos de corrupción que permiten daños a la ecología.

Del patrimonio natural que tenemos los mexicanos, el agua es el tema que hoy vamos a abordar, porque se encienden los “focos amarillos” por el mal uso que le estamos dando a las diferentes fuentes de abastecimiento, al grado tal que se puede llegar a una situación crítica, extremadamente alarmante en poco tiempo de no tomar pronto las medidas necesarias y adecuadas para contener el deterioro de los cuerpos de agua.

Y es que el colectivo Ethos, Laboratorio de Políticas Públicas, publicó recientemente un “Estudio sobre la Corrupción en el Sector Agua. Quién es el Responsable de la Crisis”, en el que se detalla todo el entramado que hay detrás de la crisis del recurso en México y que nos lleva a la reflexión porque además de que 9.3 millones de compatriotas no tienen acceso al agua; tres de cada cinco cuerpos de agua superficiales y uno de cada dos subterráneos están contaminados y se estima que los daños por esta situación alcanzan los 41.5 mil millones de pesos.

Los autores de este interesante estudio, Rodrigo Bolaños, Dalia Toledo y Cuauhtémoc Osorno, alertaron sobre lo preocupante de la situación del agua, donde se favorece a particulares, no se sanciona a las empresas contaminantes de los ríos, mares, lagunas y lagos; no se realizan las adecuadas supervisiones, hay sobreexplotación, alta contaminación que afecta a los ecosistemas y a la población, la calidad del agua es mala, tan sólo para ilustrar contiene 5 veces más de arsénico que es una cantidad superior a lo permitido en niveles internacionales.

En sólo tres años se dieron 77 concesiones a particulares en lugares donde hay déficit de agua, 55 por ciento de los contratos se asignaron a 5 grupos empresariales de las ramas minera, farmacéutica y textil preferentemente, con negocios altamente contaminadores y se otorgan con información inadecuada; hay opacidad de los organismos operadores del agua; se constató la existencia de tomas clandestinas que afectan el suministro y como lo relata Julieta Lamberti, Directora de investigación del Grupo Poder, el “Estado está capturado”, por estos grupos que no cumplen con la ley (por cierto muy laxa) o para evitar cumplirla corrompen a empleados y funcionarios de los tres niveles de gobierno.

El tema es amplio, pero tiene que ver con el turismo, porque si se deja sin atender el problema de la contaminación de los cuerpos de agua, donde se realizan actividades para los turistas, agotaremos esos recursos que dejarán de ser atractivos y perderemos la oportunidad de ser una potencia turística. El asunto no es menor y debe ponerse en perspectiva para darle solución en beneficio de la población y de las futuras generaciones.

OTROS ASUNTOS: Dedicaré en esta ocasión unas líneas para conmemorar el Movimiento Estudiantil de 1968, en el que participé activamente como integrante del Comité de Lucha de la Prepa 5, José Vasconcelos y en el que formé parte de la brigada Ho Chi Min, en donde junto con mis compañeros Lezama, Benito y Beto, realizamos una intensa labor como activistas.

Ese 2 de octubre de hace 51 años, Benito y yo –por separado-, nos presentamos en la plancha de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, ante Lezama, quien era el jefe de nuestra brigada y quien nos dio a cada uno, respectivas labores (reparto de propaganda y boteo o recolección de dinero). Un helicóptero sobrevolaba el lugar y luego la bengala verde y segundos después la roja cuando comenzó la masacre. En carne propia padecimos el exceso de la represión con el artero ataque del ejército y de los grupos paramilitares. Los tres, como miles más, sobrevivimos esa trágica tarde que enluto a México y que ya forma parte de nuestra historia.

Fuimos testigos de la barbarie, la sinrazón, de la brutalidad extrema,  que mostraba el verdadero rostro de un gobierno incapaz de dialogar con sus jóvenes, porque estaba acostumbrado a imponer, a dictar, a ordenar sin ninguna oposición y entonces: por qué debía mostrar “debilidad” ante el pueblo a causa de los estudiantes a quienes calificaba como subversivos, desestabilizadores, agitadores profesionales, agentes de comunismo y de pretender derrocar al gobierno, que entre otras cosas ya estaba anquilosado.

Los universitarios, politécnicos, de las escuelas normales, de Chapingo y también la mayoría de la plantilla docente de las escuelas, nos atrevimos y ganamos el derecho a manifestarnos, conquistamos las libertades de expresión y reunión, tomamos las calles, los espacios para exponer las inconformidades –que hoy gozan sin cortapisas las nuevas generaciones-, nos rebelamos y pusimos en evidencia a un sistema obsoleto, así como a los gobernantes insensibles a las necesidades del pueblo.

Fui parte del movimiento por convicción, porque el mundo estaba evolucionando y los muchachos de entonces estábamos obligados a participar en esa transformación. Fue nuestra generación la que contribuyó al cambio social y político del país, por lo que hoy podemos afirmar que el movimiento estudiantil está más que justificado. Hoy, desde hace 43 años ejerzo con libertad, sin cortapisas, compromiso social, responsabilidad, ética y honestidad, la apasionante profesión del periodismo.

Acerca de misionpo 4972 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.