En Manos del Tlatoani

Yo Campesino

*La “Ropa Nueva” de López Obrador y su Mandato Unipersonal

Por Miguel A. Rocha Valencia

Por el bien del país debemos creer que en el actual presidente de la República no hay mala intención en la elaboración y aplicación de sus políticas públicas, aunque en el fondo se note algo de revancha por los que él considera agravios, y que sus intenciones son buenas, aunque duras para quienes estábamos acostumbrados a los cambios de matices, pero no de fondo.

De tal suerte que vemos ajustes muy fuertes a los que no estábamos acostumbrados, incluso con el cambio de color de quienes nos gobernaron, básicamente del tricolor y del blanquiazul y en la ciudad de México del negro y amarillo.

Entendemos que la intención de López Obrador es de “ropa nueva”, un cambio de régimen desde sus estructuras, las instituciones, incluso aquellas que nacieron al amparo ciudadano y al final se convirtieron en botín de los de siempre, llámense como sea.

Tampoco se le desdice a López en aquello de no ser ratero y estar enfrascado en una lucha contra la corrupción y su intento por reivindicar real y políticamente a los pobres que, además, no van a desaparecer como tampoco los actos ilegales, pero si se pueden disminuir.

El problema es que si bien se puede rodear de genios en finanzas, en operación política y en suma, de gente buena y brillante, muestra un problema: no sabe escuchar y quien lo contradice, se convierte en su enemigo, como el exsecretario de Hacienda que, en varias ocasiones le advirtió de riesgos económicos y sociales de asumir políticas radicales, como los ahorros.

Así, de poco o nada sirve que un colaborador sea “bueno” y brillante en el área encomendada, si al final no se le escucha o no se toman en cuenta sus opiniones. Lo corren, o renuncia, si hay vergüenza profesional como el caso de Carlos Urzúa, quien se convirtió en neoliberal sólo por criticar a su ex jefe.

Y pareciera que ya está en fila el actual titular de Hacienda, Arturo Herrera, quien se atrevió a explicar que con la partida presupuestal de seis mil 200 millones de pesos para fracking, se realizará extracción de hidrocarburos en el corto plazo y no en años, lo cual ya fue desmentido por el titular del Ejecutivo a pesar de estar autorizado el monto en la ley.

Si fue “gol” de Hacienda a López, ya fue regañado Herrera y como el presupuesto es Ley, ahora la van a violar al no ejercer la partida etiquetada bajo el rubro “Proyecto Aceite Terciario del Golfo” que incluye 29 campos productivos de aceite y gas en Veracruz y Puebla.

De tal suerte que hay un gobierno con nombres y apellidos, pero al final de cuentas, sólo rifa lo que dice el tlatoani, para bien o para mal, lo cual es grave porque se trata de decisiones sin equilibrio, sin contrapeso, sin reflexiones y pueden ser lo mejor intencionadas, pero eso no implica que sean las adecuadas.

 

Acerca de misionpo 15964 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.