Los Primeros 80 Años del PAN

Artículo Invitado

*Aquellos que no Claudicaron en sus Convicciones

*Las Propuestas Razonables, Viables y Necesarias

*Hoy, el Posible Retorno a su Apostolado Doctrinario

*Oportunidad Para Acreditar Legitimidad de su Lucha

Por Alejandro Zapata Perogordo

El Partido Acción Nacional conmemora su aniversario número ochenta en condiciones inesperadas. Desde su nacimiento un destacado grupo de hombres y mujeres decidieron cambiar al país por los cauces de la vía democrática, del convencimiento razonado y del combate al autoritarismo de la época.

Sus bases ideológicas sostenidas en lo que se denominó como el humanismo político,  luchando durante décadas por la dignidad de la persona y la construcción de un país mejor, poco a poco fue madurando en la ciudadanía, gracias a la perseverancia que bajo el lema de “brega de eternidad” llevaron a cabo infinidad de personajes que nunca claudicaron en sus convicciones e hicieron de la lucha por la democracia un permanente apostolado.

Se estimó que lo más importante consistía en las ideas, muchas de las cuales fueron recogidas, ajustadas y puestas en marcha por el oficialismo, constituyendo así pequeñas victorias de la oposición al presentar propuestas alternativas razonables, viables y necesarias para el desarrollo del país y no únicamente ir en contra de todo en un ambiente adverso.

Las condiciones actuales reviven los históricos episodios donde Acción Nacional ha caminado, como partido sobreviviente de las pasadas elecciones el destino lo ha puesto nuevamente en condiciones de regresar a su apostolado doctrinario y en la responsabilidad de proponer alternativas frente a las imposiciones autoritarias.

La posición actual obliga a la recomposición de México, la transformación del país es un paso necesario y es ahí donde el PAN tiene mucho que aportar. Los resultados en la presente administración demuestran pobreza y aunque las expectativas ciudadanas acreditan apoyo y esperanza, los indicadores muestran que de seguir por el rumbo se obtendrán los mismos resultados.

En ese entorno se abre la oportunidad para que Acción Nacional acredite la legitimidad de su lucha histórica en beneficio de México, sin que su enfoque se vea limitado o estrecho en estrategias en contra de la mal llamada cuarta transformación, sino para ser parte esencial en la rehabilitación del país, ya sea con aportaciones en la reconstrucción o bien para enmendar la plana, con altura de miras.

Se debe comprender que el PAN nació para hacer de México un país mejor a partir del humanismo político, por eso la importancia de su propuesta en aras de generar condiciones democráticas no únicamente en las contiendas electorales sino propiciando elevación en la calidad de vida de las personas.

Esa es la tarea que ahora nos corresponde, tal como se resume en la afamada frase acuñada por un militante ferrocarrilero: “seguiremos continuando”.

Acerca de misionpo 4972 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.